domingo, 1 de junio de 2008

PAPEL PRENSA Y EL GRUPO CLARÍN


PAPEL PRENSA Y EL GRUPO CLARÍN

No son casuales las críticas de numerosos sectores de la sociedad al monopolio mediático del grupo Clarín. Existen sobradas razones para sospechar de su función contra la “verdadera libertad de prensa” y en defensa de intereses y principios ignominiosos.
Todo comienza con el secuestro y desaparición por parte de la última Dictadura, de la familia Graiver, a quienes ésta además se apoderó de sus bienes, entre ellos una importante Empresa de fabricación de papel .
Los militares le asignaron el 33% al Diario Clarín y otro tanto a La Nación, el 33% restante quedó en manos del Estado. Se crea así Papel Prensa S.A.
Ya en Democracia, en lugar de revisar lo actuado por ésta, el Estado (por medio de Alfonsín), premia a estos dos diarios, asignándole el 50% a cada uno, nada se dice entonces de los supuestos negocios “non santos” de Clarín con la Dictadura.
El Gobierno de Menem, vuelve a premiar a Clarín, permitiendo el funcionamiento de los llamados “multimedios” (hasta entonces prohibido por ley), surge así el poderoso monopolio: Clarín, Radio Mitre, Canal 13, Todo Noticias, Volver, Torneos y Competencias, Patagonik Film, TV Pol-ka, Diario La Razón, Olé y la Agencia Diarios y Noticias. A ello se agrega hoy, el sospechado control empresarial del diario La Nación, por éste mismo pool.
Otro holding mediático la Compañía Inversora de Medios de Comunicación S.A. (CIMECO que maneja los principales diarios provinciales: La Voz del Interior de Córdoba, Los Andes de Mendoza y la revista dominical Rumbo, entre otros), pasó también a ser propiedad del grupo Clarín.
Desde “Papel Prensa” Clarín controla el precio del papel en bobina que consumen la mayoría de los diarios, revistas y periódicos del país, entre ellos el modesto periódico Primera Página que se vio así sacudido por un desproporcionado e injustificado aumento.
Si ésta es la libertad de prensa que algunos, (entre ellos la CIP) defienden, se marcha por el camino equivocado. Controlando el papel, la agencia, la prensa, radio, cine y TV, difícilmente exista una verdadera “Libertad de Prensa”.
Para colmo Néstor Kirchner le prorrogó por diez años la licencia a todos los medios. Entre ellos Clarín y Cia.
Néstor ¡¡¡Gravísimo error!!! Porque así paga el Diablo.