viernes, 11 de noviembre de 2016

EL TRIUNFO DE DONALD TRUMP




UN MODESTO APORTE A ESCLARECER EL PORQUE DEL TRIUNFO DE DONALD TRUMP EN  LOS EEUU


DONALD TRUM

 El mundo que poco, demasiado poco, se conmovió por las masacres en Siria en Afganistán, en Irak, en un pequeño país llamado “Yemen”, ignorado por millones de almas, que viven en la ignorancia política, hoy se encuentran alarmados por el resultado de las elecciones en los EEUU  con el triunfo ¿inesperado? de Donald Trump.
                        Aquel inmenso mundo en el que viven muchos ignorantes políticos hoy se inquieta por el triunfo de Donald John Trump  un empresario de 70 años sobrevenido a político además  personalidad mediática y figura histriónica, sin  admitir que era una posibilidad más que probable su triunfo, se puede decir que no fue tal vez un batacazo, sino casi un triunfo no anunciado  a contrapelo de todos los medios y de casi todas la encuestas.

                    ¿Qué pasó entonces? 

                    Analizaba, CFK, sobre el tema; “…Ganó alguien que emergió de la crisis de representación política desatada a partir de la aplicación de políticas económicas neoliberales del Consenso de Washington…los americanos votaron principalmente romper con un modelo económico que les  quitó el trabajo y su casa…”
                   El pueblo norteamericano, (del que votó apenas el 50%) se expresó en contra de un sistema, que  no lo representaba y no llenaba sus expectativas de éxito. Lo que ocurrirá  estará por verse y será el tiempo y la historia los que determinen el futuro, y claro está, la reacción de un pueblo que nunca pudo llegar a ver plasmado su “Sueño Americano” (igualdad de oportunidades en libertad…), por el que viene bregando desde 1931.



ARTHUR MILLER


Se culpa tanto en EEUU, como en Europa a la y hasta en Argentina a la  ola de “inmigrantes ilegales” que hoy se desplazan a lo largo de todo el planeta, en busca de una vida mínimamente más respetable que su tierra natal en crisis, es vista como una amenaza.

 Sin embargo esta nueva inmigración  es similar a la que en otros tiempos  fueron  los europeos venidos a éstas tierras para “hacer la América”, y también  aquellos inmigrantes ilegales que llegados a las costas de los hoy EEUU, a partir de 1614, como peregrinos arribados en el barco Mayflower, que traian su Dios, él que les marcaba señales de “éxito en el trabajo”, tema que estudió y volcó en su obra Arthur Miller (1915-2005).
Tarde es para ahora llorar sobre la leche derramada, si es que se ha derramado leche, y al día de hoy: ¡a lo hecho: pecho!, y a revisar las caducas políticas neoliberales que se fueron imponiendo en el mundo y en América desde hace decenas de años, y actualmente de la propia mano de Barack Obama, del FMI, y de las multinacionales.

                    En estas latitudes las sufrieron los pueblos de Brasil con  Michel Temer, de Paraguay con Horacio Cartes  y de Argentina con Mauricio Macri.

Por ello deben ser los pueblos de nuestros países latinoamericanos los protagonistas, para escribir sus propias páginas de la historia futuras.

Todos aquellos desesperados que hoy se asombran, allá en EEUU, en el mundo y en nuestra América Latina, gozan del mal privilegio de considerarse incultos políticos, de no haber y no saber analizar un tiempo político en que se vive.



 Eugen Berthold Friedrich Brecht


Se debe volver necesariamente a Eugen Berthold Friedrich Brecht, 1898-1956, el dramaturgo y poeta alemán, uno de los más influyentes del siglo XX, que analiza el tema, sin anestesia:  



“El peor analfabeto
es el analfabeto político.
No oye, no habla,
ni participa en los acontecimientos políticos.
No sabe que el costo de la vida,
el precio del pan, del pescado, de la harina,
del alquiler, de los zapatos o las medicinas
dependen de las decisiones políticas.
El analfabeto político
es tan burro, que se enorgullece
e hincha el pecho diciendo
que odia la política.
No sabe, el imbécil, que,
de su ignorancia política
nace la prostituta,
el menor abandonado,
y el peor de todos los bandidos,
que es el político trapacero,
granuja, corrupto y servil
de las empresas nacionales

y multinacionales”  




MIGUEL EUGENIO GERMINO
11.11.2016