lunes, 2 de mayo de 2016

VIRGILIO HUGO ESPÓSITO






3 DE MAYO DE 1924 – 25 DE OCTUBRE DE 1997

Hijo de padres anarquistas, dejó cientos de canciones, tenía 14 años cuando compuso “Maquillaje” y “Naranjo en Flor”, ambos inspirados en letras de su hermano Homero.
Sus composiciones más destacadas, a mi gusto, son: “Vete de mí”, su bolero más popular con infinidad de versiones, los valses “Absurdo” y “Tu casa ya no está”, los tangos “Farol”, “Afiches”, “Oro falso”, “Siempre París”, “Chau, no va más”, todos con versos de Homero y los instrumentales, “Chau Piazzolla” y “Parisién”, en colaboración con Héctor Stamponi. También con su hermano mayor, terminaron la obra póstuma de Enrique Discépolo: “Fangal”.
Era exageradamente crítico con los artistas que musicalizaban obras de poetas importantes. Consideraba que eran muy pocos los buenos autores y que la canción popular de nuestros días es más torpe, poco melódica e improvisada que antes, y hasta fue crítico acerca de la sexualidad de Carlos Gardel.
No obstante sus controvertidas opiniones, Virgilio Expósito fue un hombre culto —dominaba cuatro idiomas—, un magnífico pianista y, por sobre todas las cosas, un estupendo creador de belleza. Por eso, junto a su hermano Homero Expósito, está en la galería grande de nuestra música popular.