sábado, 2 de julio de 2016

GERONIMO SUREDA



GERÓNIMO SUREDA
15-7-1906 – 5-10-1964



Nació en el barrio de Boedo, zona que influyó en él, ya que por esas calles crecían personalidades como Homero Manzi, Sebastián Piana, Julián Centeya, Enrique Maciel...
Su primera obra trascendente fueron los versos para el vals “Ilusión marina”, cuya música perteneció a su hermano Antonio, creación conocida gracias a las grabaciones que dejara Francisco Canaro.
Este comienzo con el pie derecho, fue el mejor estímulo para Gerónimo, que desde entonces escribió muchas obras; entre otras, “Adiós juventud” (vals que no debe ser confundido con al menos dos tangos de igual nombre), “A obscuras” (que es continuación de “A media luz”), “Arrebato”, “Barreras de amor” (otro de sus grandes éxitos), “Callecita del suburbio”, “Ciudad de mis sueños”, “Decime adiós”, “Dos amores”, “Flores rojas”, “Gorrión”, “Juanillo”, “La medallita”, “La vas a pagar” (homónimo del tango de Francisco Gorrindo), “Nostalgias”  (igual título que el que usara Enrique Cadícamo hacia la misma época), “Noviecita de mis sueños”, “Nunca es tarde”, “Pialando las penas”, “Plegaria” , “Quiero que me quieras”, “Ronda del querer” (inolvidable en la voz de Carlos Galán), “Sombra doliente”, “Te quiero mucho más”, “Todo es mentira” , “Vincha bruja” (una de sus mejores creaciones), “Yo quiero que sepas”, y un sinfín de poemas no musicalizados, incluyendo uno en homenaje a Gardel tras su fallecimiento en 1935, y varios versos más recogidos en su libro Mis Recuerdos, impreso en 1938.
Otra de sus facetas fue la de ser un buen recitador, presentándose en distintas radios porteñas y haciendo pequeñas giras, en donde solía acompañarlo su hermano Antonio en solos de bandoneón.