martes, 14 de abril de 2015

EDUARDO GALEANO



 
EDUARDO GALEANO - 1940 - 2015


Periodista, escritor y también poeta uruguayo lo que equivale a decir igualmente latinoamericano, quién con sus “Venas Abiertas…” le supo abrir la cabeza a muchos, a tantos  que hoy le agradecen por haberlos despertado del largo letargo de adormilamiento ideológico.

Se nos fue, pero dejó junto a sus obras impregnadas de fina y sutil belleza, además de un inocultable compromiso, una lección de historia humana que se proyecta hacia el futuro, hacia las nuevas generaciones.

Todo un ídolo de la literatura y un ejemplo de vida investigativa y observadora de una realidad sociológica difícil de apreciar a simple vista, pero de una profundidad incomparable.

Él Eduardo que se nos escabulló en los vericuetos de la vida y la muerte continuará junto a nosotros guiándonos con su claridad de síntesis y de ideales.

¡salud hermano!   




 LOS NADIES





 Sueñan las pulgas con comprarse un perro y sueñan los

nadies con salir de pobres, que algún mágico día llueva de pronto

la buena suerte, que llueva a cántaros la buena suerte; pero la

buena suerte no llueve ayer, ni hoy, ni mañana, ni nunca, ni en

lloviznita cae del cielo la buena suerte, por mucho que los na-

dies la llamen y aunque les pique la mano izquierda, o se le-

vanten con el pie derecho, o empiecen el año cambiando de

escoba.

Los nadies: los hijos de nadie, los dueños de nada.

Los nadies: los ningunos, los ninguneados, corriendo la

Liebre, muriendo la vida, jodidos, rejodidos:

Que no son, aunque sean.

Que no hablan idiomas, sino dialectos.

Que no hacen arte, sino artesanía.

Que no practican cultura, sino folklore.

Que no son seres humanos, sino recursos humanos.

Que no tienen cara, sino brazos.

Que no tienen nombre, sino número.

Que no figuran en la historia universal, sino en la crónica

Roja de la prensa local.

Los nadies, que cuestan menos que la bala que los mata.




Eduardo Galeano 
DEL LIBRO DE LOS ABRAZOS: 1989





LOS FUEGOS

“Un hombre del pueblo de Neguá, en la costa de Colombia, pudo subir al alto cielo.
A la vuelta, contó. Dijo que había contemplado, desde allá arriba, la vida humana. Y dijo que somos un mar de fueguitos.
El mundo es eso —reveló—. Un montón de gente, un mar de fueguitos.
Cada persona brilla con luz propia entre todas las demás.
No hay dos fuegos iguales. Hay fuegos grandes y fuegos chicos y fuegos de todos los colores. Hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento, y gente de fuego loco, que llena el aire de chispas. Algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman; pero otros arden la vida con tantas ganas que no se puede mirarlos sin parpadear, y quien se acerca, se enciende.

EDUARDO GALEANO
DEL LIBRO DE LOS ABRAZOS  1989


ver video clic abajo

video
 



video


 









No hay comentarios: