martes, 12 de marzo de 2019

OBRAS DEL PARQUE DE LA ESTACIÓN


DUODÉCIMA VISITA A LAS OBRAS DEL PARQUE DE LA ESTACIÓN – MARTES 12 DE MARZO DE 2019

INVITACIÓN A LA CUARTA REUNIÓN DE LA MESA DE TRABAJO Y CONSENSO (EN FORMACIÓN) – LUNES 18 DE MARZO A LAS 18 HS. EN EL EDIFICIO CERVANTES DE PERÓN Y ANCHORENA



VISTA  EXTERIOR DEL GALPÓN CON SU TECHO DE TEJAS RECUPERADAS, CASI CONCLUIDO 


EN ÉSTA JORNADA DE VISITA A LAS OBRAS SE CONSTATARON  LOS AVANCES FUERA Y DENTRO DEL GRAN GALPÓN MULTIUSO DEL PARQUE DE 210 METROS DE LARGO POR 17 DE ANCHO EN EL QUE YA SE COLOCARON LAS TEJAS EN UN 90% Y SE REVISTIÓ GRAN PARTE DEL TECHO EN MADERA TRATADA, MAS LAS CLARABOYAS VIDRIADAS CON LOS  DOS ESPACIOS AL AIRE LIBRE QUE SE UTILIZARÁ PARA VIVERO INTERACTIVO DE RESERVA Y CAPACITACIÓN PARA ALUMNOS DE LAS ESCUELAS DEL BARRIO Y VECINOS EN GENERAL INTERESADOS EN EL TEMA.



VISTA PARCIAL DEL AMPLIO GALPÓN DONDE SE CONSTATAN LOS TECHOS EN MADERA Y LAS CLARABOYAS DE VIDRIO DOBLE 




ESTA SERÁ UNA DE LAS  MÚLTIPLES ACTIVIDADES QUE SE DESARROLLARÁN EN EL GALPÓN; YA SEA EDUCATIVAS, CULTURALES, DEPORTIVAS Y ARTÍSTICAS, UNA AMPLIA GAMA QUE SERÁ REGLAMENTADA POR LA MESA DE TRABAJO Y CONSENSO EN COLABORACIÓN CON LOS DISTINTOS MINISTERIOS DE CADA ÁREA Y LOS VECINOS QUE SE ANOTEN EN LAS DISTINTAS COMISIONES TEMÁTICAS A CREARSE.

LAS OBRAS DE ÉSTA PRIMERA PARTE DEL PARQUE SOBRE LA CALLE PERÓN SERÁN CONCLUIDAS APROXIMADAMENTE EN LOS MESES MAYO O JUNIO DE ÉSTE AÑO EN QUE SERÁN INAUGURADAS  EN UN GRAN ACTO PARTICIPATIVO EN EL QUE SE RECORDARÁN LOS 19 AÑOS DE LUCHA CONSTANTE VECINAL POR EL PARQUE DE  LA ESTACIÓN, TODA UNA GESTA QUE EL BARRIO NO OLVIDA.



OTRA TOMA DEL GRAN GALPÓN


LAS FOTOS ADJUNTAS SON DEMOSTRATIVAS DE LOS AVANCES POR DENTRO Y POR FUERA DEL GALPÓN

INVITACIÓN A LAS CUARTA REUNIÓN DE LA MESA DE TRABAJO Y CONSENSO A REALIZARSE EL PRÓXIMO LUNES 18 DE MARZO A LAS 18 HS. EN EL EDIFICIO CERVANTES DE PERÓN Y ANCHORENA  DE LA QUE PUEDEN PARTICIPAR TODOS LOS VECINOS QUE ASÍ LO DESEEN, LOS QUE PODRÁN APORTAR INICIATIVAS QUE SERÁN BIENVENIDAS.

INVITA: VECINOS POR EL PARQUE DE LA ESTACIÓN








viernes, 8 de marzo de 2019

PARQUE DE LA ESTACIÓN




VECINOS:

EL PRÓXIMO MARTES 12 DE MARZO  A LAS 16.30 HS. SE REALIZARÁ LA DUODÉCIMA VISITA A LAS OBRAS DEL PARQUE DE LA ESTACIÓN (PRIMERA PARTE) SOBRE LA CALLE PRESIDENTE PERÓN.

LA CITA ES COMO TODAS LAS ANTERIORES EN LA CURVA DE DÍAZ VELEZ  Y GALLO.

ROGAMOS PUNTUALIDAD A FIN DE PROVEERSE DEL CORRESPONDIENTE CASCO DE SEGURIDAD REGLAMENTARIO.

INVITA:

VECINOS POR EL PARQUE DE LA ESTACIÓN






domingo, 3 de marzo de 2019

PERIÓDICO PRIMERA PÁGINA - MARZO DE 2019

SALIÓ EL Nº  285 DEL MES DE MARZO DE 2019


EN ÉSTE NÚMERO

HACÉ CLIC EN LA NOTA QUE DESEES LEER














y mucho más...








BIOGRAFÍA BREVE DE FRANCO MACRI

RESUMIDA BIOGRAFÍA DEL FUNDADOR DE UN IMPERIO

El empresario, que convivía con problemas de salud desde hace meses, falleció a las 21 horas de ayer sábado 2 de marzo de 2019 en su casa. 




Convivía con problemas de salud desde hace meses. Nació en Roma en 1930. Fundó un imperio con patas en la construcción, el negocio automotriz y la obra pública. Tuvo vínculos con todos los gobiernos desde los 70. 

A lo largo de casi sesenta años creó y manejó más de cien empresas. Muchas fueron un éxito y otras un desastre. Alternó en terrenos tan distintos como la construcción, la fabricación y venta de automóviles, el correo, los residuos, el capital financiero, la obra pública o los electrodomésticos, y supo adaptar sus sueños y ambiciones, sus éxitos y fracasos, sus esperanzas y decepciones según los vientos que soplaran en un país en el que soplaron vendavales y en el que en seis décadas pasó por todo: Estado presente, Estado ausente, economía abierta, economía cerrada, dictablandas, dictaduras, democracias esperanzadas, autoritarias, violentas, corruptas o estúpidas. 

Muchas de sus empresas fueron originales, innovadoras, tomaron el pulso a una sociedad que cambiaba a veces por horas y ayudaron a modificar sus hábitos y costumbres: Movicom, por ejemplo, o Pago Fácil, o Autopistas del Sol. La muerte de Franco Macri, a los 88 años, hace descender el telón sobre una vida novelesca y casi de leyenda. 

Franco Macri, que murió en la noche de este sábado en su casa de Barrio Parque, no fue un heredero. Llegó a la Argentina con una mano atrás y otra adelante y se hizo solo, entre luces y sombras, como solo construyó su imperio económico y empresarial. 

El padre del presidente Mauricio Macri nació el 15 de abril de 1930 en Roma, en la zona del Lazio, el barrio que sueña con la aristocracia imperial en una Roma que siempre será de Alberto Sordi. Si el hombre es en gran parte la infancia que vivió, Franco Macri jamás pudo superar la separación de sus padres y cierto desinterés por su destino por parte de su madre: “Las heridas que dejó en mí la aparente facilidad con que mi madre me abandonó, primero en un colegio donde estuve pupilo, luego en la vida de Roma en época de guerra, no habían cicatrizado –confesó en su autobiografía– Si bien no estoy seguro de cómo afectó mi relación con las mujeres, no tengo duda de que lo hizo”. 



Macri tenía nueve años al estallar la Segunda Guerra, quince cuando terminó y diecinueve cuando emprendió el viaje a la Argentina junto a su hermano Tonino, de catorce, y a su hermana más chica, María Pía. En Buenos Aires los esperaba su padre, Giorgio, que era accionista de SADOP (Sociedad Anónima de Dragado y Obras Portuarias) y fundador, en 1955, de la constructora Vimac. Si Franco se dedicó en sus primeros años en el país al duro oficio de peón de albañil, es un dato en discusión: no hay demasiados testimonios que certifiquen esas jornadas, salvo ciertos episodios de fervor juvenil en los andamios encalados, que el propio Franco difundió tal vez para mantener el mito en pie. 

Franco estudió dos años de Ingeniería y abandonó los estudios por el trabajo. Fue su padre, Giorgio, quien en 1959 le prestó el capital para fundar Demaco, su primera empresa constructora especializada en la fabricación de casas baratas hasta que en aquel país que olía al petróleo que impulsaba el presidente Arturo Frondizi, Franco obtuvo la concesión de la primera gran obra pública de las muchas que se adjudicaría en los años por venir: la obra civil que acompañaba al tendido del gasoducto de AGIP, la empresa italiana ligada al ENI (Ente Nazionale de Idrocarburi). 

La leyenda dice que Macri tuvo la visión de que esa era una obra de enorme importancia y la siguió metro a metro, pueblo a pueblo, con comidas al paso y en hoteles de colchones dudosos. 



En una de esas paradas, en Tandil, conoció a Alicia Blanco Villegas y se casó con ella para poner fin a una época de tumultuosa soltería: “Éramos el llanto de la mayoría de las madres. Hacíamos honor a nuestra fama de donjuanes y para nada éramos candidatos deseables para maridos, lo que a nosotros nos parecía muy bien”. Tuvieron cuatro hijos: Mauricio, Sandra, Gianfranco0 y Mariano. El matrimonio se separó en 1980. 

En los cinco años siguientes, Macri estuvo casado con la psicóloga Cristina Cressier, madre de Florencia, el quinto hijo de Franco. Luego el empresario se unió a Clara Bordeu, entre 1985 y 1989, a Evangelina Bompaola, entre 1989 y 1997, a Flavia Palmiero entre 1997 y 2000 y a Nuria Quintela. Los últimos años de su vida los pasó Macri en soledad: “Un hombre, sin una mujer al lado, no es nada. Hoy estoy solo y no me siento pleno”, dijo en febrero de 2009. 

Macri se vinculó a la Fiat a través de una empresa subsidiaria, Impresit, encargada de construir obras civiles y de la que Franco fue en principio socio menor. En cinco años, Impresit pasó a ser Impresit-Sideco (Silos DEmaco Compañías). Quince años más tarde, Macri era el dueño del paquete accionario de Impresit-Sideco y del ochenta y cinco por ciento de las acciones de Fiat Sevel Argentina, que sería el alma de su emporio económico y empresarial. 

En 1979, durante el “Proceso” y con la economía en manos de José Alfredo Martínez de Hoz, Macri se lanzó a la compra del Banco de Italia del que fue presidente del directorio en 1980. Al año siguiente vendió sus acciones y toda la gestión de aquellos años fue denunciada en 1987 por el Banco Central e investigada por la Justicia y Macri recordó siempre aquella aventura como uno de los errores más grandes de su vida. Para entonces, hacía cinco años que Macri controlaba sus empresas través de un holding administrador: SOCMA (Sociedades Macri) fundada el primer día de 1976 con Franco en la presidencia, para atender una facturación anual de unos cien millones de dólares. 

SOCMA ganó varias licitaciones durante esos años, entre ellas la represa Yaciretá, la construcción del puente Misiones-Encarnación, la central termoeléctrica de Río Tercero y de Luján de Cuyo, la recolección de residuos de la Capital Federal a través de la empresa Manliba (Mantenga Limpia a Buenos Aires) Las siete empresas iniciales de Macri, eran cuarenta y siete en 1983, entre las más importantes, Sevel Argentina (automotriz), Sideco Americana (construcciones), Socma Corp (financiera), Manliba (recolección de residuos), Itron (electrónica), Solvencia de Seguros (aseguradora), Prourban (inmobiliaria), Iecsa (instalaciones mecánicas), Perfomar (perforación petrolera) y, la joya de la corona, la fabricación y venta de autos Fiat y Peugeot, en 1981. 

En esa década de devaluaciones, inflación, inestabilidad y recuperación democrática, Macri fue el rey indiscutido de la industria automotriz. Con la convertibilidad fue protagonista del estallido de producción del sector y presidió la Asociación de Fábrica de Automotores de la Argentina (Adefa). 

Sin admitir sus simpatías por el peronismo y mucho menos proclamarlas, Macri terminó decepcionado con los gobiernos de Menem y de los Kirchner. Menem le dio la concesión del Correo, que prestaba Encotesa, y que pasó a ser Correo Argentino en manos de Franco Macri. Kirchner rescindió ese contrato y el Correo volvió a manos del Estado, luego de la presentación del empresario a un concurso preventivo de acreedores en septiembre de 2001. Para entonces, Macri preveía nuevos malos vientos en la Argentina. En esos tiempos le preguntaron si estaba desinvirtiendo en el país y su respuesta fue que se avecinaban días muy difíciles. En su libro biográfico, Macri afirma sobre su mala experiencia con el Correo: “Tengo confianza en que la verdad y la razón finalmente se impongan. No estoy buscando que me devuelvan el Correo, sino que se cierre esta pesadilla con justicia”. 

Generoso a la hora de hablar sin filtro, amigo de definiciones urticantes que contrastaban con su parquedad habitual, afirmó en su momento: “Los empresarios argentinos son una bolsa de gatos”, “La Argentina es un país anti industrial”, y, en febrero de 2009, “Mauricio no debe postularse para Presidente”. Por entonces, gobierno de Cristina Fernández y con Néstor Kirchner en el famoso “doble comando”, Franco Macri creía que “hay que apoyar a los gobiernos para que tengan éxito y el kirchnerismo no es la excepción”. Aquél le parecía “un proyecto sólido y bien encaminado. Hace un año, a dos de gobierno de su hijo, Franco Macri se refería al kirchnerato de manera diferente: “La gente se da cuenta de que hay que dejar atrás un pasado desastroso”. 

Mantuvo con su hijo una relación de competición, áspera, sembrada de espinas, que le fue correspondida. Lo soñó como un heredero del imperio y su hijo tenía para sí mismo otros planes. Sin atisbos de introspección psicológica, Franco admitió alguna vez su dureza como padre: “El mío era calabrés, silencioso, duro. Yo en parte soy parecido, me cuesta manifestarme, abrirme”. Las diferencias con su hijo eran, también, políticas. “No tenemos una mala relación. El vínculo está intacto. Yo soy un hombre abierto que dice lo que piensa. Sólo nuestras posturas políticas son conflictivas. Solemos jugar al bridge y lo pasamos muy bien, salvo cuando él gana”. 

Hace un año, pareció tender esos puentes nunca tardíos que los padres dirigen a los hios como botellas al mar. Fue después de una grave crisis de salud, cuando el candidato Macri estaba en plena campaña. Dijo entonces a “La Nación”: “Mi relación con Mauricio es óptima. Si alguna vez hubo competencia, aunque nunca fue de forma manifiesta,, eso quedó atrás. He aprendido mucho de él con los años. Sus silencios dicen más que sus palabras. Y con ellos aprendí a reflexionar.” Tenía planes para alcanzar los 95 años: jugos naturales, mucha agua, nada de alcohol; exhibía un presupuesto de gastos e ingresos hasta el 2025; se ufanaba de haber planificado siempre su futuro. Y arriesgó: “Sobre todo, quiero disfrutar del éxito de Mauricio durante sus presidencias”.

FUENTE TARINGA





Etiquetas

FRANCO MACRI


El presidente Mauricio Macri y su padre, el fallecido empresario Franco Macri, mantuvieron a lo largo de su vida una relación difícil con muchas idas y vueltas.
La relación entre el jefe de Estado y el creador del imperio Macri se podría resumir en una sola frase pronunciada por el Presidente: "Él fue el mayor conflicto que yo tuve que enfrentar”.
"Para él, un día soy el mejor del mundo y, otro día, no. No se da cuenta lo que hace, después se arrepiente”, afirmó Macri en una de tantas entrevistas donde habló de su padre.
El ex presidente de Boca no ocultó nunca la admiración por su padre, sin embargo, también señaló que desde chico tuvo encontronazos con él.
Aunque también aseguró: “Si tengo que agradecerle algo es el ejemplo, no hay nada más importante que predicar con el ejemplo, eso es lo más potente que uno puede hacer a la hora de liderar o enseñar. Cuando yo veía que mi padre todos los días arrancaba a las siete de la mañana eso ya se te inculca, te queda".
Los mayores conflictos entre ambos se dieron en el ámbito empresarial, donde las internas de sus compañías generaron muchos roces. "Se me hizo insoportable, muy duro, porque mi mentor, mi profesor y mi padre de pronto boicoteaba mi trabajo y eso me enloquecía. Se transformó casi en un enemigo de lo que yo hacía y, encima, dolía porque era alguien cercano", confesó años más tarde el jefe de Estado.
En ese contexto se dio su peor enfrentamiento, cuando Franco acusó a Mauricio de "robarle" la empresa SOCMA en 2010.
“Duele que mi padre haya tomado una posición pública innecesaria, podría haberse ahorrado esos comentarios", respondió el Presidente a la acusación.
Y agregó: "Nunca estuvo de acuerdo con que me dedique a la política. Tiene 80 años, a esta altura no le puedo andar diciendo qué es lo que tiene que hacer. Pero por respeto a mis hijos, lo que le tenga que decir lo haré personalmente”, le replicó el líder del PRO".
“Él tiene sus propias visiones de la realidad, no coincide con las mías. Trato de hablar con él de cosas que no tengan que ver con la política, porque ahí no puedo ponerme de acuerdo ni diez segundos”, resaltó en su momento Macri
ANÉCDOTA PÓSTUMA 
Tras conocerse la muerte del empresario Franco Macri, padre del presidente Mauricio Macri, Javier Timerman reveló una historia desconocida entre su familia y el empresario.
En medio de los mensajes de condolencias del mundo de la política para con el jefe de Estado, Timerman también envió el suyo, pero con la particularidad de revelar un gesto de Macri con su familia.
"Cuando mi padre estaba en arresto domiciliario en 1978, el consorcio se reunió para echar a mi familia del edificio . Un vecino armó un escándalo y defendió a mi padre consiguiendo que no se vote esa canallada . Ese vecino fue Franco Macri . Un gesto que muchos no tuvieron", escribió en Twitter.

FUENTE "EL DESTAPE"






sábado, 2 de marzo de 2019

PRIMERA PÁGINA - EDITORIAL MARZO DE 2019



¿De qué hablan los medios en los inicios del año electoral 2019?


Desplegando las páginas de cualquiera de los grandes medios de difusión monopolizados –especialmente por el multimedios “Clarín”, que son la inmensa mayoría a los que tiene acceso la población (cuando existen los “mangos” para poder comprarlos), sumados a los principales canales del mismo signo ideológico– el ciudadano de a pie se encuentra ante la disyuntiva de “creer o reventar” (hablando popularmente).
A ello se suma el pretendido cierre de C5N, mediante una operación pactada con la AFIP.
Los grandes filósofos, tanto antiguos como modernos, se las ingeniaron en presentar este tema como parte de la problemática cotidiana que debe afrontar el individuo obligado indefectiblemente a actuar “en sociedad”.
 Históricamente siempre alguien fijó la agenda de lo que se debe o no hablar, de lo que se debe o no leer, informarse, y éste es el quid de la cuestión (quid es la adaptación de la palabra inglesa "key", que significa clave o llave), el tema es siempre el mismo, el poderoso que maneja el medio es el que instala los temas de discusión que debe digerir –o no– la población, sin dejar abierto siquiera un resquicio para el beneficio de la duda, porque dudar también es peligroso.
 Así en nuestro país en los comienzos del año 2019, el gobierno, que recontra ratificó su neto corte neo liberal, decidió a través de sus intrincados resortes del poder que los temas principales a discutir hoy son “la seguridad y la represión” en todas sus facetas, a los que se agrega luego el nuevo decretazo nº 62/2019, de necesidad y urgencia (ni tan necesario y menos urgente), de extinción de dominio –eufemismo de expropiación– de bienes sospechados de pertenecer a la corrupción, lavado, narcotráfico, trata y otros delitos, antes de que haya sentencia firme de la justicia, aún con carácter retroactivo, cuando ya se estaba discutiendo en el Parlamento. La ministra de Seguridad amenazó: “A ver si el Parlamento se anima a voltearlo”. ¿A qué o a quiénes apunta la urgencia?
Y reafirma con elocuencia Macri: “El que las hace las paga”.
Ya lo había adelantado antes de sus largas vacaciones en el sur argentino –contaminado de hantavirus, y por el que nada se hace–, que el tema económico lo había superado y ya no hablaría más de él. “El que las hace las paga”, pero no los de su bando, sino del opositor.
De esa forma es como se instalaron otros temas, siempre con amenazas, patoterismo y mentiras, con el propósito último del famoso: “si pasa… pasa”, como ya lo intentaron muchas veces antes, así incorporan temas como: la “doctrina Chocobar” de asesinatos por la espalda, la supuesta delincuencia juvenil (de 16 a 17 años), la baja de la imputabilidad, la compra de pistolas Taser (producen una descarga eléctrica que inmoviliza, lanzando proyectiles a unos 8 metros que se clavan en la piel), etc. etc. ¡Pero ojo!, nada que roce el tema económico-social, el endeudamiento, la recesión, los despidos, la carestía y los salarios paupérrimos.
Para que las fuerzas de Seguridad acaten las órdenes y garanticen el funcionamiento de la maquinaria, hay que darles la certeza de que van a salir impunes, de que cuentan con el apoyo del poder político para cometer crímenes y sembrar el terror, y allí es donde entra a jugar una justicia servicial.
Cada vez que se ejecuta un ajuste como el que está llevando adelante hoy Cambiemos, el Estado refuerza su despliegue represivo sobre los sectores más perjudicados para contener el malestar mediante crecientes dosis de terror y violencia. Esto no es nuevo, ocurrió una y otra vez en la Historia argentina.
Simultáneamente se lanzó un nuevo tarifazo infernal –del que no se retornará sano y salvo–, es el tarifazo final para hundir en la miseria al pueblo todo, en especial a los sectores más humildes, como los jubilados, los desocupados, las PyMEs. Se trata de “la solución final” del exterminio nazi.
Se vuelve a ocultar la cabeza bajo la tierra para no ver ni escuchar los ruidazos de los viernes y las marchas de antorchas de los jueves, para no ver ni hacer nada contra la carestía que continúa y la desocupación que no cesa.
Ante esta situación no queda otra que redoblar los esfuerzos populares para doblegar el brazo opresor del gobierno, terminar con los tarifazos, la carestía, los cierres de escuelas y fábricas.
¡Valen los ruidazos!, valen las marchas de antorchas, vale la protesta digital, vale todo tipo de reprobación que también deberá asumir la CGT, vale toda forma de resistencia para ponernos a salvo de “la solución final propuesta por Macri, Vidal, Larreta y Cía.”
¡¡¡No se debe sucumbir al miedo y tampoco se puede esperar nada de los multimedios, solo el pueblo unido y movilizado en la calle salvará al pueblo!!!

                   Hasta la Próxima






PLAZA ALMAGRO


Plaza Almagro: el verde, las rejas y los millones derrochados en juegos




Ante los ajustes y despidos excesivos por un lado, y los gastos que se vienen realizando sistemáticamente, especialmente en reparación de veredas y rimbombantes juegos infantiles en los escasos espacios verdes de las Comunas 3 y 5 (especialmente en los barrios de Balvanera y Almagro), es necesario encender las “luces rojas”.
En momentos en los que se pretende cerrar escuelas –como la de Cerámica de la calle Bulnes en Almagro–, en que los secundarios nocturnos penden de un hilo, en que intentan unificar con el proyecto UniCABA los 29 institutos de formación docente –aunque la comunidad académica lo rechaza–, todo esto sumado a la mutilación del Parque Rivadavia, por donde proyectan abrir una calle, al desabastecimiento hospitalario y a la falta de mantenimiento de los edificios escolares, los vecinos no pueden mantenerse al margen, sino reaccionar ¡antes de que sea demasiado tarde!.
Tanto Balvanera como Almagro solo tienen apenas 1,5 metros cuadrados de verde por habitante, al igual que Boedo y San Cristóbal, ambos de las mismas Comunas, cuando la OMS recomienda como mínimo entre 10 y 15 metros.
Es un despropósito malgastar millones de pesos en “modernos” juegos, como los de Plaza Almagro y la plazoleta de Medrano y Bartolomé Mitre, en la que solo prima el cemento y carece de sombra.
Volviendo a Plaza Almagro la única plaza del barrio, se cercaron en absoluto la totalidad de los canteros verdes, convirtiéndola en un “cuadro” para ver, no tocar ni pisar. Se plantaron especies en demasía, y no queda un solo lugar en el que el vecino pueda colocar una lona para recostarse. Sólo se pueden concentrar en el centro de la misma, sobre el piso de cemento, saturado los fines de semana.
Se trató de hacer toda una ceremonia preparada para la inauguración de los juegos, con muchos funcionarios y la TV pública al servicio, pero los vecinos reaccionaron a tiempo y pusieron en fuga a quienes pretenden hacer proselitismo de las propias obligaciones y de sus funciones.
Hoy, con el fin de preservar, se pretende cercenar con rejas el mínimo movimiento de quienes tienen solo este pequeño pulmón para esparcimiento, lo que resulta tan insuficiente como odioso en momentos en que también los desplazamientos se ven restringidos debido al alto costo del transporte (tarifazo de por medio).
Se hace urgente llamar a los vecinos a través de sus Consejos Consultivos y sus Comuneros, a una consulta de cómo salir del atolladero. ¡Basta! de ningunear a las Comunas, que ni tienen presupuesto de funcionamiento.
Se hace más que urgente comenzar con las obras del “Corredor Verde al Oeste” y habilitar la construcción de la pequeña placita de Pringles y Rocamora, que los vecinos vienen reclamando sin éxito hasta el momento, a pesar de sus constantes movilizaciones.
Hoy en un año electoraltodo sirve con fines proselitistas y el gobierno local lo aprovecha en su beneficio de una manera parcial e injusta y peor contra las necesidades y aspiraciones de los vecinos.
¿Hacen falta espacios verdes? ¡Sí! Pero no derrochar en juegos más que redundantes y rimbombantes en la única plaza del barrio, cuando las escuelas se vienen abajo, no hay materiales didácticos, los maestros ganan sueldos de miseria al igual que médicos y enfermeras de los hospitales, y se cierran los nocturnos.
 Por ejemplo, Almagro no tiene un hospital, y el GCABA no transige en dotar al CESAC 38 de la calle Medrano, habilitándole el resto de los pisos hoy en desuso, con nuevas especialidades, radiografías, análisis, odontología y más.
Son materia pendiente, en lugar de tantos discursos y chichoneo por las redes sociales.
                                                          
                                                        Marta Romero