jueves, 2 de junio de 2016

EL ASILO DE HUERFANOS DE BALVANERA



EL ASILO DE HUERFANOS DE LA CALLE MÉXICO 2650

FRANTE DEL EDIFICIO DE MEXICO 2650 EN 1898




Hacia el año 1871, motivado por la epidemia de fiebre amarilla y la brutal Guerra del Paraguay (de la “Triple Alianza” o Triple Infamia), Buenos Aires debió enfrentar un problema adicional, la presencia de menores abandonados, producto de familias desestructuradas por estos flagelos, los niños deambulaban por las calles reducidos a un estado de mendicidad.

El barrio de Balvanera que constituía entonces uno de los bordes de la ciudad sería el sitio adecuado para iniciar la construcción de un gran asilo de dos manzanas de extensión que albergara a estas desdichadas víctimas inocentes de la desgraciada situación.

Para ello se eligió un amplio predio ubicado entre las calles Saavedra,xico, Jujuy e Independencia, que perteneciera a Adolfo Van Praet, uno de los directores del primer ferrocarril y padre de una de la presidenta de la Sociedad de Beneficencia, entidad que por entonces, a falta de una contención oficial, se ocupaba de asistir a los desamparados.

Antes, se había habilitado un Asilo de Niñas en una escuela de la Sociedad de Beneficencia, ubicada en la calle Piedad (hoy Bartolomé Mitre) esquina de Ombú (hoy Pasteur), que luego fue trasladado a la residencia Bollini.

A su vez el gobierno de la provincia, bajo la administración del Dr. Emilio Castro, nombró un Comité de cinco caballeros para atender a los varones desamparados. Se arrendó la vieja residencia de Guido en las calles Alsina y Virrey Cevallos, donde improvisaron otro asilo, mientras avanzara la construcción del edificio especial en la calle México. Los dos asilos continuaron funcionando por separado durante dos años hasta la terminación del nuevo edificio donde pasaron los internos de Guido y Bollini.

El traslado de los huérfanos fue complicado dado lo inaccesible de esta zona de arrabal y descampado. Al decir de Meyer Arana: "... una pesada lluvia que había caído desde la noche previa (...) había obligado a la suspensión de muchos entretenimientos (...) no impidió a las inspectoras intentar el viaje hacia el orfanato, para llegar al cual debían cruzar calles casi impasables, enormes pantanos y verdaderas lagunas (...) Sin embargo Dolores Pacheco y la Sra. Lavalle salieron para entretener a los huérfanos de la fiebre amarilla. El viaje fue terrible y penoso, la buena voluntad y la habilidad del conductor no pudieron evitar atascarse en el barro y tuvo que pedir varias veces ayuda para desencajar la berlina. Al fin llegaron, y atrás de ellas dos carruajes más se detuvieron en el asilo, la familia Klein con su pequeño hijo traían juguetes para los huérfanos (...) sus padres los estaban iniciando en el significado de la vida mediante un acto de caridad hacia los pobres (sic.) ..." 


INTERIOR Y FUENTE EN 1881


                         Este Asilo de Huérfanos será una de las varias instituciones que dependían de la Sociedad de Beneficencia, modelo en su género y en la época por la cantidad de internados, su organización y la eficiente formación en distintos oficios.

Hacia fines de la década de 1870 el Asilo albergaba niños y niñas huérfanos y para 1889 se instalaron varios talleres de Carpintería, Zapatería, Imprenta, Galvanoplastia, Fotografía y Sastrería.

En 1891 don Raúl Videla Dorna pidió autorización para costear las instalaciones destinadas a alumnos ciegos que se hallaban bajo la protección de la entidad benéfica, en un sector del predio.

La entrada de la instrucción primaria se hallaba sobre la calle México 2650, atravesando un zaguán que conducía al patio octogonal, con galerías sostenidas por columnas en cuyo centro se descubría una fuente construida en mármol de Carrara. De pie frente al patio, de espaldas a la calle México, sobre la mano derecha, estaba la capilla cuyo púlpito, tallado por finos ebanistas italianos, era una réplica exacta del que se encuentra en la Parroquia de San Cristóbal. Atravesando el espacio octogonal, se sucedían habitaciones, patios y galerías desembocando en un predio abierto con una gruta, dedicada a la Inmaculada Concepción, muy cerca de la frondosa sombra de un sauce llorón.

En la intersección de las calles México y Jujuy se hallaba el Hogar de Tránsito. Las habitaciones eran ocupadas por los jóvenes mayores de dieciséis años, a los que se les daba almuerzo y cena hasta que consiguieran cierta estabilidad laboral y pudieran independizarse.

En el ala sur, con entrada por la calle Saavedra 749, existía una placa de bronce donde se mencionaba a las damas de la Sociedad de Beneficencia de la Capital.

La beneficencia, era concebida como parte de la acción de un gobierno ausente en lo social. El capitalismo como idea empresaria buscaba el autofinanciamiento de las instituciones y la ubicación laboral plena de los sectores más carenciados de la sociedad, evitando “gastos” en lo social.

Prueba de ello era la cantidad de instituciones y pupilos dependientes de la beneficencia:



Casa de Huérfanas                                                       242

Hospital Nacional de Alienadas                            1.286

Hospital Rivadavia                                                        283

Asilo de Huérfanos                                                      591

Casa de Expósitos                                                      2.890

Hospital de Niños                                                         168

Consultorio Oftalmológico                                             7

Total asilados y enfermos atendidos                 5.467



En el Asilo se impartían cinco grados de enseñanza elemental para niños y niñas por separado, los que rendían examen ante representantes del Consejo Escolar que eran detallados exhaustivamente en los informes. También se desarrollaban talleres muy actualizados para la época.

La Sra. Albina Van Praet de Sala, presidenta de la Sociedad en 1899 dice en un informe que "En el Asilo de Huérfanos se ha instalado el alumbrado eléctrico, por sus propios medios, y llevado a cabo por los alumnos que se dedican al estudio de la electricidad pudiendo ya en este ramo demostrar sus competentes servicios fuera del establecimiento".

La producción interna, en algunos rubros competía satisfactoriamente con actividades privadas, entre ellos los talleres gráficos. También la panadería proveía a las necesidades del asilo, produciendo un saldo que se comercializaba en todas las instituciones asistenciales oficiales.

La documentación gráfica fue otro producto del trabajo realizado por los alumnos del taller de fotografía, entre los que se deben destacar los de carácter científico realizados sobre preparados anatomopatológicos, intervenciones quirúrgicas, enfermedades, etc., por encargo de los hospitales públicos de la ciudad.

En otro informe se sostiene que "la enseñanza profesional en los talleres es eminentemente práctica; los alumnos adelantados están en condiciones de ejecutar una obra completa de su ramo, los principiantes son auxiliares de los maestros y oficiales iniciándose con la observación y la práctica de trabajos sencillos. "

Se encontraron algunos aspectos de la formación que llaman la atención, entre los que se destaca la importante educación musical que recibían. Poseían una banda integrada por cincuenta y dos alumnos que era invitada a participar en muchas celebraciones oficiales.

Por ejemplo, en los aniversarios de Rivadavia, fundador de la Sociedad de Beneficencia, día en que marchaban al son de la música hasta la plaza de Miserere, distante siete cuadras del asilo. También quedó consignada su participación en los actos de homenaje al presidente de Brasil Campos Salles, que visitó nuestro país en el año 1900.

En 1874 se fundó el Batallón Maipú, integrado por los huérfanos. Había surgido como una posible solución al raquitismo y debilidad que se observaba en los muchachos. Su evolución revela parte de la historia argentina. Se cuenta que en los primeros años alguna dama les regaló a los niños escopetas diciéndoles que eran "...para matar santiagueños..." , como cierto sector de la sociedad porteña llamaba entonces a los provincianos, para descalificarlos.

Hacia fines de siglo fueron militarizados los internos y recibían instrucción militar de un jefe del Ejército, el teniente coronel Ratto. Se hacían maniobras y simulacros de combate en los terrenos descampados por entonces abundantes en las proximidades del asilo.

Usaban uniformes de soldado confeccionados integralmente en la sastrería de la institución y actuaban como guardia de honor cuando se entregaban los premios a la virtud. En 1908 aún existía el batallón, aunque había perdido su importancia y era entrenado por los alumnos mayores. Quienes informaban sobre el funcionamiento de este "cuerpo de soldados" decían que "...cumplía una función puramente educativa y no cuartelera".

 Era notable también la atención que se les dispensaba a los niños y niñas ciegas, si bien a veces las autoridades del asilo se quejaban de la falta de instrumentos especiales o los inspectores anotaban que la educación que se les impartía era poco práctica. Se ponía el acento en la música y en el canto coral, tal vez porque veían en estas actividades una posible salida laboral. El practicismo por sobre todo. La enseñanza de las técnicas de Braille formaba parte de la preparación de estos menores, aunque es de hacerse notar que paralelamente se les enseñaba la escritura común, como lo demuestran algunos documentos obrantes en archivos.

 Roberto Garabaglia quien fuera interno en el establecimiento hacia el año 1938 afirma que por aquella época los internos superaban los mil, distribuidos en salas de aproximadamente 70 pupilos cada una. El rector y sólo una docena de celadores configuraban el escaso personal, ya que se impartía enseñanza primaria, secundaria, artes y oficios.

El más destacado de los oficios era el de panadería, que tenía atención al público por la calle Independencia, desde donde se llegaba a un vecindario ávido de los excelentes panificados.

Durante los períodos vacacionales los internos eran enviados en tandas a la estancia “La Porfía” de General Madariaga.

Sobre la calle México, casi esquina Jujuy, existía una antigua pensión para los alumnos que egresaban y tenían problemas de inserción en la sociedad. Más tarde funcionó en el lugar un hogar materno infantil, hasta que finalmente fue demolido hacia 1980, juntamente con las ya viejas y derruidas instalaciones del que se pueda considerar el famoso Asilo de Huérfanos, toda una institución histórica de Balvanera.

En 1948, al desaparecer el asilo, comenzó a funcionar en el lugar una Escuela Fábrica, el resto del predio fue ocupado por la Plaza Sargento Cabral, luego renombrada José María Velazco Ibarra quien fuera cuatro veces presidente constitucional del Ecuador, la Escuela Primaria "Dr. Guillermo Correa", la Escuela Técnica N° 25 "Tte. 1° de Artillería Fray Luis Beltrán" dependientes del Gobierno de la Ciudad, y el Instituto Nacional de Educación Técnica (Ex CONET).





Miguel Eugenio Germino



Fuentes:

- Agradecemos la colaboración de Roberto Garabaglia, ex interno del lugar, y de Manuel Gómez.

- Meyer Arana, Alberto, La Caridad en Bs. As., Tomo II, Bs. As., 1911.

- Primera Página nº 79 de octubre de 2000 y nº 142 de octubre de julio de 2006.

-http://horizontesyc.com.ar/archivos/1320191334/Los%20ni%F1os%20militares%20del%20Asilo%20de%20Hu%E9rfanos.pdf










1 comentario:

Anónimo dijo...

Como puedo contactarme con el Sr. Roberto Garabaglia que he leido un comentario en la página.... y por lo que aporta es en la epoca en que estuvo mi padre ...he vivido tan de cerca por los comentarios de mi padre lo que fue ese lugar ....cuando el ya no estuvo recuerdo yo siendo muy pequeña y rondaria los años 1949 o 50 que hubo una reunion de exalumnos ..como un sueño lo recuerdo haber ido con mi padre .... he vivido tambien y comentarle a mi padre el pasar y ver que lo estaba hace ya unos años la demolicion .... y mi padre procupado pensaba que harian con la imágen de la virgen que estaba a la entrada y al frente del edificio ....Recuerdo sus relatos de sus vacaciones en la estancia La Porfia .... Ayyyy si viviera mi padre y viera esto...!hace muy poco falleció ! Hoy una plaza es todo lo que hay !He sido una hija que escucho a su padre y que no le importó le repitiera el mismo cuento cuando ya estaba entrado en años.... Siempre recordare lo agradecido de lo que recibió de ese lugar para hacer de él todo un hombre... Resonaban en sus oidos aun las palabras del director despidiendolos con estas palabras " Recueden a partir de hoy no tendrán una campana que los llame ....."