jueves, 1 de septiembre de 2011

PERIÓDICO PRIMERA PÁGINA


EDITORIAL 199 SEPTIEMBRE DE 2011

NÚMERO ESPECIAL 18º ANIVERSARIO

Hace 18 años que PRIMERA PÁGINA viene insistiendo en la liberación de nuestro país de los dictados internacionales que siempre lo sojuzgaron, de la mano de Menem, que aceleró la dependencia y el remate de las empresas nacionales, y de De la Rúa y Duhalde, que continuaron con dicha política de sometimiento.

Hoy una nueva crisis internacional, localizada en el hemisferio norte, pretende salpicar ─como lo hizo cíclicamente─ al hemisferio sur, sobre todo a América Latina. Pero como demasiada agua pasó bajo los puentes, los pueblos del sur, acompañados en muchos casos por sus gobiernos, generaron anticuerpos de defensa.

¿De qué antitoxinas se trata? Una de ellas, la principal, es el mayor grado de conciencia colectiva de romper con la dependencia, un corset que viene ahogando a su gente: después de la emancipación del Imperio Español vino el yugo inglés y después el norteamericano.

La otra autodefensa está constituida por los organismos regionales de integración y protección que crearon pueblos y gobiernos de la zona para terminar con el sometimiento económico, que se suma al político y aun al cultural, a saber: el MERCOSUR, la UNASUR, el Banco del Sur, la CELAC y el ALBA (a este último aún no adhirió la Argentina).

Hoy se reconoce el peligro de importar a la región la crisis global del norte, y para ello se acaba de realizar en nuestro país la Cumbre de Ministros de América Latina, para enfrentar todo posible contagio a nuestros países, que precisamente se están liberando de los nefastos FMI y Banco Mundial, cuyo accionar ya conocemos, a nuestro pesar. Para ello se dará prioridad al comercio interregional, al uso de las monedas locales y a convertir al Banco del Sur en el sustituto ─democrático y al servicio de los ciudadanos─ de aquellos organismos mencionados; un banco de asistencia crediticia regional, en el que se depositen las reservas de todos los países del Cono Sur. Se trata de una aspiración cada día más cercana, un cambio cualitativo que nos permitirá ahuyentar a los buitres del capital financiero internacional especulativo.

Paraguay es un nuevo miembro de la UNASUR, y en Argentina la Cámara de Diputados ratifica el ingreso a dicho Banco del Sur.

Mientras Latinoamérica avanza hacia la integración y la liberación del yugo del dólar, el Norte se debate en una crisis de difícil pronóstico, con sus pueblos enardecidos resistiendo el ajuste, la desocupación y la reducción salarial. Grecia, España, Portugal, Inglaterra, Italia, son los primeros en reaccionar, pero hay otros probables en la larga lista, que los Estados Unidos pueden pasar a engrosar más temprano que tarde.

La región debe blindarse, cubrirse, protegerse de aquellos males. Es la oportunidad de terminar de una vez y para siempre con la dependencia, de avanzar hacia el histórico proyecto de una Federación de Estados de América del Sur, frustrada en los años emancipadores de 1810.

Con la energía y la voluntad de todos ¡se puede y se debe!

Hasta la Próxima