viernes, 2 de diciembre de 2011

JUAN GALIFI (Chicho Grande)

Juan Galifi

Agata Galifi

EL 9 DE DICIEMBRE DE 1892

NACE JUAN GALIFFI, “CHICHO GRANDE”

Fue el alma mater que trajo desde su Sicilia natal y armó en Rosario la red mafiosa conocida como “La Chicago Argentina” en plena “Década Infame” de 1930.

Entre los millones de inmigrantes que tuvimos a fines del siglo XIX y principios del XX, ingresaron de la misma forma calificados elementos de la Mafia Siciliana, entre ellos dos personajes que sembraron el terror en los años de 1930: Juan Galiffi (Chicho Grande) y su socio Francisco Marrone (Chicho Chico).

Este último intentó disputarle el cetro mafioso a Galiffi, el “capo di tuti capi”, y terminó estrangulado por los “ahijados” (así denominaba la mafia a sus esbirros).

Chicho Grande fue finalmente deportado a Italia en 1933 y es sucedido en el trono mafioso su bella hija, Ágata Galiffi “la flor de la mafia”.

LA MAFIA EN EL MUNDO

La “mafia” comenzó su accionar en la Sicilia de la época feudal, cuando se encargaba de proteger los bienes de los nobles mediante pequeñas organizaciones descentralizadas, conocidas como “Cosa Nostra” o mafia. En el origen era una confederación dedicada a la protección y el ejercicio autónomo de la ley (justicia vigilante) y, más adelante, al crimen organizado.

Sus miembros se denominaban a sí mismos “mafiosos”, para ellos, “hombres de honor”. Los distintos clanes mafiosos empleaban una serie de “códigos de honor”, inviolables, de los cuales el más conocido es la omertá, o ley del silencio. Dominaban la vida rural, alcanzaron importantes cargos políticos y públicos, imponiendo sus designios mediante métodos coercitivos y extorsivos.

La mafia se fue extendiendo paulatinamente a toda Italia y además muchos de sus integrantes emigraron a los EE.UU., donde recrearon su reinado, sobre todo en la ciudad de Chicago. Allí se dedicaban al tráfico de alcohol en épocas de “La Ley Seca” de los años 20. Extendieron su accionar al juego y a la trata de personas en los años 30, y al narcotráfico más tarde.

Con tiempo se fueron recreando distintos grupos mafiosos en el mundo, con similares métodos. Entre ellos las Triadas chinas, la Yakuza japonesa, la Camorra napolitana, las Maras de los Ángeles, las mafias albanesa, israelí, rusa o mexicana, o “La Mano Negra”, antecesora de La Cosa Nostra, en Italia, Estados Unidos y también en Argentina.

A partir de 1880 la Argentina recibió las primeras corrientes inmigratorias de sicilianos que armaron bandas dedicadas al crimen organizado teñido de secuestros y asesinatos, así como las primeras “vendettas” (venganzas para limpiar la dignidad en sus reglas delictivas).

Ya en tiempos modernos aparecieron en nuestro país nuevas formas de la actividad mafiosa, encarnada en bandas mixtas de delincuentes y policías (con implicancia especial de la llamada “policía bonaerense”), con connotaciones criminales espectaculares que mantuvieron en vilo a la sociedad, como el “Caso Cabezas”. Más recientemente implicarían el ex jefe de la Bonaerense Pedro Klodzyk (Jefe de la “mejor policía del mundo” según Duhalde) y a la frustrada designación por Macri, de Jorge (Fino) Palacios, hoy detenido, involucrado en el caso del atentado a la AMIA.

Ya en septiembre de 2011, el crimen de Candela Rodríguez, caso aún sin desentrañar sumará otro nuevo ingrediente del entramado mafioso que nunca desaparece.

EL MOMENTO POLÍTICO EN EL PAÍS

El año 1929 marca la primera Gran Depresión en los Estados Unidos. Una crisis global del mundo capitalista, con una espeluznante recesión que produjo despidos en masa. En nuestro país se da simultáneamente el “Golpe de Uriburu”, con el derrocamiento del gobierno constitucional de Hipólito Yrigoyen. Se inicia así un 6 de septiembre la nefasta “Década Infame”, que duró hasta el 4 de junio de 1943 cuando fue el golpe de estado militar al presidente Ramón Castillo.

Época de grandes negociados, como la venta de tierras de El Palomar, el escándalo de los Niños Cantores de la Lotería Nacional, el negociado de los frigoríficos, el negociado de la CHADE, el pacto Roca-Runciman, etc.

CHICHO GRANDE

“Si muero seré enterrado; si sobrevivo, te mataré” dice una de las máximas de esa ley no escrita de la mafia.

Juan Galiffi, cuyo alias fue Chicho Grande, nació en Ravanusa Agrigento (Sicilia) el 9 de diciembre de 1892. Llegó a nuestras costas en 1910, con apenas 18 años. Se radicó en Gálvez, Provincia de Santa Fe. Allí tuvo un ascenso vertiginoso en los negocios, pasando de ser un simple empleado fabril a manejar un emporio de comercios, casas, viñedos, mueblerías y caballos de carrera.

Lo acusaban de ser el “Al Capone argentino". Fue el alma mater de la mafia de Rosario de los años 30. Lo sindicaron como estafador y asesino, que ordenaba secuestros, que manejaba las apuestas de carreras de caballos y que vendía protección. Sin embargo, como Al Capone, tampoco jamás le probaron nada. Y él, don Juan Galiffi, juró siempre ser un santo.

Los comercios serían entonces una “cortina de humo”, una máscara para encubrir otros negocios más suculentos, aunque ilegítimos, provenientes de las estafas, extorsiones, secuestros, sin reparar en asesinatos cuando eran necesarios.

El hombre fuerte de “La Chicago argentina” venía a reemplazar al mafioso Cayetano Pendino, asesinado por la nueva banda. La asociación mafiosa hasta tenía un nombre distinguido: “La Honorable Sociedad”, que ocultaba a feroces delincuentes en una temible relación de “padrino” a “ahijados”.

Uno de sus “trabajos” más famosos sería el trágico secuestro del estudiante Abel Ayerza, hijo de una acaudalada familia, por el que pidieron un alto rescate. Pese a que fue pagado el precio, los captores asesinaron a Ayerza. Se especulaba entonces que se debió a un error en la redacción del telegrama en clave que los “cobradores” mandaron a los carceleros del estudiante, que debía decir: “suelten al chancho” y en cambio decía “maten al chancho”. También fue secuestrado y muerto Silvio Alzugaray, periodista del diario Crítica.

Por último Galiffi encargaría en 1933 la muerte de su socio Chicho Chico. Acosado por los investigadores se radica un tiempo en Montevideo, pero finalmente se entrega, aduciendo ser víctima de calumnias.

No le pudieron comprobar sus crímenes, pero usando la Ley de Residencia es deportado a Italia en 1933. Allí lo recibe un lejano amigo, Benito Mussolini. Después de vivir cómodamente, muere en 1943 durante un bombardeo en Milán, aunque no víctima de los explosivos, sino de un ataque cardíaco que lo sorprendió en la cama. Digna muerte de “un Padrino”.

CHICHO CHICO

Un supuesto ingeniero argelino llega al país en 1931, Ali Ben Amar el Sharpe, en realidad era un italiano llamado Francisco Marrone, había nacido en Palermo y venía perseguido por la policía italiana, acusado de varios delitos.

Rápidamente se asocia con Galiffi y recibe el apodo de Chicho Chico. Pronto pretendió disputarle el trono mafioso de Rosario, pero en aquella ciudad solo había lugar para un “capo di tutti capi”, y aquél era Chicho Grande.

Así es como en 1933, tras algunas desinteligencias con Galiffi, Marrone llega a la casa de éste en Príngles 1253 (Rosario), donde Galifi tenía su fábrica de muebles y su domicilio particular. Le informan que Don Chicho había viajado con urgencia a San Juan y que lo recibirían tres de sus ahijados, Luis Corrado, Juan Rubino y Juan Glorioso. Aquella sería la antesala de su cadalso. Los detalles fueron revelados más tarde por Simón Samburgo, otro de los malhechores de la banda que purgaba una condena de 16 años por el secuestro de Jaume Favelukes.

Cuando Marrone intuyó que había caído en una trampa de la que no saldría con vida, intentó la táctica de animar “la velada” con algunas anécdotas de sus andadas por Europa, pero no le dio resultado. Fue estrangulado con un alambre, haciéndole dar varias vueltas a su cuello, y llevado en el baúl de un coche hasta una quinta cercana a Castelar, donde enterraron su cuerpo sin ninguna ceremonia.

Aquella muerte quedó silenciada durante algún tiempo, diciéndose que había viajado por encargo de su jefe. Pasó a ser un fantasma, desaparecido, que de golpe estaba en Brasil, en Entre Ríos o en Corrientes. Lo cierto es que estaba bien muerto y enterrado, y que el liderazgo de Chicho Grande subsistía indiscutible. Sin embargo, aquel imperio duraría poco, ya que el cerco policial para el gran jefe se estrechaba cada vez más; Galiffi opta por entregarse y es deportado.

ÁGATA GALIFFI

Es Ágata, la joven y bella hija de 21 años del ídolo caído la que pasa a heredar el imperio delincuencial de la familia. Ella ampliará el área criminal a otras provincias y a otros delitos como la prostitución, el lavado y falsificación de moneda, fuese nacional o extranjera.

Se convertirá en una líder implacable del crimen organizado, adquiriendo fama internacional, al punto de ser considerada por la Scotland Yard tan importante como el mismísimo Al Capone, aunque éste solo limitaba sus acciones a la ciudad de Chicago.

En su loca carrera hacia el cenit Ágata organiza una nueva banda, que se truncará al planear uno de los más arriesgados trabajos, cavar un túnel de 94 metros de largo en Tucumán para llegar el tesoro del Banco de la Provincia. Descubierta la maniobra, la joven es detenida y condenada a 13 años de prisión, pero por falta de una cárcel de mujeres en aquella provincia es confinada en el Hospital de Alienados, recluida en una pequeña celda de un metro por dos, con barrotes recubiertos con alambre tejido. Una verdadera jaula en la que permanecerá siete largos y penosos años.

Ya en libertad, en 1948, se aparta de su vida mafiosa y se ve obligada a trabajar como camarera en un bar. La gran fortuna que había acaudalado durante sus años dorados de delincuencia había sido dilapidada por sus parientes, que aprovecharon sus años de encierro.

Padre e hija fueron dos verdaderos mitos de la telaraña delincuencial, típica de una época de la historia.

LA MAFIA EN EL CINE Y EN LA LITERATURA

En su film de 1972, “La mafia”, Leopoldo Torre Nilsson recreará aquella trilogía Galiffi-Marrone-Ágata con un gran elenco encabezado por Alfredo Alcón, Thelma Biral, José Slavin y China Zorrilla.

Esther Goris, por su parte, publicó La flor de la mafia, una novela basada en la vida de Ágata.

LA FAMILIA GALIFFI Y CARLOS GARDEL

Circuló una versión, no confirmada, de una supuesta relación del Zorzal con Chicho Grande en el año 1914, durante un viaje a Rosario. También se esparció el rumor de un romance con Ágata, del que habría nacido una niña, Julia, y que habría sido separada de su madre por Chicho Grande, que desaprobaba la relación. Se especulaba también que de allí surge el carácter sombrío de Ágata, que debió sufrir en silencio la muerte de Gardel el 24 de junio de 1935.

Todo un tema escabroso y de difícil confirmación.

Miguel Eugenio Germino

Fuentes:

-Entonces Mujer, Todo es Historia, nº 220. agosto de 1985.

-Goris Esther, Agata Galiffi - La Flor de la Mafia , Sudamericana, 1999.

-http://blogsdelagente.com/giu-nastasis/tag/don-chicho-grande/?doing_wp_cron

-http://museodeituzaingo.blogspot.com/2008/03/delincuentes-clebres-en-

-http://www.hemerotecadigital.com.ar/diario/16301/?page=1

-http://www.mdzol.com/mdz/nota/230495

-http://www.taringa.net/posts/info/3135651/Porque-la-llaman-la-Chicago-Argentina

ituzaing.htm

8 comentarios:

Susana Yáñez Latorre. dijo...

Agata veìa a Montevideo, al stud La Giralda cuando cantaba Gardel. Tengo las versiones de mi padre que la conociò. Ella, cuando el era un niño le dio por cuidar el auto frente al stud mencionado, una propina diez veces mayor al sueldo que ganaba mi abuelo en el mes.

Anónimo dijo...

Soy Agustin Galife mi abuelo se llama Juan Galife y su hermano Cayetano Galifi cuando mi abuelo nacio en el registro civil se equivocaron al escribirlo y mi abuelo es el unico de 4 hermanos que tiene el apellido Galife y estoy orgulloso de serlo!...

Julián Samburgo dijo...

El hermano de mi bisabuelo era Simón Samburgo,¿ me podrian concretar algo más el papel que jugo en la mafia?
Gracias y saludos.

Miguel Eugenio Germino dijo...

Para Juan Samburgo: No tenemos ese dato que ud. busca Saludos

Miguel Germino

Unknown dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
vanesa alejandra fernandez dijo...

Mis hijos son galifi ,el papá de mis hijos juan estanislao galifi era el sobrino de agatha ,ya que está tenia un hermano llamado juan galifi ,quien era el papá del padre de mis hijos ,nunca cuentan que la agatha tenia un hermano decente y humilde ,el hermano de agatha galifi ,es el abuelo de mis hijos obviamente ya muerto ,el padre de mis hijos osea el sobrino de agatha ,ya fallecido también y mucho mayor que yo siempre me contaba la historia de la flia galifi ,amplie el comentario anterior gracias

vanesa alejandra fernandez dijo...

Y nose por que escriben galiffi ,con doble f ,ya que es con una f ,cuando esther goris escribio el libro de agatha ,el padre de mis hijos juan galifi ,le iba a iniciar una demanda ya que lo que escribió esther goris era todo mentira ,pero como esta no lo nombraba al padre de mis hijos la reunión con esta señora quedo en la nada .

vanesa alejandra fernandez dijo...

Mis hijos son galifi ,el papá de mis hijos juan estanislao galifi era el sobrino de agatha ,ya que está tenia un hermano llamado juan galifi ,quien era el papá del padre de mis hijos ,nunca cuentan que la agatha tenia un hermano decente y humilde ,el hermano de agatha galifi ,es el abuelo de mis hijos obviamente ya muerto ,el padre de mis hijos osea el sobrino de agatha ,ya fallecido también y mucho mayor que yo siempre me contaba la historia de la flia galifi ,amplie el comentario anterior gracias