sábado, 5 de abril de 2008

EL CORREDOR VERDE AL OESTE



La ya famosa, tantas veces publicitada y nunca iniciada, obra del Corredor Verde al Oeste se encuentra hoy en el dilema de convertirse en un proyecto “faraónico”, sin principio ni fin, que se pierde en el tiempo y en la burocracia administrativa.

Se entiende que no es sencillo realizar una línea ferroviaria soterrada a lo largo de 33 kilómetros de túneles entre Caballito y Moreno, más cuando al transponer los límites de la Capital entran en juego, además, intereses de la Provincia de Buenos Aires.

Sin embargo, sería menos engorroso, más rápido y se apreciarían visualmente los resultados concretos si se realiza primero el sector comprendido entre Once y Caballito, al que sólo falta techarle la trinchera existente y parquizar su superficie exterior.

En la estación cabecera Once, se arrancaría con El Parque de la Estación, otro proyecto complementario que dotaría a la Ciudad de cinco hectáreas verdes en pleno corazón urbano.

Los trabajos ya anunciados por el anterior jefe de Gobierno Aníbal Ibarra fueron iniciados en su primer tramo y luego paralizados cuando sólo se había construido el obrador; una triste imagen que hoy puede verse en la calle Salguero y las vías.

Los vecinos de Balvanera, Almagro y Caballito vienen reclamando esta obra desde hace años, sin resultado, y hoy la nueva gestión de Macri no efectúa mención alguna de su reanudación.

Las preocupaciones casi excluyentes de las autoridades locales son las de recaudar más y más -tarifazo del ABL- y formar un cuerpo de policía local altamente sofisticado y remunerado, a expensas de reducir, de ser necesario, costos e inversiones en educación y salud.

Circulan entre los vecinos diversos petitorios relacionados con temas muy sentidos por el barrio, así como también la presentación efectuada en el CGP Comuna 3, el 21 de febrero pasado, del que hasta el momento no se obtuvo respuesta.

Una vez por semana, todos los lunes a las 20, los vecinos de Almagro se reúnen en el Centro Cultural Fray Mocho, Pte. Perón 3644. Y mensualmente lo hacen en concurridas asambleas en la Plaza Almagro, en las que participan más de cien personas, y debaten acaloradamente la problemática barrial, en lo que puede llamarse embriones de los futuros “Consejos Vecinales”.

Debe comprender el gobierno local que la seguridad por sí sola no resuelve los múltiples problemas que padecemos en esta ya superpoblada Capital. Hablamos de que cada día hay más construcciones, sin que se mejore en forma simultánea la infraestructura de agua, gas, desagües, espacios verdes, aulas escolares y atención hospitalaria.

Aún se está a tiempo de revertir el agudo panorama, pero se hace necesario escuchar las inquietudes de los vecinos. Los Jefes de las áreas responsables deben salir a patear la calle y husmear qué está pasando en una vecindad cada día más preocupada e impaciente.

Consejo de Redacción

1 comentario:

Quienes Somos dijo...

Felicitaciones Pina y Miguel, adelante, éxitos. Un fuerte abrazo Héctor