viernes, 22 de mayo de 2020

A LOS 210 AÑOS DE SOBERANÍA - ¡INDEPENDENCIA DEFINITIVA!

HOY  A 210 AÑOS DE NUESTRA EMANCIPACIÓN EN MOMENTOS DIFÍCILES PARA EL  PAÍS AFECTADO POR UNA PANDEMIA  QUE CRECE EXPONENCIALMENTE --ESPECIALMENTE EN LA CIUDAD DE BUENOS AIRES--, CONMEMORAMOS UN AÑO MÁS DE AQUEL 25 DE MAYO EN QUE SE DIJO ¡BASTA!  DE DOMINACIÓN ESPAÑOLA.

EL DESAFÍO DEL MOMENTO ES LIBERARSE DE LAS ATADURAS AL CAPITAL FINANCIERO INTERNACIONAL, A LOS FONDOS BUITRES QUE CONTINÚAN ACECHANDO, A LOS GRANDES MONOPOLIOS DE ADENTRO Y DE AFUERA Y A LA TUTELA DEL FONDO MONETARIO INTERNACIONAL 

25 DE MAYO DE 1810

 

ARTÍCULO PUBLICADO POR PRIMERA PÁGINA EL 25 DE MAYO DE 2010

 



EL 25 DE MAYO DE 1810: DOS SIGLOS DESPUÉS

No siempre la historia revela espontáneamente sus secretos. Aquella postal del 25 de Mayo de 1810 que recorrió por casi dos siglos las aulas escolares, las facultades y cenáculos, y los torrentes de palabras que nutrieron millones de páginas de libros, revistas y folletos, ocultaron bajo un manto nebuloso errores, omisiones y hasta falacias del pasado.
 Es deber del investigador honesto desmitificar y desentrañar la verdad histórica de aquel momento de la América Profunda, despojándose de toda ventaja sectorial, económica y política. Reflexionaba sabiamente el escritor uruguayo Eduardo Galeano en su concisa y clarificadora alegoría El Elefante: 
 “…estaban los tres ciegos ante el elefante. Uno de ellos le palpó el rabo y dijo: —Es una cuerda. Otro ciego acarició una pata del elefante y opinó: —Es una columna. Y el tercer ciego apoyó la mano en el cuerpo del elefante y adivinó: —Es una pared. Así estamos: ciegos de nosotros, ciegos del mundo. Desde que nacemos, nos entrenan para no ver más que pedacitos. La cultura del desvínculo nos prohíbe armar el rompecabezas.”  
ANTECEDENTES  
Desde el inicio de las invasiones españolas en 1492 —el mal llamado descubrimiento—, los pueblos originarios no dejaron de resistirse al invasor. Ya en 1493, en la isla que Colón denominó La Española, la bella Anacaona (Flor de Oro) y su esposo el cacique Caonabó encabezaron la primera rebelión, con los consabidos costos para sí mismos y para los conquistadores. Siguieron otros muchos alzamientos con la represalia de sangrientas matanzas; nunca los invasores respiraron tranquilos. En 1723 se produce el gran levantamiento de Los Comuneros, que nace en Paraguay y se extiende hacia Corrientes. En 1750 surge otro movimiento tendiente a restaurar el destruido Imperio Inca, y 30 años más tarde, el 4 de noviembre de 1780, se registra la más intensa y prolongada rebelión producida en la Colonia, protagonizada por José Gabriel Condorcanqui (Tupac Amaru). Una nueva sublevación de tobas y matacos sucede en Jujuy, y el 1º de enero de 1804 triunfa en Haití la primera revolución emancipadora de Latinoamérica. El 25 de mayo de 1809 se reaviva la llama revolucionaria en Chuquisaca (actual Bolivia); la sublevación estalla en la Ciudad Universitaria y en ella se destaca el joven estudiante tucumano, de 19 años, Bernardo de Monteagudo (1789-1825), tal vez el más radicalizado líder de la causa revolucionaria americana y quien proclamara: Desaparezca la penosa y funesta noche de la usurpación y amanezca luminoso y claro el día de la libertad. Quebrantad las terribles cadenas de la esclavitud y empezad a disfrutar de los deliciosos encantos de la independencia.” Hartos de los abusos de la autoridad colonial, los pueblos originarios se rebelan nuevamente en La Paz, el 16 de junio de ese mismo año de 1809. En ambos casos el virrey Cisneros reprimió el alzamiento con inusitada saña. Conjuntamente llegaban de Europa al Río de la Plata las ideas de la Revolución Francesa de 1789, traídas por viajeros, contrabandistas y corsarios, todo lo que viene a completar el clima insurreccional.  
LA CONCEPCIÓN HISTÓRICA DE MAYO 
La oportunidad de sacudir el yugo colonial se vislumbra con la noticia de la caída a manos de Napoleón del último bastión del poder español en la península. Depuesto Fernando VII, se formó un fantasmagórico Consejo de Regencia, al que los patriotas de Buenos Aires no se sentían obligados a someterse. Es así que, aunque prometiendo fidelidad a un monarca sin trono, un grupo de jóvenes ilustrados, que venían conspirando desde las invasiones inglesas, encomiendan a Juan José Castelli y Martín Rodríguez la exigencia a Cisneros de una urgente convocatoria a cabildo abierto, el que se concretaría el 22 de mayo. Pero era difícil conformar entonces un ser nacional aglutinante de toda la población, y allí es donde se origina la primera cortina de inexactitudes que tiñeron el relato de la emancipación. Para esos días la población de Buenos Aires, de apenas unas 40.000 almas, era muy heterogénea: criollos, españoles, frailes, mercaderes, peones, negros, mestizos, indios y gauchos. Algunos de ellos estaban enrolados en los cuerpos militares que se habían creado durante las invasiones inglesas, como los Patricios, Arribeños, Montañeses, y Peninsulares, que llegaron a totalizar unos 8.000 efectivos. Pocos eran los privilegiados que habían cursado estudios superiores en el extranjero o en la Universidad Jesuita San Francisco Xavier de Chuquisaca, tales los casos de Moreno, Castelli y Monteagudo. Esta diversidad social dificultó la conformación de un ser nacional. Según el historiador Felipe Pigna, aquel 25 de Mayo constituyó un espacio temporal plagado de errores forzados y falencias, del que surge una pregunta: ¿Por qué se sostuvo durante tanto tiempo la tendencia a enseñar una historia distorsionada y opaca? No cabe duda de que fue el propio investigador, temeroso o atado a compromisos, el responsable de contar únicamente “la historia oficial”. Fue el caso de los “grandes historiadores”, ubicados en una posición privilegiada dentro de la escala social. Así explicó la Revolución de Mayo la erudita Generación del 80, en una línea de análisis que fue conformando desde entonces una versión liberal de la historia. Si bien el relato no pretendía desmerecer de ningún modo la importancia de aquella gesta emancipadora, sí anteponía intereses coyunturales de determinados grupos, en colisión desde el primer momento de la conformación de la Primera Junta. 
LOS HECHOS 
La historia oficial, la más erudita o la más simple, habla de un día lluvioso y destemplado, de paraguas, de cintas celestes y blancas, y de una plaza colmada por todo el pueblo que pretendía saber de lo que se trataba. Pero ¿quiénes conformaban el pueblo entonces? ¿Dónde estaban los indios y los gauchos aquel 25 de mayo? ¿Dónde estaban los esclavos, los peones y los matarifes? ¿Y dónde los negros y los mestizos? ¿Fue realmente masiva la concurrencia a la plaza? Cisneros no convoca de buena gana al Cabildo, un año atrás había reprimido a sangre y fuego las intentonas de Chuquisaca y La Paz, pero ahora Castelli y Martín Rodríguez lo estaban intimando a hacerlo sin demora. El día 21 de mayo fue ocupada la Plaza de la Victoria por más de 600 hombres armados con pistolas y puñales, encabezados por Domingo French y Antonio Beruti, que entonces se agrupaban en la Legión Infernal, algo similar a lo que en el siglo XX se denominaría subversión. Apenas pudo calmarlos Saavedra, entonces jefe del Regimiento de Patricios, cuando les prometió apoyo a sus reclamos. El día 22 amaneció caldeado: de los 450 invitados a la sesión del Cabildo sólo pudieron entrar 251, ya que los muchachos de la Infernal se encargaron de aplicar el “derecho de admisión”, no mediante las míticas cintitas de color indefinido, sino esgrimiendo convincentes cuchillos, fusiles y trabucos. A pesar de ello, Cisneros y los suyos pudieron maniobrar. El obispo Lué y Riega, jefe de la iglesia local, llevó la voz cantante: “Aunque hubiese quedado un solo vocal de la Junta Central de Sevilla y arribase a nuestras playas, lo deberíamos recibir como al soberano.” A lo que Castelli replicó en irónica y encendida arenga: “Si el derecho de conquista pertenece al país conquistado, justo sería que la España comenzase por darle la razón al reverendo obispo abandonando la resistencia que hace a los franceses. Los americanos sabemos lo que queremos y adonde vamos”. Igualmente, la presidencia de la nueva junta recayó en el mismo Cisneros, lo que no era más que una burla. Belgrano entonces juró que si a las tres de la tarde del día siguiente el virrey no renunciaba, lo arrojaría por la ventana de la fortaleza. Finalmente triunfó la cordura, una compacta delegación se apersonó ante el Virrey y forzó su renuncia indeclinable. El 25 nace la junta que todos conocen, con el resguardo formal de los derechos de Fernando VII, un ardid patriótico para ganar tiempo, aunque nadie pensaba que Don Fernando retornaría al trono. La revolución había triunfado. Y Belgrano por su parte definía en cuatro palabras el proyecto: equidad, justicia, industria y educación, aunque el tiempo marcaría otros rumbos.  
COMO CONTINÚA LA HISTORIA 
 “Las grandes fortunas en pocas manos —creía Mariano Moreno— son aguas estancadas que no bañan la tierra”. Para no mudar de tiranos sin destruir la tiranía, había que expropiar los capitales parasitarios amasados en el negocio colonial. ¿Por qué buscar en Europa, al precio de desolladores intereses, el dinero que sobraba adentro? Del extranjero había que traer maquinarias y semillas, en vez de pianos Stoddart y jarrones chinos. El Estado, creía Moreno, debía convertirse en el gran empresario de la nueva nación independiente. La revolución, sostenía, debía ser “terrible y astuta, implacable con los enemigos y vigilante con los espectadores”. “Gracias a Dios” —suspiran los mercaderes de Buenos Aires—, Mariano Moreno, el demonio del infierno, ha muerto en alta mar. Sus amigos French y Beruti marchan al destierro y se dicta orden de prisión contra Castelli. Cornelio Saavedra mandaba a recoger los ejemplares de El Contrato Social, de Rousseau, que Moreno había editado y difundido y advertía que “no hay lugar para ningún Rebespiere en el Río de la Plata.” Moreno y Castelli, eran dos: una pluma y una voz. Un Robespierre que escribía, Mariano Moreno, y otro que hablaba. “Todos son perversos”, decía un comandante español, “…pero Castelli y Moreno son perversísimos”. Mientras tanto, Juan José Castelli, el gran orador, estaba preso en Buenos Aires. “La revolución, usurpada por los conservadores, sacrifica a los revolucionarios. Se descargan las acusaciones: Castelli es mujeriego, borracho, timbero y profanador de iglesias. Agitador de indios, justiciero de pobres, vocero de la causa americana. Está prisionero, no puede defenderse. Un cáncer le ha atacado la boca. Es preciso amputarle la lengua. La revolución queda muda en Buenos Aires.” Así grafica Eduardo Galeano los primeros momentos de la emancipación. Era necesario cambiar un sistema colonial por otro que no afectara el orden social, para que quedara como letra muerta el Plan Revolucionario de Operaciones diseñado por Moreno, muerto sospechosamente en alta mar. Más tarde también son dejados a un lado San Martín y Artigas. El gaucho continuará siendo gaucho en su desgracia, el indio perseguido y confinado, tal como reflexiona Adolfo Pérez Esquivel: “En el 2010 el país va a celebrar el Bicentenario de la Revolución de Mayo, ese grito de libertad…el interrogante es ¿para quién?: si para una elite de privilegiados o si ese grito de libertad, de nacionalidad, es para todos. Evidentemente, si vemos esto a 200 años, no ha sido para todos, porque los indígenas fueron discriminados y les están quitando las tierras hasta el día de hoy, los están reprimiendo, no les permiten crecer como pueblo, los tienen sometidos y dominados. Lo mismo que hicieron los conquistadores. Entonces uno se pregunta: ¿Qué ha pasado en estos 200 años de nacionalidad, de democracia, de “democraduras” –como dice Eduardo Galeano-, que supimos conseguir? ¿Qué es lo que pasa que hay ciudadanos de primera, de segunda, de tercera y de cuarta? ¿De qué democracia estamos hablando?”


AQUELLA SEMANA DE MAYO DE 1810

Por Felipe Pigna

El día que todo comenzaría a cambiar amaneció destemplado y ventoso. Era una típica jornada otoñal en el Río de la Plata allá por 1810. El calendario marcaba 13 de mayo y un barco inglés traía, además del contrabando habitual, gacetas españolas e inglesas con una noticia tan atrasada como grave: el 13 de enero Sevilla había caído en manos de las tropas de Napoleón que habían traspasado la Sierra Morena. La Junta Central, el último bastión del poder español reconocido por los americanos, se había mudado a la bella isla de León, frente al puerto de Cádiz, donde el 29 de enero había decidido abdicar –con el apoyo decidido de los ingleses– en el Supremo Consejo de Regencia.

El viernes 18 el virrey Cisneros hizo publicar y leer por los pregoneros (porque la mayoría de la población era analfabeta) una proclama que comenzaba diciendo: “A los leales y generosos pueblos del virreinato de Buenos Aires.” y advertía que “en el desgraciado caso de una total pérdida de la península, y falta del Supremo Gobierno” él asumiría el poder acompañado por otras autoridades de la Capital y todo el virreinato y se pondría de acuerdo con los otros virreyes de América para crear una Regencia Americana en representación de Fernando VII, cautivo de Napoleón en Francia. Cisneros aclaraba, pero oscurecía, cuando decía que no quería el mando sino la gloria de luchar en defensa del monarca contra toda dominación extraña y, finalmente prevenía al pueblo sobre “los genios inquietantes y malignos que procuran crear divisiones”. A medida que los porteños se fueron enterando de la gravedad de la situación, subieron de tono las charlas políticas en los cafés y en los cuarteles. Todo el mundo hablaba de política y hacía conjeturas sobre el futuro del virreinato.

La situación de Cisneros era muy complicada. La Junta que lo había nombrado virrey había desaparecido y la legitimidad de su mandato quedaba claramente cuestionada. Esto aceleró las condiciones favorables para la acción de los patriotas que se venían reuniendo desde hacía tiempo en forma secreta en la en la jabonería de Vieytes. La misma noche del 18 los jóvenes revolucionarios se reunieron en la casa de Rodríguez Peña y decidieron exigirle al virrey la convocatoria a un Cabildo Abierto para tratar la situación en que quedaba el virreinato después de los hechos de España. El grupo encarga a Juan José Castelli y a Martín Rodríguez que se entrevisten con Cisneros.



Sábado 19

Las reuniones continuaron hasta la madrugada del Sábado 19. Asistieron unas catorce personas y se acordaron cuestiones sustanciales. Los abogados, encabezados por Belgrano y Castelli, tranquilizaron a sus compañeros sobre la legitimidad de un movimiento tendiente a deponer a un virrey nombrado por una institución inexistente de un país ocupado por un invasor extranjero. Recordando a Rousseau, garantizaron que estaban en plena libertad de darse un gobierno propio, ejerciendo así su soberanía natural. Al mismo tiempo, se garantizó el apoyo de los cuerpos militares al movimiento en marcha.

Sin dormir, por la mañana, Cornelio Saavedra y Manuel Belgrano le pidieron al Alcalde Lezica la convocatoria a un Cabildo Abierto y Juan José Castelli hizo lo hizo ante el síndico Leiva.

El cabildo abierto era una institución utilizada para casos extraordinarios: la defensa de la ciudad, aprobar una obra que requiriese aportes excepcionales, una epidemia, etc. No era una institución “democrática”, ya que solo los “vecinos” (hombres “blancos”, mayores de edad, cabezas de familia y propietarios o que ejercieran una profesión matriculada o corporativa) podían participar, siempre y cuando hubiesen sido invitados por el Cabildo. Aunque sus alcances eran exclusivamente municipales, los cabildos carecían de facultad para convocarlos: la citación debía ser efectuada por el representante de la autoridad real en la ciudad correspondiente. En Buenos Aires, como cabeza del virreinato, esa autoridad era la del propio virrey; en las demás ciudades, el gobernador intendente (en las capitales de intendencias) o el teniente de gobernador (en las restantes).



Domingo 20

El domingo 20 el virrey Cisneros reunió a los jefes militares y les pidió su apoyo ante una posible rebelión, pero todos se rehusaron a brindárselo. Por la noche Castelli y Martín Rodríguez insistieron ante el virrey con el pedido de cabildo abierto. El virrey dijo que era una insolencia y un atrevimiento y quiso improvisar un discurso pero Rodríguez le advirtió que tenía cinco minutos para decidir. Cisneros le contestó “Ya que el pueblo no me quiere y el ejército me abandona, hagan ustedes lo que quieran” y seguidamente se convocó al Cabildo para el día 22 de Mayo. En el “Café de los Catalanes y en “La Fonda de las Naciones”, los criollos discutían sobre las mejores estrategias para pasar a la acción



Lunes 21

La actual Plaza de Mayo estaba por entonces dividida por la Recova. La zona contigua al Cabildo había sido hasta el 12 de agosto 1808 la Plaza Mayor y a partir de esa fecha, la Plaza de la Victoria, en honor al triunfo obtenido un año antes frente a los ingleses; el otro sector se llamaba Plaza de Armas o Plaza del Fuerte.

A las nueve de la mañana se reunió el Cabildo como todos los días para tratar los temas de la ciudad. Pero a los pocos minutos los cabildantes tuvieron que interrumpir sus labores. La Plaza estaba ocupada por unos 600 hombres armados de pistolas y puñales. Este grupo de revolucionarios, encabezados por Domingo French y Antonio Luis Beruti, se agrupaban bajo el nombre de la “Legión Infernal” y pedía a los gritos que se concrete la convocatoria al Cabildo Abierto. Un testigo de la época define a la “Legión como una “mozada de resolución”. El síndico Leiva salió al balcón y trató de calmar los ánimos y le dijo a la multitud. Debió ser un espectáculo muy curioso para los porteños de entonces el contemplar a todo un señorón como el síndico procurador del Excelentísimo Cabildo, don Julián de Leiva, dirigirse a las huestes de French y Beruti (formadas por “muchachos alocados” de los grupos revolucionarios, los pulperos y empleados de los barrios y algún que otro representante de la “chusma” que andaba de chiripá), tratándolas de “Señores” y “Vuestras Mercedes”. Algo estaba cambiando en esa sociedad estamental, o por lo menos, Leiva se la veía venir. Pero a los “infernales” no los conformaban los halagos ni las “insinuaciones”; no se calmaron y pidieron que el virrey fuera suspendido. Debió intervenir el Jefe del regimiento de Patricios, Cornelio Saavedra quien logró tranquilizarlos garantizándoles el apoyo militar a sus reclamos.



Martes 22

Ya desde temprano fueron llegando los “cabildantes”. De los 450 invitados sólo concurrieron 251. También estaba presente una “barra” entusiasta. En la plaza French, Beruti y los infernales esperan las novedades. La cosa se fue calentando hasta que empezaron los discursos, que durarán unas cuatro horas, sobre si el virrey debía seguir en su cargo o no. Comenzó hablando el Obispo Lué diciendo que mientras hubiera un español en América, los americanos le deberían obediencia. Le salió al cruce Juan José Castelli contestándole que habiendo caducado el poder real, la soberanía debía volver al pueblo que podía formar juntas de gobierno tanto en España como en América. El Fiscal de la Audiencia, Manuel Villota señaló que para poder tomar cualquier determinación había que consultar al resto del virreinato. Villota trataba de ganar tiempo, confiando en que el interior sería favorable a la permanencia del virrey. Juan José Paso le dijo que no había tiempo que perder y que había que formar inmediatamente una junta de gobierno.

Casi todos aprobaban la destitución del virrey pero no se ponían de acuerdo en quien debía asumir el poder y por qué medios. Castelli propuso que fuera el pueblo a través del voto el que eligiese una junta de gobierno; mientras que el jefe de los Patricios, Cornelio Saavedra, era partidario de que el nuevo gobierno fuera organizado directamente por el Cabildo. El problema radicaba en que los miembros del Cabildo, muchos de ellos españoles, seguían apoyando al virrey.



Miércoles 23



Por la mañana se reunió el Cabildo para contar los votos emitidos el día anterior y emite un documento: “hecha la regulación con el más prolijo examen resulta de ella que el Excmo. Señor Virrey debe cesar en el mando y recae éste provisoriamente en el Excmo. Cabildo [...] sin embargo de haber a pluralidad de votos cesado en el mando el Exmo. Sr. Virrey, no sea separado absolutamente, sino que se le nombren acompañados, con quienes haya de gobernar hasta la congregación de los diputados del virreinato: lo cual sea, y se entienda, por una Junta compuesta de aquellos, que deberá presidir, en clase de vocal, dicho Señor Exmo.” La trampita era el primer paso del plan del síndico Leiva, adicto al virrey para nombrar una Junta presidida por Cisneros.



Jueves 24



Se confirmaron las versiones: el Cabildo designó efectivamente una junta de gobierno presidida por el virrey e integrada por cuatro vocales: los españoles Juan Nepomuceno Solá y José de los Santos Inchaurregui y los criollos Juan José Castelli y Cornelio Saavedra, burlando absolutamente la voluntad popular. Esto provocó la reacción de las milicias y el pueblo. Castelli y Saavedra renunciaron a integrar esta junta Muchos como el coronel Manuel Belgrano fueron perdiendo la paciencia. Cuenta Tomás Guido en sus memorias “En estas circunstancias el señor Don Manuel Belgrano, mayor del regimiento de Patricios, que vestido de uniforme escuchaba la discusión en la sala contigua, reclinado en un sofá, casi postrado por largas vigilias observando la indecisión de sus amigos, púsose de pie súbitamente y a paso acelerado y con el rostro encendido por el fuego de sangre generosa entró al comedor de la casa del señor Rodríguez Peña y lanzando una mirada en derredor de sí, y poniendo la mano derecha sobre la cruz de su espada dijo: “Juro a la patria y a mis compañeros, que si a las tres de la tarde del día inmediato el virrey no hubiese renunciado, a fe de caballero, yo le derribaré con mis armas.”

Por la noche una delegación encabezada por Castelli y Saavedra se presentó en la casa de Cisneros con cara de pocos amigos y logró su renuncia. La junta quedó disuelta y se convocó nuevamente al Cabildo para la mañana siguiente.



Viernes 25 de mayo de 1810



Todo parece indicar que el 25 de mayo de 1810 amaneció lluvioso y frío. Pero la “sensación térmica” de la gente era otra. Grupos de vecinos y milicianos encabezados por Domingo French y Antonio Beruti se fueron juntando frente al cabildo a la espera de definiciones. Algunos llevaban en sus pechos cintitas azules y blancas, que eran los colores que los patricios habían usado durante las invasiones inglesas.

Pasaban las horas, hacía frío, llovía y continuaban las discusiones. El cabildo había convocado a los jefes militares y estos le hicieron saber al cuerpo a través de Saavedra que no podían mantener en el poder a la Junta del 24 porque corrían riesgos personales porque sus tropas no les responderían. La mayoría de la gente se fue yendo a sus casas y el síndico del Cabildo salió al balcón y preguntó “¿Dónde está el pueblo?”. En esos momentos Antonio Luis Beruti irrumpió en la sala capitular seguido de algunos infernales y dijo “Señores del Cabildo: esto ya pasa de juguete; no estamos en circunstancias de que ustedes se burlen de nosotros con sandeces, Si hasta ahora hemos procedido con prudencia, ha sido para evitar desastres y efusión de sangre. El pueblo, en cuyo nombre hablamos, está armado en los cuarteles y una gran parte del vecindario espera en otras partes la voz para venir aquí. ¿Quieren ustedes verlo? Toque la campana y si es que no tiene badajo nosotros tocaremos generala y verán ustedes la cara de ese pueblo, cuya presencia echan de menos. ¡Sí o no! Pronto, señores decirlo ahora mismo, porque no estamos dispuestos a sufrir demoras y engaños; pero, si volvemos con las armas en la mano, no responderemos de nada.” Poco después se anunció finalmente que se había formado una nueva junta de gobierno .El presidente era Cornelio Saavedra; los doctores Mariano Moreno y Juan José Paso, eran sus secretarios; fueron designados seis vocales: Manuel Belgrano, Juan José Castelli, el militar Miguel de Azcuénaga, el sacerdote Manuel Alberti y los comerciantes Juan Larrea y Domingo Matheu.

Ese 25 de mayo de 1810 dijo Mariano Moreno:

“La variación presente no debe limitarse a suplantar a los funcionarios públicos e imitar su corrupción y su indolencia. Es necesario destruir los abusos de la administración, desplegar una actividad que hasta ahora no se ha conocido, promover el remedio de los males que afligen al Estado, excitar y dirigir el espíritu público, educar al pueblo, destruir o contener a sus enemigos y dar nueva vida a las provincias. Si el gobierno huye el trabajo; si sigue las huellas de sus predecesores, conservando la alianza con la corrupción y el desorden, hará traición a las justas esperanzas del pueblo y llegará a ser indigno de los altos destinos que se han encomendado en sus manos. Es preciso pues emprender un nuevo camino en que, lejos de hallarse alguna senda, será necesario practicarla por entre los obstáculos que el despotismo, la venalidad y las preocupaciones han amontonado por siglos ante los progresos de la felicidad de este continente. Después que la nueva autoridad haya escapado a los ataques, a que se verá expuesta por sólo la calidad de ser nueva, tendrá que sufrir los de las pasiones, intereses e inconstancias de los mismos que ahora fomentan la reforma.”

Juan Bautista Alberdi pone en boca del entusiasta Antonio Beruti estas palabras: “Compatriotas: En nombre del entusiasmo que abrasa mis entrañas, y del calor de los valientes que he tenido el honor de presidir en esta jornada inmortal, yo me tomo la misión de decretar que nadie pegue sus ojos en esta noche de gloria: el pueblo que duerme impasible el día que ha roto sus cadenas y no se enloquece, y no se embriaga, y no se enajena y perece de gusto, es un pueblo indigno y frío, que no tardará en volver a ser esclavo. Yo decreto, señores, a nombre del honor de ustedes mismos, que durante las horas memorables de toda esta noche, resuene un cántico continuo y universal al Dios que ha roto nuestras cadenas.”


Comenzaba una nueva etapa de nuestra historia.

                                                                       Miguel Eugenio Germino

FUENTES:
-Galeano, Eduardo. Memoria del fuego II, Catálogos, 2004.
 -http://educared.org.ar/infancianred/pescandoideas/archivos/2… -http://vuelosdegaviota.escribirte.com.ar/9863/25-de-mayp-de1810 -http://wiki.taringa.net/post/info/4049418/el-lado-oculto-del-25-de… -Periódico Primera Página, nº 107, mayo de 2003. -Pigna, Felipe. Diario Clarín, domingo 25 de mayo de 2008. -Puiggrós, Rodolfo, La época de Mariano Moreno, Partenón, 1949.

jueves, 21 de mayo de 2020

LA VILLA 31 GRAVE COMPLICACIÓN EN LA CIUDAD


La lucha contra el coronavirus en el Barrio Mugica contado por las promotoras de salud. Nuestras Voces entrevistó a Carla Alpire, Bania Quispe y Pamela Gallardo. Están en la primera línea de batalla, ponen el cuerpo día a día para concientizar, informar y prevenir. Sin embargo, no están contratadas por el gobierno de la Ciudad de Horacio Rodríguez Larreta, sino que apenas cobran un “subsidio” de 14 mil pesos. No tienen ni obra social ni ART. Y allí están. Poniendo alma y cuerpo. Detectando contagiados y dando aviso al personal de salud para evitar la tragedia. Continuando la lucha de Ramona por mejorar el barrio Mugica.
El lunes, un día después del fallecimiento por COVID de Ramona Medina en el Barrio Mugica (Villa 31) -vecina y referenta de La Poderosa- el comité de crisis del barrio organizó una conferencia de prensa. Allí denunciaron la tremenda situación que se vive, principalmente por las falencias estructurales y las falsas promesas de Horacio Rodríguez Larreta. La responsabilidad cayó indudablemente para el gobierno de la Ciudad, que nunca avanzó de manera profunda en la urbanización de la villa.
El coronavirus entró al barrio el 20 de abril y desde ese momento el contagio crece de manera exponencial. Cada día la curva crece un 20%. Es decir, mientras en la Argentina los contagios se duplican cada 25 días, en la Villa 31 esto se da cada 4 días. Hoy hay más de 1.000 casos, mientras entre todas las villas porteñas suman más de 1600 (17,6% del total país). La muerte de Ramona impactó porque fue, en las primeras semanas de la pandemia, quien visibilizó a través de un video la falta de agua en la villa. Y si todavía no se produjo una verdadera tragedia en el barrio, como suponen que va a pasar si no se toman las medidas necesarias, fue y es por el trabajo que movimientos sociales, organizaciones territoriales y políticas vienen llevando a cabo. “Queremos agradecer a todos/as los/as vecinxs que le ponen todos los días el pecho a la pandemia, para aliviar la situación en la que vive nuestro Barrio. Lxs que cocinan todxs los días en los Comedores, Merenderos y ollas populares; las cooperativas que siguen haciendo la limpieza, las promotoras de Salud, que están en la primera línea contra el Covid”, se escuchó en la conferencia.
Nuestras Voces dialogó con tres de las dieciocho promotoras comunitarias de la Villa 31 que justamente están en la primera línea de batalla, que ponen el cuerpo día a día para concientizar, informar y prevenir que la bomba no estalle. Sin embargo, las promotoras no están contratadas sino que tienen una suerte de “beca” o “subsidio” por el que cobran 14 mil pesos. No tienen ni obra social ni ART. Carla Alpire vive en la zona que se conoce como “barrio ferroviario” con la familia de su pareja y su hijo de cuatro años. Su casa es bastante espaciosa aunque comparte baño y cocina. Bania Quispe vive con su esposo y sus dos hijos y en el barrio también viven sus padres y hermanos. Pamela Gallardo nació en el barrio hace 32 años y sigue viviendo ahí en la zona de que se conoce como “correo”. Vive con sus dos hijos y su mamá. 
-¿Qué hace una promotora de salud?
Carla:—Nosotras somos las que llevamos la información de un paciente a un profesional de la salud. Armamos talleres, charlas, encuentros, actividades recreativas. Eso hace que los vecinos tengan confianza con nosotras, porque a veces somos las primeras personas que nos enteramos que le está pasando a uno u otro vecino. 
Pamela:—Hacemos promoción y prevención de la comunidad. Hacemos actividades recreativas o por ejemplo vamos a visitar a familias en particular, ya sea porque tienen una cuestión de salud o para controlar. Es poder enlazar y articular con organizaciones y el sistema de salud. Por eso somos la primera línea. 
-¿Cómo decidieron ser promotoras? ¿Cómo se formaron?
Carla:— Yo arranqué siendo promotora de salud al iniciar un curso de capacitación durante un año que nos daban los profesionales de la salud del centro. Del CESAC 47 me tocó mucho lo que es territorial, ver mi barrio crecer y poder ayudar a la gente que antes no tenía una ayuda.
Bania:—Como promotora vengo trabajando hace mucho tiempo. Me empecé a formar en el año 2008 que es cuando yo estaba estudiando enfermería. Me gustó mucho la parte de salud comunitaria. 
Pamela:—Yo arranqué siendo promotora de salud hace más de cinco años.
-¿Qué le reclaman al gobierno de la Ciudad como trabajadoras?
Bania:—En primer lugar que se nos reconozca como trabajadoras. Cobramos un “subsidio” de $14000 pesos y ni siquiera tenemos obra social. Tampoco tenemos un seguro de ART. Nosotras entonces le pedimos al Gobierno de la Ciudad que se nos reconozca como trabajadoras. Estamos realmente muy expuestas, porque ahora no solamente estamos haciendo las tareas de promoción, sino que también estamos cumpliendo otras tareas como el acompañamiento de la vecina y el vecino, buscándole casa por casa a los positivos, a los que fuera un contacto estrecho. Acompañando a aquellas vecinas que están en este momento en aislamiento. No estamos cumpliendo un horario de 20 horas semanales, como dice nuestro contrato. Ahora estamos trabajando 24 horas al día todos los días, de lunes a lunes. Entonces creo que es el momento de que el gobierno de la ciudad reconozca nuestro trabajo y nos empiecen a valorar como trabajadoras. 
Carla:— Queremos que se nos reconozca. Hoy estamos totalmente expuestas y estamos dejando mucho de lado nuestro. Es muy triste saber que acá en el barrio tenemos muchos casos. Salimos a buscar personas con posibles síntomas. Tomamos todas las medidas precaución que tenemos que podamos en el momento, pero estamos muy expuestas. No tenemos una seguridad social porque no tenemos obra social. Nosotros no estamos trabajando en blanco.
FUENTE: NUESTRAS VOCES 


miércoles, 20 de mayo de 2020

NUEVA TEORÍA SOBRE EL ORIGEN DE LA LUNA




"Se considera que en la Luna había antes un océano de magma, pero de ser así habrían desaparecido los elementos volátiles como los iones de carbono", según el científico japonés, Masaki Matsushima.

Un grupo de investigadores japoneses aseguraron que el hallazgo de iones de carbono en la Luna contradice la teoría del origen del satélite de la Tierra, según información difundida este martes en los medios.

La teoría del origen de la Luna, que consiste en el resultado del choque de nuestro planeta con otro, fue desmontada por especialistas de diferentes centros científicos de Japón, entre ellos, Masaki Matsushima del Instituto Tecnológico de Tokio.
Matsushima explicó que "se considera que en la Luna había antes un océano de magma, pero de ser así habrían desaparecido los elementos volátiles como los iones de carbono, y nuestro hallazgo contradice la hipótesis de la gran colisión".

FUENTE TELESUR



LA HIGIENE Y LA PANDEMIA COVIC -19

La OPS y la OMS han presentado algunas medidas para el correcto uso y consumo del agua en medio de la pandemia por la Covid-19.

Durante la pandemia por el nuevo coronavirus, las autoridades sanitarias internacionales han destacado la importancia de mantener una mayor higiene de las manos y la desinfección de las superficies, por lo que es imprescindible hacer un uso adecuado del agua.

Además, detallaron acciones para el saneamiento e higiene en entornos de atención médica, donde se debe proteger a los pacientes y al personal médico.Las Organizaciones Panamericana y Mundial de la Salud (OPS/OMS) han recomendado algunas medidas para el empleo y consumo de este recurso.

Agua potable en instituciones sanitarias 


El personal de salud debe lavarse las manos antes y después de atender a pacientes. I Foto: Freepik
El agua que será consumida debe pasar por un tipo de tratamiento que garantice su salubridad, mientras se implementa un programa de control y vigilancia de la calidad del líquido en el establecimiento de salud.
Las instituciones sanitarias deben asegurarse que el personal, los pacientes y los cuidadores tengan acceso en todo momento a un punto de agua potable controlado; también para el lavado de las manos después de ir al baño, previo a la manipulación de alimentos, así como antes y después de atender a pacientes.


Si cree que una superficie puede estar infectada, límpiela con un desinfectante común para matar el virus y protegerse de este modo a usted mismo y a los demás. Lávese las manos con un desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón. Evite tocarse los ojos, la boca o la nariz.


En cuanto a los quirófanos, salas, consultorios, puestos de socorro, zonas de esterilización, laboratorios, cocina, lavandería, duchas, aseos, almacenamiento de residuos y depósito de cadáveres; estas áreas deben estar equipadas con un punto de agua controlado, jabón o un equivalente.

Recomendaciones para la higiene de manos

Según la OPS y la OMS, el lavado de las manos por trabajadores sanitarios debe realizarse en cinco momentos: Antes de tocar al paciente, antes de realizar una tarea limpia o aséptica, después del riesgo de exposición a líquidos corporales, después de tocar al paciente y después del contacto con el entorno del paciente, contagiado con Covid-19 o sospechoso.

FUENTE: TELESUR


martes, 19 de mayo de 2020

PROYECTO PROTOCOLO PARA BARRIOS POPULARES

Legisladores porteños del Frente de Todos propusieron un protocolo de actuación para los barrios populares de la Ciudad

Presentaron dos proyectos de ley ante la Legislatura porteña para atender la emergencia sanitaria, alimentaria y social del barrio Padre Carlos Mugica y de los barrios populares de la Ciudad de Buenos Aires.
Las y los Legisladores del bloque Frente de Todos CABA presentaron dos proyectos de ley para asistir al Ejecutivo en la tarea de afrontar la grave crisis que atraviesan los barrios populares en el marco de la pandemia. Así, uno de los proyectos propone la creación de un Protocolo de Atención Sociosanitaria para los barrios populares, y el otro declara la Emergencia Sanitaria, Alimentaria y Social en el barrio Padre Carlos Mugica.
En primer lugar, el proyecto de creación del Protocolo de Atención Sociosanitaria detalla cómo debe proceder el Ejecutivo para prevenir y mitigar la propagación del virus en los barrios, e insta al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires a garantizar -con carácter de urgencia- la atención primaria de la salud, la conformación de nuevas Unidades Febriles de Urgencia (UFU), el suministro de servicios públicos, las campañas de vacunación y la entrega de medicamentos, así como a realizar el relevamiento de espacios comunitarios y de población en riesgo, entre otras medidas.
Asimismo, establece que el Poder Ejecutivo deberá garantizar los testeos, la realización de diagnósticos y los espacios de aislamiento, además de subsidios de emergencia y certificados de vivienda familiar durante la ausencia de sus habitantes. “Desde el comienzo del aislamiento social, preventivo y obligatorio venimos presentándole diversas propuestas al Jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, y alertando sobre la necesidad de contar con un protocolo específico para atender las necesidades de los vecinos y vecinas de los barrios populares de nuestra ciudad, ante la propagación del virus”, sostuvieron las y los legisladores del bloque.
La segunda propuesta legislativa establece la Emergencia Sanitaria, Alimentaria y Social en el barrio Padre Carlos Mugica, con el objetivo de que el Poder Ejecutivo formule y ejecute programas y proyectos específicos para garantizar los derechos de sus habitantes. Al respecto, los integrantes del bloque afirmaron que “el barrio presenta el índice de duplicación de contagios de Covid-19 más alto del país. El hacinamiento, la creciente asistencia a comedores, la falta de acceso a servicios básicos y la informalidad habitacional y laboral impiden el aislamiento obligatorio en sus hogares. Presentamos este proyecto para acompañar el incansable trabajo que el Comité de Crisis viene realizando para aportar soluciones a la grave situación que afrontan miles de vecinos y vecinas del barrio”.
Contacto:
+54 9 221 5903893
whatsapp
twitterinstagramfacebook