martes, 3 de junio de 2014

EL PAMI




¿QUIEN CONTROLA A LOS PRESTADORES DEL PAMI?

Denuncia: Quien por desgracia deba atender a un ser querido gravemente enfermo, debe pasar por un vía crucis difícil de comprender desde quienes tienen la obligación de velar por la salud pública eficiente, a tiempo y gratuita, como marca la ley.
Sin embargo, los médicos domiciliaros de urgencia del PAMI, dejan mucho que desear, ya que su eficiencia se encuentra lejos de contener a la familia del afectado, ya que ésta no sabe si el enfermo debe o no ser trasladado a una internación que le salve la vida.
A nadie le agradan las internaciones, pero cuando éstas son necesarias, debe ser el médico el que deba actuar con rapidez y eficiencia.
Una vez resuelta la internación sobrevienen nuevos inconvenientes, algunos por trámites burocráticos que debieran ser resueltos administrativamente y no recargando al familiar del enfermo, ya estresado por la difícil situación.
El caso es el de mi madre, que luego de estar postrada varios meses, fue finalmente derivada a un centro de internación y le tocó el Hospital Español. De entrada no querían internarla por no tener el último recibo de pensión. (Es de destacar que no pudo cobrar los últimos meses, dado que no pude realizar los trámites de apoderado). Además, el hospital cuestionaba la antigüedad de la credencial, que venía usando desde hacía meses sin inconvenientes.
Así fue que me obligaron a suscribir un pagaré por $ 20.000, caso contrario no la internaban, ya que según dijeron ellos cobran $ 3.000 diarios.
Dada la tardía internación, mi madre fallece el 10 de abril, dos días después de ser ingresada en el Hospital.
A la semana de su muerte, recibo en mi domicilio la intimación de un abogado del Hospital reclamando el pago de los $ 20.000, lo que originó un nuevo trámite, más papeleo y una acalorada discusión, tras la cual accedieron a romper el pagaré, que por otra parte no tenía fecha de vencimiento.
Todo lo ocurrido es una enorme irregularidad, debido a que nadie controla a los prestadores del PAMI, y éstos cometen atropellos contra quienes se encuentran en un momento delicado.
¿Quién tiene la obligación de bregar para que estos inconvenientes no se cometan impunemente? ¿Quiénes deben controlar a los médicos y a las Clínicas de internación? ¿Por qué se evitan las internaciones hasta el final, cuando ya es tarde para la vida de la víctima? ¿Quién determina la urgencia o no de la internación?, o acaso cuando ésta ocurre ya es tarde, como en el caso de mi madre.
Como argentino y usuario de un servicio garantizado por la Constitución, creo que merezco una respuesta.

                                                           Jorge Luis Vasconi

1 comentario:

Amelia Aideinstein dijo...

PAMI tiene muchos beneficios, el tema es que para poder utilizarlos el jubilado debe estar en óptimas condiciones o tener una persona se haga cargo de hacer todos los trámites necesarios.
Aparte es obligatorio tener el último recibo de cobro y actualizada la afiliación .
Teniendo todo en orden no suceden estos inconvenientes.