miércoles, 17 de julio de 2019

MESA DE TRABAJO Y CONSENSO - PARQUE DE LA ESTACIÓN


CONVOCATORIA  A LA MESA POR EL PARQUE DE LA ESTACIÓN




Se convoca a la Mesa de Trabajo y Consenso del Parque de la Estación a la reunión mensual para el día lunes 22 de julio del corriente a las 18 horas en la biblioteca del Galpón Cultural, Deportivo, Artístico, Educativo y Patrimonial  de la Curva de Díaz Vélez y Gallo de acuerdo a lo resuelto en la anterior Asamblea mensual.


INVITA:  VECINXS POR EL PARQUE DE LA ESTACIÓN






EL RECHAZO A LA NUEVA COLIMBA PROPUESTA POR EL GOBIERNO

NO A LA COLIMBA PRO
Repudiamos la resolución 598/2019 publicada en el día de la fecha en el Boletín Oficial que instaura el "Servicio Cívico Voluntario en Valores" a cargo de la Gendarmería Nacional con funcionamiento, en la provincia de Buenos Aires, en el ex centro clandestino de detención, tortura y exterminio Campo de Mayo.
La abolición del servicio militar obligatorio, tras el crimen del soldado Omar Carrasco, finalizó con una historia de malos tratos y hostigamientos por parte de las Fuerzas Armadas a los jóvenes de nuestro país. Las mismas Fuerzas Armadas, por entonces, responsables del terrorismo de Estado: los secuestros, torturas, desapariciones, asesinatos y apropiaciones de bebés.
En este caso la instrucción estará a cargo de la Gendarmería, la fuerza de seguridad responsable de la desaparición seguida de muerte de Santiago Maldonado.
El pueblo argentino eligió vivir en democracia y al resguardo de los Derechos Humanos. El lugar para las y los jóvenes es estudiando en escuelas dignas donde haya gas e infraestructura para el pleno funcionamiento de las instituciones educativas.
El predio de Campo de Mayo debe ser convertido en un Espacio de Memoria en el cual se recuerde el horror que ahí adentro vivieron miles de militantes, en muchos casos junto a sus hijas e hijos.
Este gobierno que ha denostado la memoria y que destruye la educación pública, busca nuevamente poner a las Fuerzas Armadas a cumplir funciones que solo le competen al sector civil.
Lo mejor que podemos transmitirles a nuestros jóvenes es la experiencia popular en la defensa inclaudicable de los Derechos Humanos y el compromiso con la Memoria, la Verdad y la Justicia.

HIJOS DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES

sábado, 13 de julio de 2019

DENUNCIA DE EDUARDO DE LÁZZARI

Fuertes críticas de Eduardo De Lázzari a la Justicia de 

Comodoro Py

Denuncia del presidente de la Corte bonaerense: "Hay causas armadas artificialmente"
El titular del máximo tribunal provincial aseguró que se
 vive "un panorama sinceramente deplorable" y 
condenó la utilización de "espías" y "traficantes de
 escuchas". Además, habló de los "fallos mediáticos".

Eduardo De Lázzari, presidente de la Corte Suprema bonaerense.
Eduardo De Lázzari, presidente de la Corte Suprema bonaerense. 

El presidente de la Suprema Corte bonaerense, Eduardo De Lázzari, lanzó durísimos cuestionamientos al funcionamiento de la Justicia Federal, donde se tramitan las principales causas por corrupción, narcotráfico y lavado de dinero, entre otras. El magistrado, uno de los jueces más respetados del país, aseguró que existen "causas armadas artificialmente", así como episodios de "abuso de arrepentidos", utilización de "espías" y "traficantes de escuchas telefónicas", además de "fallos mediáticos".
 
Al participar de un encuentro de la Red de Jueces Penales de la provincia en Campana, 
De Lázzari advirtió que hay "un dato que empezó a percibirse con mayor nitidez en el orden federal pero que ahora muestra sus síntomas también en el ámbito de la Provincia".




Eduardo De Lázzari en la apertura de las jornadas de la Red de Jueces Penales bonaerenses.


El panorama que pintó el titular de la Corte bonaerense es alarmante: "Estoy hablando de causas armadas artificialmente, estoy hablando de abusos de testigos de identidad reservada, de arrepentidos, de factores de presión que inducen, fomentados y fogoneados por ciertos medios de prensa, a dictar condenas mediáticas y que llevan a un panorama sinceramente deplorable, en donde influyentes de todo tipo, espías, traficantes de escuchas telefónicas, con ciertas complicidades de algunos magistrados y miembros del Ministerio Público, terminan por generar un panorama que es absolutamente preocupante", sostuvo el magistrado.
El juez, que asumió en abril pasado la presidencia de la Corte, también apuntó contra la relación entre la Justicia y "el poder político". "El Poder Judicial debe tener el rol de poder del estado que lamentablemente ha perdido. No puede ser el tributario de los otros poderes, no puede ser la Cenicienta, no puede depender de los dictados que se hagan desde poderes políticos", remarcó.
Las declaraciones del del ministro tomaron estado público en las últimas horas pero fueron realizadas la semana pasada, cuando De Lázzari participó de un encuentro de la Red de Jueces Penales de la Provincia en Campana.
 
Para contrarrestar éste escenario, De Lázzari sostuvo: "La única herramienta que tenemos para combatir todo eso es el derecho. Con la ley en la mano tenemos que salir al cruce de esos, que por suerte no son generalizados, pero que realmente significan amenazas. Y el derecho ejercido con firmeza, con valentía, con independencia".




viernes, 12 de julio de 2019

CHUBUT LIBERTAD Y TIERRA

Un mano a mano con “Chubut,  

“Siempre quise trabajar sobre la extranjerización de tierras en la Patagonia, antes siquiera de saber que iba a estudiar cine”. Así arrancó la entrevista con Carlos Echeverría, documentalista barilochense, autor de la película “Chubut, Libertad y Tierra”.
Carlos Echeverría durante el rodaje de Chubut, Libertad y Tierra.
Es que escuchándolo en una entrevista que duró más de una hora, una sabe que no podría ser de otra manera. Hombre comprometido hasta los huesos con nuestra realidad. Y me detengo un segundo para recomendarles que miren (o que re-remiren porque vale mucho la pena) “Juan, como si nada hubiera sucedido”, documental sobre el secuestro y desaparición de otro barilochense, Juan Marcos Herman, en julio de 1977. Imaginarán el contexto: durísimo. Así y todo, fue el primer cineasta argentino que expuso (ya en democracia) a militares represores de la última dictadura cívico -militar.
Paso otra más: la inolvidable “Querida Mara, cartas de un viaje por la Patagonia” que brinda una especie de antesala al nuevo trabajo. Narra la vida e historias de esquiladores en tierras sureñas, llegados desde distintos puntos de Argentina, que sufren injusticias cotidianas naturalizadas por estos pagos. Traigo a colación estas dos sólo por mencionarles algunas. En verdad, todas sus obras se caracterizan por ser un material valiosísimo para nuestra memoria e historia, porque están cargadas de denuncias sociales y porque la calidad de la investigación y detalles con las que cuentan no se ven todos los días. Ahora sí, ya sabiendo de qué estamos hablando, continúo.
“Viajaba de chico a toda la región. Visitaba estancias a través de familiares que trabajaban ahí. Mi abuelo, el papá de mi mamá, era administrador de campos chicos. Era un tipo que hacía muy mal sus contratos, prácticamente no ganaba un mango pero tenía la posibilidad de quedarse viviendo ahí. A los dueños de las estancias esto les convenía, porque hacía arreglos de palabra. Tuvo una vida itinerante con mi abuela y con sus hijos, entre ellos mi mamá. Giraron por Río Negro, Neuquén y Chile”, dijo Echeverría y así confesó sus primeros acercamientos con la temática de su nueva película.
Más adelante hará hincapié en que fue su madre quien le reveló los verdaderos trasfondos de la vida en campos patagónicos: peones esquilmados, maltratados, imposibilitados de salir, con la restricción de consumir sólo en almacenes de las mismas estancias para las que trabajaban y en las cuales dejaban prácticamente todos sus sueldos.“Todas cosas que mi vieja vio y que la hicieron sufrir, por más que no le ocurrieran directamente. Me hizo una descripción muy acabada de lo que era la vida en el campo, del silencio e impunidad”, recordó. Aquí entonces el porqué del dedicarle a ella este nuevo proyecto que se estrenará oficialmente el 3 de julio en una sala comercial de Buenos Aires y en el Malba.
Mariana Betanín, actríz de la película de Echeverría.
De grande, Carlos también experimentó esa impunidad y esa crudeza de la que le hablaba su mamá. Contó una anécdota que lo caló hondo: “de chico iba a estancias gracias a un tío que era mayordomo. Di una mano con las ovejas, en la marcación. Cuando iba me gustaba mucho trabajar. En una oportunidad, nos pusimos a tocar la guitarra con la peonada de una estancia. Tenía una muy buena relación con casi todos y esto a los dueños les molestó; mi vínculo con los trabajadores. Me prohibieron tener contacto, de un día para el otro. Me dijeron incluso algo así como que los familiares o cercanos a los directivos de la estancia no se amigan con los peones. Es decir, fronteras que no se cruzan. Yo había cometido el pecado de haber cruzado esa barrera”. Terrible pero real.
Hablando de estas barbaridades, entró en escena Juan Carlos Espina, el protagonista principal de “Chubut, Libertad y Tierra”. ¿Quién era? “Un héroe anónimo”, no dudó en responderme Echeverría. ¿Por qué?, ¿Qué hay de atractivo en este personaje? Los detalles. Médico oriundo de la provincia de Buenos Aires. Estudió en La Plata, se recibió y se fue a Chubut. Primero estuvo en Cholila, luego Esquel y finalmente se acomodó en El Maitén (1945). Llegó recomendado por un amigo suyo, el papá de Carlos que también era médico.
Sólo bastaron un par de encuentros en la casa de Espina durante su adolescencia para que el cineasta descubriera que este médico con vocación era al menos “un tipo interesante”. Echeverría fue testigo de la sensibilidad del profesional ante las atrocidades que empezó a vivenciar con sus pacientes y en las zonas rurales, mientras hacía sus recorridas en la Furgoneta del año 53 que utilizaba como ambulancia. Y de cómo amaba la política como herramienta de transformación. “La receta del médico no llega más que hasta la farmacia y se pierde”, contó Echeverría que siempre le decía Espina. “Él y sus amigos luchando contra compañías que dependen directamente de la Corona Británica, tocando intereses que nadie se anima a tocar”. Entonces, ¿cómo no hacer algo al respecto?, se preguntó en voz alta el director de cine.
Escena durante la filmación.
Más de 30 años pasaron de aquel encuentro en Buenos Aires en el que Espina decidió ir a la casa de Echeverría para ver cómo estaba, ver si necesitaba algo porque tenía miedo. Miedo de que algo le pasara pues hacía muy poco se había estrenado “Juan” en Bariloche y “la gente está preocupada Carlos, se respira temor”. “Entonces nos pusimos a hablar primero de eso. Después largamente sobre lo que aparece ahora en la película”, comentó el cineasta. “En ese momento supe que tenía que hacer algo pero era un proyecto difícil de iniciar y no tenía financiación ni equipos. Por aquellos años no había ni perspectivas de lo que después fue el apoyo a películas argentinas a través del INCAA, especialmente en los primeros 15 de este siglo. La única chance era hacerla con fondos europeos pero era evidente que no apoyarían”, pensó. Por lo tanto, lo único que pudo hacer fue grabar una extensa entrevista a los pocos meses de ese encuentro y que más tarde usó como materia prima en el film.
Como con todos los proyectos que tiene Echeverría en mente, ya no había marcha atrás. Si bien la idea estuvo dando vueltas siempre, Carlos tuvo que encarar otra idea porque el médico había sufrido un ACV. Estamos hablando de finales del Siglo 20. Por lo tanto, se abocó a “Querida Mara” y viajó más de 85.000 km por la Patagonia. Así y todo, cada vez que pasaba por Maitén, Esquel, Camarones, Cushamen, Trelew, Teka o Rawson recopilaba material, hacía entrevistas, investigaba.
Pasaron los años, Espina falleció, y llegó el 2008. Recién ahí pudo ocuparse de las diversas historias que confluyen en el film y los puentes que unen a una con otra. La dejó felizmente terminada 10 años después. “Necesité mucho tiempo para poder concentrarme en cada una de estas microhistorias”, dijo en un momento en el cual también reveló que es detallista, insistente y persistente para conseguir los resultados que quiere.
En cuanto a las temáticas son variadas. “Por un lado, los constantes desalojos a pueblos originarios en el Siglo 20, es decir, la evidencia de una continuidad de la Campaña del Desierto. Toda la estructura de compañías extranjeras que se instalaron en forma prácticamente fraudulenta. La concesión a ellos (por parte del Estado) de las tierras, después la ampliación del territorio”, revela el también ex director de Radio Nacional Bariloche. Continuó: “por otra parte está la situación política especialmente entre el 55 y el 76. La situación social y de salud sobre todo en Cushamen. La historia del mismo médico Espina. Todo de la mano de obra esclava de la población en las estancias inglesas”. Y “todo el presente. Desde dónde se cuenta esto”.
Como verán, muchos temas. Todos unidos por una historia común y de ficción que tiene como protagonistas a dos mujeres: una nieta (Mariana Betanín) que junto a su amiga historiadora (Pilar Pérez) viajan siguiendo las huellas de su abuelo médico (Espina), el cual había militado para contrarrestar las desigualdades e injusticias en la zona.
Ya en el final, hablamos del presente. Nos quedamos un buen rato recordando a Santiago Maldonado, Rafa Nahuel y cómo tuvo que modificar la estructura inicial del film. Contó que actualmente vive en Tierra del Fuego y que “hace poco me mencionaron que Santiago vendría a representar a Espina o Espina a Santiago, ya que es alguien que reconoce cuál es la situación y lucha acompañando el crecimiento del pueblo mapuche. A partir del 2017, luego de su persecución y muerte, Cushamen pasó a ser una palabra que inmediatamente cualquiera sabe a qué remite: represión, muerte, pérdida de territorio en manos de capitales extranjeros”.
¿Si pegó fuerte todo lo que pasó? Seguro. Por eso la importancia de la película que también se presentó en el Festival de Cine de Derechos Humanos de Buenos Aires a fines de mayo. “Hay muchas cosas que salen directamente de adentro. Yo creo que lo que se trata acá, constituye las bases de mi ideología. Está muy presente desde mi niñez. Y yo lo quise mostrar de una forma interna para reforzar la identidad patagónica, nuestras historias. Estoy seguro de haberlo puesto todo”, terminó diciendo. Antes le consulté si podía revelar detalles sobre su nuevo proyecto. Contestó que tendrá que ver con la historia de la Juventud Universitaria Peronista de La Plata en los años 60 y 70. “Un trabajo de largo aliento” concluyó.
Acá la esperaremos, le respondí. 
Por Luciana Avilés

Equipo de Comunicación Popular Colectivo Margen




 

martes, 9 de julio de 2019

MERCEDES SOSA


Cómo será el homenaje a la Negra Sosa
“Mercedes estuvo y está en todos lados”
León Gieco, Víctor Heredia, Liliana Herrero, Pedro Aznar y Peteco Carabajal, entre otros, participarán este martes de "Por ella cantamos", el tributo a la inolvidable tucumana, en el día que sería su cumpleaños.
Popi Spatocco, Liliana Herrero, Araceli Matus (nieta de Mercedes) y León Gieco. El homenaje será el martes en el teatro Opera.
Popi Spatocco, Liliana Herrero, Araceli Matus (nieta de Mercedes) y León Gieco. El homenaje será el martes en el teatro Opera. 
Imagen: Guadalupe Lombardo

La reunión se prepara a diez años de la muerte de Mercedes y avanza con tanto de recuerdos y añoranzas como de celebración en tiempo presente. Es que, por lo que representa, por el camino que abrió y por el que dejó como legado, hoy Mercedes está viva, como corrige Liliana Herrero en la entrevista con PáginaI12. Junto a ella están León Gieco y Popi Spatocco, quienes empezaron a soñar este festejo con Fabián Matus, el hijo de Mercedes, recientemente fallecido. También está Araceli Matus, la nieta de Mercedes, hija de Fabián, que oficia de “anfitriona” en la Fundación Mercedes Sosa, en el corazón de San Telmo. Este espacio cultural también está cumpliendo diez años, y el recital también tiene que ver con apoyar y sostener este lugar, que es el legado de Mercedes: será un concierto solidario y a total beneficio de la fundación.

Todo el staff técnico en sonido, Iluminación y escenario, también será el mismo que trabajó durante años con la tucumana: la fiesta será, realmente, con los amigos de siempre. “Los que giramos por el mundo con ella, los que compartimos su generoso escenario y los que decidimos reunirnos el día de su nacimiento para celebrarla con música”, presentan.
La entrevista con PáginaI12 transcurre entre risas, anécdotas, recuerdos y sanguchitos de miga compartidos. La charla es en la sede de la Fundación Mercedes Sosa, una de los edificaciones más antiguas de Buenos Aires: este lugar tiene casi 300 años, fue inicialmente destinado a los jesuitas y, tras la expulsión de la orden, convertido en lugar para “la corrección de todas las mujeres de mal vivir”: cárcel de mujeres, bajo la orden religiosa del Buen Pastor.
Tirar la posta
Gieco surge enseguida como el entusiasta motor y disparador de anécdotas. Recuerda las giras con Mercedes por Europa, las visitas a su casa con David Byrne o Pat Metheny, en el 

departamento de Carlos Pellegrini. Cuando Bono lo invitó a cantar con él, e invocó “Solo le pido a Dios” creyendo que era una canción de Mercedes. Cuenta sobre Bruce Springsteen, que también conocía el tema por Mercedes. Sobre Paul Mc Cartney, otro admirador de “la Negra”. Sobre el fragmento de “Solo le pido a dios” que le dedicó, pensando en su exilio.
“Mercedes estuvo y está en todos lados”, concluye León. “Ella fue una grande de verdad. La he visto cantar en estadios de Europa, contratada por la gente que contrataba a los Rolling Stones y a Bob Dylan, esos eran los tipos que la llevaban. Era muy conocida en el mundo. Eso lo constaté cuando estuve de gira con ella, realmente era una super star total”, evoca.
De vuelta en el concierto del Opera, León arranca a contar, y a contagiar: “La idea surgió hace mucho, en medio de una gira que hicimos con Víctor y con Piero por Latinoamérica. Lo charlamos después con Fabián (Matus), fue un sueño que tuvimos: celebrar todos los cumpleaños de Mercedes con una reunión de artistas, tocando, cantando”, repasa
“Es una forma de recordarla, de agradecerle, de seguir haciendo también lo que ella tan bien hacía: tirar la posta hacia las generaciones que nos siguen”, analiza León. “El primero que tiempo después tomó el envión para hacer algo similar fue Popi (Spatocco) en Cosquín, logró un concierto maravilloso, con unos arreglos increíbles. Algo parecido llevó después a Mendoza, para los Premios Gardel. Y ahora será una versión diferente, pero con el mismo espíritu. Esperando que sea el primero de muchos 9 de julio en los que seguiremos homenajeando a esta grande de verdad, con diferentes artistas”, promete.
-¿Cómo pensaron este concierto?
Popi Spatocco:-Desde mi lugar como director artístico, la idea es tratar de generar un ambiente donde todo el mundo esté cómodo y donde en las canciones y el espíritu de Mercedes se vea reflejado el cariño que todos le tenemos. Eso se va a ver en las uniones y los cruces, que de alguna manera reflejan lo que Mercedes hizo en vida: juntar a la gente, crear una sensación de comunidad artística plural, abierta. Lo más lindo que sucede en estos conciertos es precisamente eso: el encuentro entre colegas que se quieren, se admiran y se sienten reconocidos dentro de la estética de Mercedes. Por eso creo que juntarnos ahora a recordarla es un gesto estético, y también político. Alrededor de una gran pregunta: ¿qué sentido tiene reunirnos hoy para recordar y celebrar a Mercedes, decir que Mercedes sigue estando viva en nosotros?
--¿Qué sentido encuentran?
P.S.:-Lo que Mercedes simbolizó y lo que estos artistas siguen simbolizando, tiene un gran valor porque tienen un valor en el pueblo, como gran palabra de la que hay que seguir hablando. Ese es el sentido más profundo.
León Gieco:--Y hay algo que ocurre cuando tocamos con, y ahora por Mercedes: Ella nos iguala a todos. No importa si sos más o menos famoso, más o menos conocido, ella es la gran igualadora. Mercedes es una hermanadora.
Araceli Matus:-¡Una abueladora! (risas). A mí me parece importante que esté la banda de siempre de Mercedes completa, creo que el que menos estuvo tocó 20 años con mi abuela. Y también todos los técnicos que la acompañaron. De la última banda, salvo el guitarrista, están todos. Para mí que la extraño tanto, ver a los músicos de mi abuela reunidos, es como un alivio…
--Traslado la pregunta: ¿qué sentido tiene, tanto artístico como político, interpretar a Mercedes hoy?
Liliana Herrero:-Mercedes tiró un horizonte sobre el cual pensar la música, la cultura y la vida artística de la Argentina. Tiró un lazo. Tal vez las puntas de un mismo lazo, como diría Fito en una canción. Esa otra punta nunca la alcanzamos, por eso es necesario seguir reuniéndonos. Esta idea de que todos los 9 de julio se sumen nuevos músicos y músicas, sigan reponiendo esa memoria en el escenario, forma parte de ese sentido. Me parece que ese es el gesto artístico y también político, como decía Popi, porque es construcción de comunidad. Es construcción de una comunidad libre y emancipada, y eso es condición para la transformación del mundo. Tanto el mundo “real y efectivo”, como el mundo artístico.
-¿Cómo la recuerdan a Mercedes?
L.G.:-Ella fue muy inquieta y trabajaba mucho. Y escuchaba todo lo que encontraba, y lo que le dábamos. La he visto “descubrir” a artistas que me acercaron un cassette, y que terminaron cantando con ella. Ese espíritu de Mercedes nosotros también intentamos seguirlo, lo que pasa es que Mercedes era grande de verdad… Ese espíritu es el que me gustaría que se viera en el próximo 9 de julio, con cinco o seis artistas nuevos, que el día de mañana puedan decir: “Yo toqué en el Festival Mercedes Sosa”, o “Yo toqué en la Fundación Mercedes Sosa”. Que sea como un paso más, y un escalón bastante alto.
P.S.:--Lo más importante de Mercedes está más allá, inclusive, de las canciones. Es esa mirada tan poderosa sobre lo que es la cultura popular, y esa idea de que es una cultura que avanza, siempre. Mercedes nunca se quedó, nunca se repitió, siempre estaba buscando cosas nuevas. Eso mismo creo que es lo más importante, porque ella tenía también esa idea de movimiento, de que no era ella sola. Aunque sin lugar a dudas era la líder de un montón de gente que quiere hacer música en la Argentina. Y quiere hacerlo con un sentido de honradez, de profundidad, de pertenencia, de sinceridad. Eso es lo más importante. Y creo que es lo más importante que puede ofrecer esta fundación: ser, al igual que Mercedes, un lugar que cobije un montón de músicos.
--Si ella viviera estaría atenta y curiosa a esos músicos jóvenes…
LH:--Corregiría una sola cosa: Ella vive. Porque la historia no procede a etapas, no es antes una cosa y después otra. La historia procede a saltos, a grandes saltos transformadores. Mercedes siempre te va a estar esperando. Siempre está allá adelante. Por historia de vida, por dedicación, por amor, por compañerismo, por amistad, por música, por Cantora, con su voz era privilegiada. Ese mundo no está en el pasado. Porque siempre estará... Allá, de un modo inalcanzable, pero con el lazo tirado para que nosotros levantemos la soga. Eso, para mí, es una revolución cultural.
LG:--Con lo de “inalcanzable” me hacés acordar que ella siempre usó una carpeta con las letras. Una vez hablábamos de ese tema y me explicó que eso la hacía sentir segura. “Me ayuda a visualizar la letra”, me dijo. ¡Qué tremenda! Como dice Charly, tuvo ojos de videoclip: ella visualizaba las letras, las veía. Es una concentración mucho mayor que estar en el escenario y mirando a la gente, y es mucho más complicado también.
--¿Cuál es el recuerdo a nivel familiar, cotidiano?
 
A.M:--Exactamente así: familiar y cotidiano. Mi abuela me contaba lo que le había pasado en las giras, me decía: ¡mirá lo que te perdiste por no venir! Por ahí me estaba contando que había estado con Bono y con Günter Grass en Alemania… Me lo contaba chocha, sabía que era algo importante, pero en realidad no le importaba mucho. Una vez, en un show del Luna Park, fue a verla Jimmy Page, ¡yo estaba como loca! Después pidió ir a verla al camarín, y ella me decía, bajito: ¿este quién es, nena? Ya en casa, le puse videos de Led Zeppelin. ¿Y este por qué me vino a ver?, me preguntaba. No sé si era muy concierte del lugar que ocupaba. ..
L.G.:--Con David Byrne pasó lo mismo. Yo estaba tocando con Pete Seeger en Nueva York y él vino a vernos. Me dijo que iba a venir a la Argentina, y entonces lo invité a ir a ver a Mercedes. Me dijo: sería lo máximo que me puede pasar en mi vida. En ese momento los Talking Head eran número uno en el mundo. La llamé a Mercedes y me dijo: ¿Pero quién es, nene, David Byrne? (risas).
L.H.:--Yo recuerdo muchas charlas, conmigo, con Horacio (González, su pareja). Aprendí mucho de ella, conversando sobre cómo elegir un tema, eso es muy difícil para un compositor. Ella tenía una capacidad enorme para elegir, y lamento que algunos temas preciosos que eligió no se escuchen tanto. Ser una intérprete es algo complicado, tal vez más complicado que ser una compositora. Mercedes tenía además mucho humor. Me acuerdo cuando grabé “Cosechero”, un tema muy clásico, de Ramón Ayala. Fiel a mi estilo había intervenido mucho el tema. Ella me dijo: “Escuché ‘Cosechero’. A vos los correntinos te van a perseguir por toda la 9 de julio y te van a matar”. Se quedó seria, me asusté. Hasta que largó una carcajada.
--¿Y algún recuerdo de escena?
L.H.:--La primera vez que canté con ella, tuvo un gesto enorme. Había ido a cantar a Rosario, yo vivía allí aún. No recuerdo qué cantamos, pero sí recuerdo el momento en el que entré. Me presentó de una forma muy cariñosa. El asistente me iba a dar un micrófono, pero ella se lo arrebató y le dijo: no, va a cantar con mi micrófono. Que era espectacular. Ella cantó con el otro. Ese es un gesto tremendo para una cantora. Me dio lo mejor que tenía, aparte de su compañía, su voz, su abrazo.
L.G.: A mí Mercedes me enseñó algo muy grande. Yo odio que los músicos se equivoquen. Odiaba. Porque me lo curó Mercedes. Una vez, en una gira por Alemania, yo tenía que cantar una sola estrofa de “Solo le pido a dios”. Nada más. Pero cuando llegó mi parte, me olvidé la letra. Ella siguió, sola. Cuando terminó el tema fui a darle un beso y le pedí disculpas. No pasa nada, Leoncito. ¡Colacho, vamos con la segunda parte de nuevo para que cante León! A partir de ese evento, nunca más miré para atrás cuando una persona se equivocó. Es una enseñanza de Mercedes.
A.M.:--Te fue bien. La han escuchado decirle a un sonidista: “¡Asesino de cantantes!” (risas generales).
P.S.:--Ella tenía un nivel de exigencia muy alto, con ella y con los demás. Iba al Carnegie Hall, o a tocar con la Filarmónica de Berlín, no se podía fallar. Además porque creo que sabía que estaba llevando lo mejor que teníamos nosotros, los argentinos. Por eso siempre cantaba el tema, decía el compositor y el autor. Estaba representado a todos. Por eso también la exigencia.
La entrevista termina, las risas siguen hasta la puerta y, ya en la calle y en la charla final, lo abordan a León. Un artista viene a traerle su CD. Se llama Nino Monfroglio, es vecino de San Telmo. “Me enteré por Instagram que estabas acá y vine a saludarte”, le dice, sonriente por el logro. La manager de Gieco había subido la foto. La escena –repetida, en tantos lugares y situaciones—hace pensar en lo que se habló en la entrevista. En las postas que se pasan, en los igualadores, y en las vueltas de la música.