Entrada destacada

PRIMERA PAGINA Nº 265 - JULIO DE 2017

jueves, 2 de junio de 2016

CARLOS GARDEL



1935 - 24 de junio - 2016
LO LLAMABAN “EL MOROCHO del ABASTO“


 CON ROSITA MORENO EN UNA ESCENA DE "EL DIA QUE ME QUIERAS"


Han pasado 81 años en que el fatídico destino quiso que en Medellín, Colombia, se produjera un accidente de aviación que costara la vida, entre muchos otros más, del cantor, de origen francés, nacido el 11 de diciembre de 1890 en Toulouse, y llegado a nuestra patria, junto a su madre, doña Bherta y cuyo nombre real era Charles Romuald Gardés (apellido materno) por ser hijo de padre que no le otorgó el suyo.
La llegada a la Argentina fue en 1893, por lo que fue más argentino y rioplatense que francés, y así fue creciendo, estudiando y buena parte de su infancia la vivió en las inmediaciones del recordado Mercado de Abasto, donde junto a los laburantes changarines, hizo conocer su voz con canciones criollas. Su reducto inicial fue en el Café O’Rondeman, de los hermanos Traverso. Apenas rasgaba la guitarra (cosa que siempre hizo durante toda su carrera) porque, con el tiempo, demostró que sólo con su voz maravillosa alcanzaba.
Después de grabar, en 1912, para el sello Columbia 15 temas y habiendo firmado un contrato especificando que por cinco años no podía realizar más grabaciones en otro sello, comenzó  junto a Martino giras por el interior del país, al tiempo se les unió José Razzano y continuaron con el trío hasta la llegada de Salinas formando así un cuarteto. Toda esa vida de cantores no fue muy exitosa, pero siguieron adelante hasta que se forma el dúo Gardel - Razzano, que hizo su trayectoria hasta que al “Oriental” como se lo llamaba a Razzano, su garganta no le permitió seguir acompañándolo.
Ya en 1917 logró un paso importante en su vida, grabó lo que sería el nacimiento del tango canción, con el nombre de “Mi noche triste”.

EN LA PELICULA "TANGO BAR"

Continuó con giras y actuaciones en Buenos Aires y diversos lugares del país, así llegó el año 1930 cuando Irineo Leguisamo le propuso, junto a Francisco Canaro y al actor del cine mudo Eduardo Morera, filmar lo que se denominó  encuadre de canciones, es decir el nacimiento del video clip. Entre octubre y noviembre de ese año se filmaron en un galpón de la calle México 832 un total de 10 grabaciones, dando de esta forma nacimiento al cine sonoro argentino. Todavía se puede apreciar ese trabajo y algo que, para quienes admiramos al gran cantor, es un documento fílmico emocionante. En 1931 filmó su primer largometraje, “Las luces de Buenos Aires”, en Joinville, Francia, junto a destacados artistas argentinos de la época, como Gloria Guzmán, Sofía Bozán, Vicente Padula y Pedro Quartucci, entre otros. En este film cantó el recordado tango “Tomo y obligo”; al ser exhibida la película en Buenos Aires, la gente pedía rebobinarla para escucharlo otra vez.
Volvió al país y después de actuaciones y grabaciones en variados lugares, viajó nuevamente a su Francia natal, para filmar: “Espérame”, “La casa es seria” y “Melodía de Arrabal” (todas en 1932) . En 1933 realizó presentaciones y actuaciones artísticas en nuestro país y en octubre viajó a Montevideo, para actuar y allí se produjo, por segunda vez, el contacto con el fotógrafo Don José María Silva, que a la postre sería denominado “El fotógrafo de Gardel”, ya que logró tomas fotográficas que quedaron en la historia.
Llegó el 7 de noviembre de 1933 y partió a Estados Unidos, previa escala en Barcelona y luego a París. De allí fue a visitar a su madre a Toulouse, que estaba radicada con su familia mientras duraba la gira que iba a realizar su hijo. Fue a EE.UU. con el fin de cumplir con los compromisos ya firmados para realizar varios films. Ellos fueron: “Cuesta abajo”, “El tango en Broadway” (entre película y película interpreta dos canciones: “Apure delantero buey” y “Amargura”, junto a intérpretes de la talla de Bing Crosby, Los Niños Cantones de Viena, Ray Noble, entre otros, que resultó ser una “presentación” de la Paramount para que sean conocidos sus artistas). En enero de 1935 filmó “El día que me quieras”, según sus propias palabras (grabadas en un disco) fue la película que quiso de todo corazón. Y por último, ya en febrero de ese año filmó la que iba a ser su última actuación en el cine “Tango Bar”. Como ironía del destino, lo último que dice al finalizar la película es “por fin”.
La gira que iniciaba en Estados Unidos y que iba a abarcar Puerto Rico, Venezuela, Colombia, Panamá, Cuba y México, se truncó en Medellín el 24 de junio de 1935 a las 15,10. Los compañeros del viaje que lo siguieron hasta el fin fueron: Guillermo D. Barbieri (guitarrista), Alfredo Le Pera (poeta autor de las letras y películas), Celedonio Palacios (empresario chileno), Ernesto Samper Mendoza (piloto), Henry Swartz (empresario teatral), José Corpas Moreno (secretario personal), Willis Foster (radio operador), Alfonso Azzap (gerente) fallece a las pocas horas y 48 hs. después Ángel D. Riverol (guitarrista). 



Sobrevivieron: José María Aguilar (guitarrista) que falleció en 1951 en Bs. As en un accidente en la calle, José Plaja (profesor de inglés) y Grant Flynn, jefe de tráfico de la Aerolínea.
Estos 81 años pasados y recordados en esta nota son y están relacionados con el gran cantor, apodado: El Bronce que sonríe, El Mudo, El Maestro, El Mago, El Eterno, El Zorzal, pero que tuvo un sólo nombre que lo hizo famoso y lo sigue haciendo, dentro de nuestras fronteras y en buena parte de América y del mundo: se llamó Carlos Gardel.

 Héctor F. Rebasti
hectorrebasti@gmail.com










1 comentario:

Tito Palumbo dijo...

Apreciable nota con una breve biografía de Carlos Gardel en este mes en que se cumplen 81 años de la entrada del cantor, actor y compositor en el Parnaso de los Excelsos Artistas Populares. Un abrazo tanguero.