miércoles, 2 de enero de 2013

EL SAGRADO CORAZÓN DE ALMAGRO



INSTITUTO DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

ANTIGUA FOTO DEL INSTITUTO



El Instituto Confesional Católico del Sagrado Corazón de Jesús tuvo su origen en Francia. Llega a nuestras costas para fundar, el 25 de mayo de 1884, un pensionado educativo de niñas que se instala en una vieja casona de las calles Riobamba y Tucumán, al que asistieron inicialmente 24 pupilas.
La devoción que glorifica al “Sagrado Corazón de Jesús” fue fundada en el año 1800 por la religiosa Magdalena Sofía Barat.
Alentada por el canónigo Fortunato Marchi, de la parroquia de San Juan Evangelista, ubicada en Olavarría y Martín Rodríguez (La Boca), el Instituto obtiene algunas donaciones y, facilitadas por el bajo costo de las tierras en las afueras de la ciudad, compra tres manzanas correspondientes a la quinta del litógrafo Gregorio Ibarra. Dicha propiedad abarcaba 12 hectáreas entre las calles Gowland (hoy Av. La Plata), Artes y Oficios (hoy Quintino Bocayuva), Venezuela y Victoria (hoy Hipólito Yrigoyen).
Las tres manzanas se hallaban comprendidas entre las actuales calles Venezuela, Av. La Plata, Muñiz e Hipólito Yrigoyen y abarcaban aproximadamente 20.000 metros cuadrados. Allí levantan el nuevo edificio, en el que el arquitecto Heinrich diseñó en 1896 la importante capilla que perdura hasta la actualidad en el interior del Instituto. El predio poseía un hermoso parque arbolado de añosas especies.
En 1901 inauguran el colegio primario sobre Av. La Plata 82. A él asistirán 150 niñas, por entonces la institución alberga además 120 pupilas en la edificación con frente sobre la calle Hipólito Yrigoyen 4350.
En ese tiempo no existían opciones de educación pública oficial, solo se hallaba la cobertura religiosa, especialmente para las jovencitas. Entre los centros de educación estaban Jesús Sacramentado, María Auxiliadora y Artes y Oficios, estas dos últimas de los sacerdotes salesianos.
Con la apertura de la calle Quito, la Congregación comenzó la venta de lotes de la manzana entre Quito y Venezuela. En 1936 donan el terreno de la esquina de Av. La Plata y Venezuela, donde se levantará la Parroquia de Santa María, un edificio de estilo neoclásico con ladrillos a la vista, similar al de la Iglesia del Tránsito, de la calle Perón 3329, ambas por decreto del Arzobispo de Bs. As. Cardenal Santiago Luis Copello.
Al principio los planes de estudio del nivel primario se adecuaban a la enseñanza oficial, en cambio los secundarios perseguían un programa propio, como base una formación teológica. En el año 1937 el Colegio es incorporado a la enseñanza oficial con la apertura de cursos de magisterio y bachillerato.
A partir del decreto 18.411, del año 1943, las escuelas privadas, especialmente las de orientación religiosa, comienzan a recibir subsidios del Estado en todos los niveles. Y el Instituto no será una excepción, recibió del GCABA, en al año 2012, $1.100.000.
El Gobierno local destinó en 2012, la suma de 1.332.869.952 pesos para subsidiar las escuelas privadas, porcentaje que representa el 17% del total del presupuesto de educación.
En el año 1958 (durante la crisis de la “Enseñanza; Laica o Libre”) el gobierno de Arturo Frondizi reglamentará el art. 28 del decreto 6.403/55, promovido por el ministro Atilio Dell'Oro Maini, de orientación católico-conservador, que autoriza la emisión de títulos oficiales a las universidades privadas. Fue éste un decreto correspondiente a la dictadura de la llamada “Revolución Libertadora”.
En el año 1955, el Instituto construye nuevas instalaciones para el colegio primario barrial, estos son el gimnasio, el salón de actos, los dormitorios para pensionado de alumnas de nivel secundario y, en 1959, inauguran la pileta de natación. La construcción de estas instalaciones fue financiada con la venta y alquiler de nuevos lotes, sobre la esquina de Av. La Plata.
Entre 1962 y 1965 y en concordancia con el Concilio Vaticano II, promovido por los Papas Juan XXIII y Pablo VI, se produjeron profundos cambios en la iglesia católica mundial, y en nuestro país repercuten en este Instituto educativo de Almagro, acorde a los rumbos que estaba tomando la Iglesia, aunque luego contenidas tras la muerte de Juan Pablo II en 1978.
Recién en el año 1975 se establece en el nivel primario del Sagrado Corazón la instrucción mixta, hasta entonces exclusiva para niñas, cuando el alumnado alcanza 1.230 bajo la asistencia de 300 profesores.
En 1997 se habilita el laboratorio de investigaciones y la sección informática, convirtiéndose la biblioteca del establecimiento en un centro de documentación informatizado de niveles avanzados. Se procedió entonces a rebautizarla con el nombre de Manuel Ugarte, en recordatorio del escritor, político y revolucionario argentino (autor de 40 títulos), que luchó permanentemente contra la dependencia y a favor de una América vigorizada como “Estados Unidos del Sur”.
En 1998 se abren cursos de inglés; al año siguiente las obras de las flamantes edificaciones para el nivel secundario. Con los años, esta institución educativa se convirtió en un centro de avanzada, con la particularidad de que siempre se mantuvo fiel a su método histórico según el lema: “Amor y alegría entre educandos y maestros”.
Hoy alberga a más de 2.500 alumnos y 400 profesores, distribuidos en los niveles inicial, primario, secundario y terciario.

VISTA AEREA DEL ANTIGUO EDIFIICIO


MAGDALENA SOFÍA BARAT

Detrás de cada institución de carácter religioso, se destaca siempre la mano de una protagonista individual y carismática, como en el caso del Instituto Sagrado Corazón de Jesús del barrio de Almagro.
Magdalena, fundadora de la orden del Sagrado Corazón de Jesús en el año 1800, nació en Joigny, Departamento de Yonne (Francia), el 12 de diciembre de 1779. De origen campesino, su padre pertenecía a la pequeña burguesía rural y se hallaba ligado a los viñedos y al bosque.
Transcurrió su infancia en la nueva Francia, la que amanecía al calor de la Revolución Francesa de 1789 y a los principios de libertad, igualdad y fraternidad. Aquella transformación perturbó a la familia Barat, cuando la Santa Sede condena la nueva legislación transformadora, lo que produce un cortocircuito con el nuevo régimen.

MAGDALENA SOFÍA BARAT

De joven, Magdalena, la tercera de sus tres hermanos, recibió la influencia de Luis, el mayor, que se convirtió en su tutor y maestro al ejercer un efecto decisivo en su vida. Éste, siendo ya sacerdote y profesor de Seminario, la inició en los estudios clásicos. Aprendió griego y latín, historia, literatura y adquirió un profundo conocimiento de las Sagradas Escrituras. Tuvo una formación poco común en las mujeres de su época y ambiente social.
Durante la Revolución, Luis, que había prestado juramento al Rey, se ve obligado a pasar a la clandestinidad, le confiscan sus bienes, lo llevan preso y se salvó apenas de morir guillotinado. Esta situación marcó a Magdalena de un modo negativo durante toda su vida, al punto que, confesaría ya adulta, que cuando escuchaba La Marsellesa temblaba.
De regreso a casa desde el exilio, Luis decide llevar a su hermana a París para continuar con su educación. Por sobre las contingencias políticas adversas a su familia, prima en Magdalena la devoción al nuevo culto, el que alentada por el padre José Varin, desde el instituto femenino de vida religiosa, llamado “Dilette di Gesú”, consagra el 21 de noviembre de 1800 su fe, dedicándose principalmente a la organización de colegios y a la instrucción, hasta extenderse hacia los Estados Unidos, México, Chile, Brasil, Uruguay, Paraguay y Argentina.
Se organizarán en “provincias”, con maestros que se denominan “provinciales”, un cargo equivalente al de rector, decano, superior.
Magdalena muere el 25 de mayo de 1865 a los 85 años, habiendo consagrado toda su vida a la sociedad que formó.
Fue beatificada el 24 de mayo de 1908 y canonizada el 24 de mayo de 1925. La festividad del Sagrado Corazón de Jesús se celebra todos los 25 de mayo, el día de su muerte.

Miguel Eugenio Germino



Fuentes:
-Sidoli, Osvaldo Carlos, El Barrio de la Veleta – (Caballito), Junta Histórica de Caballito, 1994.
-Granelli, Omar Pedro, Almagro en el intento, Del autor, 1999.
-Trueba, Carlos Manuel, Almagro el pasado que perdura, Fundación Boston, 1989.
-http://www.sagrado.edu.ar/






No hay comentarios: