lunes, 17 de febrero de 2020

NUEVAMENTE EL DILEMA DE LOS MEDIOS VECINALES

El cuento de la buena pipa. La interminable “franela” a que es sometida la prensa vecinal por parte del Gobierno porteño. Mario Bellocchio


Cuando yo era chico –hace muchísimo tiempo de éso– los pibes requeríamos de los mayores que nos contaran un cuento. Y cuando los mayores –como suele suceder– estaban ocupados o querían gastarnos una broma, nos contestaban –”¿Querés que te cuente el cuento de la buena pipa? –¡Sí dale! –Yo no te digo “sí, dale”, te digo si querés que te cuente el cuento de la buena pipa… –¡Ufa, sí, contámelo… –Yo no te digo “ufa, sí, contámelo”, te digo…”. Y así hasta el enojo infantil porque el cuento de la buena pipa era un relato circular, una excusa para no hacer ningún relato. Vale decir, escapar por la tangente ante una requisitoria.
Los cuentos, para preciarse de tales, siempre comienzan con el consabido “había una vez”. Bueno, había una vez un grupo de periodistas vecinales que comenzó a editar sus publicaciones con el objeto de dar a conocer la información de su entorno barrial, información de la que no se ocupaba –ni se ocupa, salvo cuando roza el escándalo de “conveniente” difusión– la prensa  hegemónica. Lo interesante es que no se trataba de la fantasía de un cuento, era la vida del entorno barrial destilada del mejor alambique y su mirada social independiente, verdaderamente independiente.
Un día esos medios se preguntaron por qué dependían exclusivamente del favor –y sacrificio, dados los recursos– de la publicidad del comerciante barrial y por qué el Gobierno de la Ciudad, que dilapidaba fortunas en otorgar pautas publicitarias a los grandes medios no podía fijar una pauta –monedas dentro del cofre publicitario– para distribuir entre los medios vecinales.
Claro que esa distribución debería contar con una ley que determinara las pautas a respetar y fijara un tarifario con una adecuación de montos por fuera de los vaivenes políticos e ideológicos del Gobierno de turno y que preservara la independencia de la información barrial. Tras una larga disputa de aquel grupo de periodistas vecinales a los que se fueron sumando nuevos y tozudos luchadores se consiguió, cuando la actual Legislatura todavía era Concejo Deliberante, bajo la Jefatura de Gobierno de De La Rúa, la Ordenanza 52360(1) allá por diciembre de 1997, antecedente protohistórico de lo que diez años más tarde sería la Ley 2587  de Medios Vecinales de Comunicación Social que tiene por objeto regular la contraprestación publicitaria de los Medios Vecinales de Comunicación Social con el Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (GCABA).
Para evitar todo tipo de manipulaciones los medios consiguieron que la ley fijara indubitablemente la cifra a percibir: “La tarifa publicitaria que perciben mensualmente los Medios Vecinales de Comunicación Social es la que resulta de aplicar los porcentajes que se establecen en este artículo al valor más bajo del espacio publicitario de toda la página siete del diario pago de mayor tiraje en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”. (2)
 Todo bien, o regular, si se considera la burocratización y demoras a sortear para los pagos, hasta que apareció un funcionario –de los que nunca faltan– deseoso de conseguir la cucarda de “empleado del mes”, que basado en “por qué no les puedo aplicar a estos tipos los descuentos tarifarios de agencia que le aplico a la prensa hegemónica“, olvidando que había una ley de por medio y borrando sus preceptos –los de la ley– con una simple resolución (3), básica inconstitucionalidad de jerarquía de disposiciones legales que establece que una ley sólo se modifica con otra ley –no un decreto y mucho menos una resolución. El funcionario puso en vigencia su “ley personal” y durante meses los Medios vecinales cobraron tarifas irrisorias basadas en el absurdo.
Requeridos sus servicios profesionales, el Dr. Jonatan Emanuel Baldiviezo (4) tomó a su cargo la representación de 40 querellantes que en nombre de sus 59 medios solicitaron una “acción de amparo contra el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, con el objeto de que se declare la nulidad e inconstitucionalidad de la resolución 813/2018 dictada por la Subsecretaría de Comunicación Social y de toda normativa y actos que derivaren de ella”.
A partir de allí las acciones y decisiones de toga, martillo y balanza tienen una secuencia que se inicia a mediados de 2018 con el rechazo “in límine” del petitorio de los querellantes (5), seguido de apelación y fallo a favor de los medios dictando la suspensión de la aplicación de la arbitraria disposición de disminución tarifaria “hasta tanto recaiga sentencia definitiva y firme en autos” (6). A continuación la Cámara ratifica la declaración de inconstitucionalidad de la resolución que afectaba los derechos de los Medios Vecinales porteños (7). Lapidario fallo de cámara.
Uno piensa que ya está…, pero no: el Gobierno porteño presenta un “recurso de inconstitucionalidad”.  Sí, leyó bien, de “inconstitucionalidad”. El Gobierno cuyo representante pretendió desconocer una ley a través de una simple resolución de su puño y letra, presenta un recurso de inconstitucionalidad. Realmente gracioso…, si no fuera patético.
Y sigue girando la calesita (sin sortija).

GCABA:  señores de los medios vecinales ¿Quieren escuchar el cuento de la buena pipa?     
Medios vecinales: No, queremos que la justicia se expida definitivamente sobre este absurdo caso.   
GCABA: Nosotros no decimos “No, queremos que la justicia…”, decimos si “quieren escuchar el cuento de la buena pipa”.
Medios vecinales: ¡Déjense de joder y expídanse de una vez!
GCABA: Nosotros no decimos “¡Déjense de joder y expídanse de una vez!”, decimos si “quieren escuchar el cuento de la buena pipa”.
 Y “colorín, colorado, este cuento no ha terminado”.


  1. Ordenanza N° 52360/ GCABA/ 97 del 26/12/1997 . Créase el Registro de Medios Vecinales de Comunicación de la Ciudad de Buenos Aires en El Ámbito de la Jefatura de Gobierno. Publicada en el boletín oficial (BOCBA) N° 414 el día 26/03/1998.
  2. Ley 2587. Artículo 13. Capítulo III: Apoyo publicitario.
  3. Resolución 813/2018 (GCBA).
  4. Jonatan Emanuel Baldiviezo (T. 101 F. 26 CPACF) (Observatorio del Derecho a la Ciudad) (ODC)”. observatorioderechoalaciudad@gmail.com /http://www.observatoriociudad.org/
  5. Fallo de 1ª instancia: rechazo “in límine” del petitorio de amparo por la jueza en lo Contencioso, Administrativo y Tributario Ana Paola Cabezas Cescato.
  6. Apelación, cambio de juez y nuevo fallo: En fecha 13 de agosto de 2018, el Juez Guillermo Scheibler en la causa judicial caratulada “Serres , Luis Alberto y otros c/ GCABA S/Amparo – Otros”, Expte. N° A1899-2018/0, dictó sentencia haciendo lugar a la medida cautelar peticionada y, en consecuencia, ordenó la suspensión de los efectos de la resolución 813/18 dictada por la Subsecretaría de Comunicación Social, hasta tanto recaiga sentencia definitiva y firme en autos.
  7. La Sala I de la Cámara de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo y Tributario, integrada por su titular, Carlos Balbín, y las juezas Mariana Díaz y Fabiana Schafrik confirmó la sentencia de primera instancia que hizo lugar a la acción de amparo y declaró la nulidad de la resolución 813 [1] con la que Máximo Merchensky, subsecretario de Comunicación Social, rebajó en un 19% el valor de la pauta publicitaria que corresponde a los medios vecinales de la CABA de acuerdo con la Ley N° 2587, que cuenta con una década de vigencia, y tiene como objeto regular la contraprestación publicitaria de los Medios Vecinales con el Gobierno de la Ciudad.


viernes, 14 de febrero de 2020

EL KARNAVAL DE CASA GATICA

AHORA: A pleno ensayo para el Karnaval del 15 de febrero!!!

Estamos cada vez más cerca del IV Desfile del Bloco Carnavalesco Cordão de Prata » CONCENTRACIÓN A LAS 12 HS EN EL PARQUE DE LA ESTACIÓN - ALMAGRO (PERÓN Y GALLO) Y SALIDA PUNTUAL A LAS 14 HS


miércoles, 12 de febrero de 2020

REUNIÓN MESA DE TRABAJO Y CONSENSO

REUNIÓN MESA DE TRABAJO Y CONSENSO - PARQUE DE LA ESTACIÓN



LUNES 17 DE FEBRERO 2020
18 HORAS

EN LA BIBLIOTECA DEL PARQUE DE LA ESTACIÓN

COMO TODOS LOS MESES DESDE HACE YA MÁS DE UN AÑO SE VIENE REUNIENDO LA MESA DE TRABAJO Y CONSENSO DEL PARQUE INSTITUIDA POR LEY PARA TRATAR LOS ASUNTOS INHERENTES AL MEJOR DESARROLLO DE LAS ACTIVIDADES EN EL PARQUE,

SOLICITAMOS A LOS VECINOS A ASISTIR A  ÉSTA ACTIVIDAD PARTICIPATIVA DESPUÉS DE 20 AÑOS DE LUCHA POR CONSEGUIR EL PARQUE  - HOY UNA REALIDAD EN SU PRIMERA PARTE - YA QUE FALTA COMPLETAR CON LA DEL SECTOR DE BARTOLOMÉ MITRE.

¡¡¡LA UNIÓN Y PARTICIPACIÓN DE TODOS  ACELERARÁ LOGRAS LOS ASUNTOS HOY PENDIENTES!!!


INVITA: VECINOS POR EL PARQUE DE LA ESTACIÓN



martes, 28 de enero de 2020

CESIÓN DE INMUEBLES NACIONALES A LA CIUDAD

El Gobierno analiza revertir la cesión de inmuebles a la 



El Gobierno nacional analiza revertir una decisión de Mauricio Macri -tomada después de su derrota en las elecciones presidenciales de octubre- que habilitó la cesión de inmuebles a la Ciudad de Buenos Aires por 16 mil millones de pesos para cancelar deudas.


 El nuevo titular de la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE), Martín Cosentino, reveló que tras ver frustrado su objetivo de lograr la reelección el ex presidente apuró la transferencia de 31 inmuebles y terrenos de Nación a CABA.

"Encontramos una enorme discrecionalidad en una cantidad de inmuebles cedidos a la Ciudad de Buenos Aires. Esto comienza con un DNU del día siguiente a la derrota electoral de Macri, el 28 de octubre, que le permitía a la Agencia dar los bienes en compensación de deudas que tenga la Nación con la Ciudad", explicó Cosentino en Radio 10. "En los últimos tres meses del año pasado hubo una cesión de unos 15.800 millones de pesos", agregó.

Cosentino mencionó inmuebles del Paseo del Bajo, los viaductos Mitre y San Martín y playas ferroviarias de Caballito y Palermo. "Se hizo muy a las apuradas, con escrituras dadas el 21 de noviembre, actos administrativos el 9 de diciembre", detalló.

Larreta apura un traspaso de tierras top de Nación antes del 10 de diciembre

El funcionario adelantó que se estudia la legalidad de todos estos actos y no descartó que se pueda revertir la cesión de esos inmuebles. "Estamos hablando desde la legitimidad y el valor de una lógica institucional de Gobierno, no desde un plano legal, aunque lo analizaremos", especificó Cosentino a Télam. "Si hubiese dolo del Estado, se intervendrá", aseguró.


Los terrenos transferidos, habilitados por el decreto 740/2019, se otorgaron como parte de pago a CABA tras firmar ésta un convenio con la Casa Rosada por el cual la administración porteña se hace cargo de obras de mejoras que originalmente debían quedar a cargo de Nación.

Según Cosentino esas obras nunca se hicieron, por lo que a la Ciudad "se le pagó por anticipado" y "se le dio terrenos en compensación de obras futuras". El titular de la AABE detalló que el convenio se realizó a través de la sociedad Plaza Ferroviaria, que tiene el 95% de las acciones del Fondo de Garantía de la Anses.

Cosentino también remarcó que después del DNU de Macri no hubo cesión de terrenos a otras provincias como sí a la Ciudad de Buenos Aires.



domingo, 26 de enero de 2020

JOSÉ LUIS CABEZAS

Frente a la terminal de micros pinamarense, en el 
monolito que lleva su nombre habrá una ceremonia. 
Autoridades de Página/12 colocarán una placa en el 
lugar. "Seguimos peleando por Justicia", expresó la 
hermana del reportero gráfico.
La Asociación de Reporteros Gráficos de la República Argentina (ARGRA) hará un acto a las 18.30.
La Asociación de Reporteros Gráficos de la República Argentina (ARGRA) hará un acto a las 18.30. 
Imagen: ARGRA
El 23º aniversario del asesinato del fotógrafo José Luis Cabezas es recordado con diversos actos en todo el país. Su familia, dirigentes del gremio de reporteros gráficos y autoridades encabezan los homenajes con dos ceremonias en las localidades bonaerenses de General Madariaga y Pinamar, donde se produjo el crimen.
La hermana del fotógrafo asesinado reiteró el pedido para que a Gustavo Prellezo, condenado como autor material del homicidio, le retiren la matrícula de abogado que le expidió el Colegio Público de la Ciudad de Buenos Aires.Familiares y amigos de Cabezas, con la colaboración de los intendentes de Pinamar, Martín Yeza, y de General Madariaga, Esteban Santoro, realizaron un primer acto a las 10, en la cava, donde fue asesinado a tiros y quemado el fotógrafo sobre la ruta 11, a la altura del kilómetro 385. La segunda ceremonia es a las 19 en el monolito que lleva su nombre, frente a la terminal de micros pinamarense.
Gladys Cabezas, hermana del reportero, confirmó que además se plantarán árboles de la paz "para que José Luis descanse en paz", en tanto que autoridades del diario Página 12 colocarán una placa recordatoria en el lugar.

“Los condenados fueron los responsables, y se comprobó con las llamadas telefónicas, los testigos y el juicio”, recordó en diálogo con AM 750. “Salieron libres porque Casación bajó las condenas, se ve que matar no era tan grave, y ninguno se arrepintió”, recordó. 
Al empresario Alfredo Yabrán lo definió como “un testaferro de empresarios y políticos” y consideró que la foto que su hermano le sacó un año antes del crimen “hizo que le soltaran la mano y se le acabara la impunidad”. Finalmente, recordó que sus padres murieron de tristeza y que los hijos de su hermano viven en España. “Todos seguimos peleando por Justicia”, cerró.
La Asociación de Reporteros Gráficos de la República Argentina (ARGRA) hará un acto a las 18.30, en recordación en su sede de Venezuela 1433, y en Santa Fe, en la plaza del Soldado habrá otro acto desde las 10.
El gremio que representa a los fotógrafos anunció actos en Mendoza (a 10 en el parque metropolitano de Maipú), en Rosario (10.30 en la plaza Pringles), en Neuquén (10.30 en la plazoleta José Luis Cabezas) y en Salta (a partir de las 16.30 en la esquina de Ruiz de los Llanos y 10 de octubre).
José Luis Cabezas, el fotógrafo de la revista Noticias que había tomado la imagen que sacó del anonimato a Yabrán, tenía 36 años y una hija de pocos meses cuando fue secuestrado, torturado y asesinado en la madrugada del 25 de enero de 1997.


sábado, 25 de enero de 2020

LA SEMANA TERÁGICA MENDOCINA

MENDOZA TAMBIÉN TUVO SU SEMANA TRAGICA

A la conocida historia de la "Semana Trágica" de nuestro Barrio San Cristobal, del que se conmemoran en éstos días los 101 años vale agregar éste relato de la también nuestra tierra menduca casi desconocido, como se pretendió hacer sin éxito, con los hechos que comenzaron en la hoy Plaza Martín Fierro. que los anarquistas propusieron llamarla "Mártires de la Semana Trágica" y el dirigente metalúrgico Augusto Vandor se opuso y decidió que se llamara “Martín Fierro”  

Restos de aquella empresa que hoy se conservan
            en la  plaza, con una placa recordatoria 

Osvaldo Bayer recuerda:   

"La íntima alegría: no hay olvido para aquellos hechos donde se trató de apagar el Derecho a balazo limpio en vez de aplicar los argumentos de la razón. La Semana Trágica de enero del ’19. Otro aniversario más, sí, cuántos años. Cuántos muertos por lo justo. No vamos a discutir ahora si fueron mil o seiscientos los obreros muertos. Lo triste, lo trágico es que se tergiversó todo, se hizo valer como siempre o, como casi siempre, la historia oficial. No eran ni “perturbadores extranjeros” ni “rusos” ni “terroristas” como los medios oficiales y del poder trataron de disfrazar el crimen. Eran obreros que querían tener los derechos de la dignidad y de la vida: las sagradas ocho horas de trabajo. Los panaderos y los yeseros ya habían conseguido –por su lucha– las ocho horas en 1898, los metalúrgicos, en 1919, todavía trabajaban nueve horas por día. Por eso la huelga y por el lugar de trabajo para los despedidos. Dignidad y Justicia. La respuesta del poder fue bala y más bala. Con los uniformados de siempre. Esta vez ya con la ayuda de los muchachos del barrio Norte, las guardias blancas, la llamada después “Liga Patriótica Argentina”. Salieron a matar “anarquistas, rusos, judíos y enemigos de la Patria”. Las calles de Buenos Aires quedaron teñidas de sangre obrera."



El relato mendocino:

LAS CALLECITAS DE MENDOZA  EN TIEMPO DE TRANVÍAS

Una historia desconocida: la Semana Trágica mendocina

Mendoza: la rica tierra del sol, el vino y las bravías mujeres huarpes, tuvo su propia Semana Trágica, en forma simultánea con la de Buenos Aires. En esta nota, un sucinto relato de los hechos.

A pesar de su tradición políticamente conservadora y de los desaguisados del actual gobernador radical Alfredo Cornejo —auténtico representante del neo conservadorismo local—, Mendoza ha sido siempre tierra de rebeldía.

Ya desde tiempos prehispánicos, la habitaban los indómitos puelches y pehuenches junto a la digna etnia de los huarpes, que dio a luz a guerrilleras históricas como Martina Chapanay.

Al producirse las guerras de la Independencia, el general José de San Martín reparó en la peculiar idiosincracia del gaucho mendocino, cuando al organizar el ejército libertador dictó su famosa orden general del 18 de julio de 1819, convocando a los “Compañeros del ejercito de los Andes” a combatir, si era necesario, “en pelota como nuestros paisanos los indios”, bajo el lema: “Seamos libres, y lo demás no importa nada”.

Esa tradición rebelde se continuó en la sublevación masiva de 1866 con la “Revolución de los Colorados” liderada por Felipe Varela, que se negaron a combatir en la impopular Guerra del Paraguay.

Hacia fines del siglo XIX, el paisanaje criollo había sido derrotado; el Código Rural y el alambrado de púa, habían estrangulado sus ansias de libertad.

Pero para entonces ya había comenzado a llegar a tierras cuyanas la inmigración europea; y con ella, las ideas anarquistas y socialistas, en boga en el viejo continente. Tales concepciones, en particular las anarquistas, encarnaron rápidamente en los hijos de la tierra, dado que expresaban en un cuerpo coherente de ideas, su intuitivo amor por la libertad.

Así, las sociedades de resistencia comenzaron a brotar en la tierra menduca como hongos después de la lluvia, agrupando a las peonadas en todo el territorio, que adhirieron a la recién creada Federación Obrera Regional Argentina (FORA).
Por entonces, el comercio local florecía con la exportación de vino, aguardiente y aceitunas, basado en lo que los anarquistas llamaban “la ignominia de la explotación”, sufrida por los trabajadores de la tierra.

Al respecto, el conocido cineasta Mario Soffici —que en aquellos tiempos trabajaba en las bodegas de Godoy Cruz— recordaba ante el periodista Osvaldo Soriano haber visto “esa cosa terrible que eran los vales de 5 pesos con que les pagaban a los obreros, a los trabajadores, de los que el almacenero descontaba 10 por ciento, además de darles mercaderías de 3 pesos por valor de 5”.

El gobierno provincial había estado desde siempre en manos de la oligarquía de los gansos; pero al asumir la presidencia de la Nación, el doctor Hipólito Yrigoyen ordenó la intervención de la provincia, para facilitar el ascenso al poder de su correligionario José Néstor “El Gaucho” Lencinas, político de comité, populista y campechano, quien convirtió a la proletaria alpargata en su emblema proselitista.

A poco de asumir el gobierno en diciembre de 1918, Lencinas promulgó la ley 732, que decretaba la jornada de ocho horas de trabajo para los trabajadores estatales.

Esto fue aprovechado por las autoridades de la empresa Luz y Fuerza para reducir en un 12% el salario de los trabajadores del tranvía eléctrico: si hasta entonces se pagaba un jornal diario por once horas de trabajo, a partir del 1° de enero de 1919 se pagaría sólo un jornal proporcional, correspondiente a las ocho horas decretadas.

“¡Abajo el carnero y viva la huelga general!”

La huelga de los tranviarios comenzó ese mismo día. La empresa reclutó entonces personal de los bajos fondos, altamente calificado para el robo y el asalto, pero no para la conducción de vehículos de transporte público; no se trataba de brindar un buen servicio, sino de contar con hábiles tiradores para repeler la acción de los piquetes huelguistas.


LA SEMANA TRÁGICA MENDOCINA


El domingo 5 ocurrió el primer hecho de sangre de la huelga, cuando una columna de obreros que manifestaba frente a la usina de Luz y Fuerza —sita en San Martín y Entre Ríos— recibió un nutrido fuego de fusilería desde el interior del edificio, produciendo heridas a un agente de policía y al manifestante Julio Ferreira.
Al día siguiente la noticia salía en los diarios, aumentando la tensión social; a lo cual se agregaban inquietantes noticias llegadas de Buenos Aires, respecto de una masacre obrera en el barrio de Pompeya, ejecutada contra trabajadores en huelga de la metalúrgica Vasena. El periódico anarquista porteño La Protesta lanzaba además el vehemente llamado de la FORA del V Congreso a la huelga general nacional por tiempo indeterminado, a partir de las doce del mediodía del jueves 9 de enero.

Ese mismo día, por la mañana, la Federación Obrera Provincial (FOP) mendocina resolvía —a solicitud del gremio tranviario— la gran huelga general de solidaridad, que conmovería hasta los cimientos a la sociedad mendocina, a partir del día siguiente.

El viernes 10 fue un día que amaneció cargado de negros presagios. Los diarios de la mañana traían noticias increíbles de Buenos Aires: la huelga general había derivado en un caos indescriptible: la ciudad estaba tomada por piquetes obreros; la policía, aterrorizada, se hallaba atrincherada en las comisarías; el cortejo fúnebre de los obreros caídos en Pompeya había sido atacado a tiros; los obreros asaltaron armerías, y se entablaron recios combates en las esquinas de Buenos Aires.

Cuando aquel día se inició un mitin obrero en el kiosco de la Alameda, se hallaban reunidos 4.000 trabajadores —una cifra impresionante para la época—, que escucharon pacientemente los discursos de quince oradores de los diferentes gremios obreros.

Pero las tensiones acumuladas debían necesariamente estallar. El primer desorden se produjo al terminar el mitin, cuando la policía quiso disolver la manifestación, lo que provocó un tumulto de gritos, silbatinas y piedrazos. Un grupo de obreros se refugió en la ferretería de Alberto Forgas —San Martín 1756—, emprendiéndola a pedradas contra los uniformados, varios de los cuales sufrieron contusiones.

En tanto, el grueso de los manifestantes se dirigió a la sede de Luz y Fuerza, dando vivas al movimiento huelguista y procediendo a prender fuego al edificio. En medio de tal caos, se presentó el jefe de redacción del diario La Montaña, dando a viva voz una noticia que esperaba pudiera calmar los ánimos: “¡El gobierno acaba de intervenir la empresa Luz y Fuerza!”.

Pero entre los manifestantes se hallaban mezclados elementos maleantes que respondían a los gansos, que dieron gritería para tapar el discurso, mientras hacían fuego de revólver.

Al llegar, la policía hizo fuego de fusilería al aire mientras pechaba con los caballos, recibiendo como respuesta una andanada de piedras y más disparos, que respondieron con sus armas. En medio del desbande producido por las detonaciones quedó tirado en la calle, herido de muerte, el jornalero Luis Gutiérrez, recibiendo también heridas de arma de fuego dos guardas de tranvía y seis efectivos policiales.

Victoria obrera

Enervados los ánimos por los sucesos —en el local de Pintores se velaba aún el cadáver de Gutiérrez—, el sábado 11 de enero se produjeron disturbios por toda la ciudad. En Godoy Cruz, un canillita gritó al paso de un tranvía, en la esquina de San Martín y Guido Spano, “¡Abajo el carnero y viva la huelga general!”; tras lo cual, el matón que lo conducía hizo fuego de revólver, hiriendo en la pierna a una niña.
A las dos de la tarde, los piquetes obreros convergieron por la avenida San Martín, bajando las persianas de los comercios que aún permanecían abiertos; en estas acciones, se destacaron los canillitas.

Otro objetivo de los huelguistas, particularmente de los anarquistas, era proceder contra las panaderías, cuyo gremio orientaban; algunas de ellas obtuvieron custodia policial, y en la conocida “La Espiga de Oro” —San Martín y Catamarca— se llegó a tomar el comercio, resistiendo desde adentro la acción policial. Asimismo, se impidió el reparto de mercaderías en carros y carretelas, vehículos que fueron volcados en las calles para formar barricadas.

Por la tarde se conoció el texto de un decreto del gobernador Lencinas, que anunciaba el completo triunfo de las demandas obreras:
“AVISO: Llevamos a conocimiento del público, que por Decreto del P.E. de la Provincia se ha declarado intervenida la sociedad anónima Empresa ‘Luz y Fuerza’ con fecha 10 del corriente, habiendo esta intervención conseguido el objeto perseguido, o sea el de readmitir el personal de Motormen y Guardas, con el mismo salario que cobraban al 31 de diciembre de 1918, y a más la jornada máxima de 8 horas, quedando por lo tanto regularizados los servicios. Mendoza, 11 de enero de 1919. El Interventor, ANTENOR F. PEREIRA”.

La novedad se dio a conocer a través de los medios, sin comunicación oficial a los gremios. Para verificar su autenticidad, una delegación de la Federación Obrera se reunió con el interventor ese mismo día; pero el funcionario la recibió de mal modo, anunciando de una manera soberbia y altanera que, habiendo concedido ya las mejoras solicitadas, él haría circular “como sea” a los tranvías, a partir de la una de la tarde del domingo 12.

Los delegados regresaron a la asamblea a informar las novedades, y —molestos con la actitud del interventor— resolvieron gestionar una entrevista con el Gobernador en persona, la cual fue fijada para el domingo al mediodía.

Un telegrama reservado fechado el domingo 12 de enero, despachado por el jefe del Correo mendocino al director de Telégrafos en Buenos Aires, daba cuenta cabal de la situación:
“Casas de negocio cerradas, tranvías y autos no circulan. Anoche me informó el interventor de la usina de luz eléctrica que hoy tomarían todos nuevamente servicio, pero hasta ahora no lo han hecho, de manera que aquí se mantiene el paro general (…) Comisiones huelguistas recorren casas comercio para mantener el cierre completo. He puesto aviso en mi frente que en ésa reina calma pues me asaltan preguntándome si es verdad sucesos tan gravemente que resultan exagerados, y algunos inverosímiles (…aunque…) muchos no me dan crédito”.

Ese domingo 12, el clima era de tranquilidad, teniendo lugar incluso las humoradas de la clase poseedora; unos huelguistas que pasaban frente al Jockey Club, tuvieron oportunidad de escuchar la arenga de un singular personaje mendocino, el «conde Saurina», un elegante «dandy» de sociedad, quien proclamó ante los obreros el «derecho a no trabajar».

Al mediodía, la comisión obrera reunida con «El gaucho» Lencinas, acordaba descargar la responsabilidad de los sucesos sangrientos del día 10 en los matones a sueldo de la empresa, quienes fueron identificados y procesados por el asesinato del obrero Gutiérrez, y a dar por terminado el conflicto.

A continuación los delegados se reunieron con el interventor de la empresa y firmaron el compromiso de reanudar el trabajo ese mismo día a las 7 de la tarde. La Federación Obrera aprobó lo actuado, y dio a conocer un comunicado, el «Manifiesto de la FOP», anunciando el triunfo de la huelga y la vuelta al trabajo.
A las 19 horas, partió de la usina de Luz y Fuerza el primer tranvía, “completamente empavesado con banderas nacionales”; viajaban a bordo, como en un viaje inaugural, el interventor, funcionarios de gobierno y diputados provinciales, así como un representante del diario “La Montaña”.

La Semana Trágica mendocina había finalizado con el triunfo del movimiento obrero, acaso por apelar a una herramienta ya olvidada por el sindicalismo peronista: la unidad y solidaridad incondicionales, de todos los trabajadores cuyanos.

En la sufrida Mendoza de hoy, aún se vive, se ama, se sufre, se ríe y se lucha. Desde siempre, y para siempre. Y allí donde campeen el egoísmo y la crueldad, baldones de la condición humana, surgirán mujeres y hombres capaces de gritar, como aquel anónimo canillita mendocino, el grito de guerra de los desheredados de la tierra: “¡Abajo el carnero y viva la huelga general!”.

Horacio Ricardo Silva
  

El autor de esta nota es historiador, escritor y periodista. Escribió de Días rojos, verano negro: enero de 1919, la Semana Trágica de Buenos Aires (Bs. As., Libros de Anarres, 2011) y coautor, junto a Roberto Perdía, de Trienio en rojo y negro – La Semana Trágica, las huelgas de la Patagonia, la lucha de los trabajadores de La Forestal y los anarquistas (Bs. As., Planeta, 2017). Este material fue publicado originalmente en mayo de 2012, en formato radial y en folleto impreso, por el colectivo mendocino La Hidra de Mil Cabezas.