martes, 4 de octubre de 2011

JOSE RICARDO


La guitarra como amada y eterna compañera


José Ricardo, apodado “el Negro”, es considerado el máximo exponente de la guitarra criolla popular. Fue un músico de significativa trayectoria y el primer guitarrista de Carlos Gardel. Nació el 19 de marzo de 1888 en el barrio de Balvanera, donde cursó los estudios primarios y comenzó el oficio de mecánico, que abandonó rápidamente para dedicarse a su vocación artística. Si bien nunca estudió música, gracias a su intuición y su fino oído, alcanzó a dominar completamente el instrumento. Se inició en reuniones familiares, en agrupaciones criollas, y con el tiempo se animó a tocar en cafés, boliches, salas de baile, ruedas de guitarristas y acompañando a payadores como el uruguayo Juan Eugenio Sallot. Posteriormente, integró la orquesta que animaba los bailes en una academia ubicada en Thames y Corrientes, donde tenía como compañero a Osvaldo Fresedo.

Logró su entrada a la popularidad en 1915 al vincularse con Gardel y José Razzano. En noviembre de ese año debutó en el Teatro San Martín la “Compañía Tradicionalista Argentina”, bajo la dirección de José González Castillo y Elías Alippi, que presentaba con un gran elenco el drama criollo Juan Moreira. Participaron 20 guitarristas, con Ricardo en la primera guitarra y Horacio Pettorossi en la segunda. El dúo de cantores mencionado, que estaba presenciando el espectáculo, reparó en las condiciones de Ricardo y, una vez finalizada la temporada teatral, decidió incorporarlo como acompañante permanente.

Comenzaron a grabar en el sello Odeón el 9 de abril de 1917. El primer tema fue Cantar eterno, con letra y música de Ángel Villoldo; en adelante “el Negro” fue el único guitarrista de Gardel-Razzano hasta el segundo semestre de 1921, cuando se sumó Guillermo Barbieri. En septiembre de 1925, al estar Razzano afectado por una afonía, José Ricardo pasó a ser el primer guitarrista de Gardel. A su vez, entre 1925 y 1926, durante una gira por España, fue el único acompañante, pues Barbieri no viajó. Reincorporado éste al regreso, en julio de 1928 el dúo de guitarristas se transformó en terceto, al incorporarse José María Aguilar. El magnífico sonido y ajuste de los tres ejecutantes en esa época puede apreciarse en una serie de registros instrumentales efectuados bajo el título “Trío de guitarras Ricardo-Barbieri-Aguilar”, nunca reeditados.

Casi todas sus composiciones fueron interpretadas por Gardel y Razzano. Dentro de su profusa obra, merecen destacarse los tangos Margot –con Gardel y letra de Celedonio Flores–; Resignate hermano, en colaboración con Barbieri y José Rial; Campanas del recuerdo; Mejor no recordar; Siga la farra; Bailá negrita, y Vecinita. También compuso la milonga Un bailongo; los estilos Pobre gallo bataraz y Mi palomar; la cueca Mi caballo y mi mujer; la zamba Campanitas; la canción Pregúntaselo a ella; el gato Con los ojos del alma; el fado Mi bien querido; el triste Triste entrerriano; los valses Azul del éter y Nació mi amor, y las tonadas Si yo la quise y Ya viene la primavera. Asimismo, escribió las letras de dos de esos temas: Campanitas y Un bailongo. Más allá de su labor junto al dúo, empezó a ser valorado a nivel individual e iba concitando cada vez mayores elogios. En 1928, cuando Gardel se presentó en el dancing Florida de París, se lució junto a Barbieri y Aguilar- ejecutando algunos temas instrumentales.

Después de 13 años, el 26 de mayo de 1929, Ricardo se desvinculó de Gardel, abruptamente, tras actuar en el Teatro Avenida de Madrid. Se debió a las divergencias que mantenía con Aguilar por su exceso de protagonismo. De regreso a Buenos Aires, con su fama cimentada con el “Zorzal”, continuó su carrera acompañando a diversos cantores, solo o junto a su hermano menor Rafael, conocido como “Bronce”. La primera cancionista que secundó fue Amanda Ledesma en 1929; luego acompañó a Anita Palmero. En 1930, con su hermano y el guitarrista Oscar Alonso, trabajaron con el binomio Néstor Feria y Teófilo Ibáñez, y el cantor Juan Carlos Marambio Catán. Hacia 1932 su trayectoria prosiguió en España. Realizó algunas grabaciones instrumentales con su hermano y –bajo el nombre “Los Hermanos Ricardo” – ambos actuaron junto a varios cantantes, como Lucy Clory, Maruja Gil Quesada, Rafael Jaimez y Tani Zerja. De España partieron en gira por Francia, Italia, Grecia, Turquía, Bulgaria, Egipto y Suiza para finalmente radicarse en París, en 1935. Allí, el guitarrista se presentó como artista principal en "La Cabaña Cubana", que era el centro de reunión de los latinoamericanos en la capital francesa. También acompañó a la cantante y vedette española Julia Reyes.

En 1937 se enfermó y se embarcó en Burdeos para retornar a Buenos Aires, pero falleció a bordo del vapor Massilia el 2 de mayo de ese año.

Laura Brosio

1 comentario:

Carlitox dijo...

Mi nombre es Carlos, soy bisnieto del "negro" Ricardo, buscando información sobre mi bisabuelo di con este blog, agradezco muchisimo la información y el reconocimiento a su obra. En nuestra famuilia siempre l recordamos, pero no tenemos mayo información sobre su vida, la info aportada me sirvió mucho, gracias.