sábado, 2 de julio de 2016

LA FUNDACIÓN ALMA



El Tren que lleva esperanza y bienestar a las zonas más recónditas del país


“La transparencia y el trabajo constante y continuo son los pilares de esta entidad”, señala con firmeza la Lic. Cecilia García, Directora Ejecutiva de la Fundación Alma, cargo que ocupa desde hace tres años. Se trata de una organización social sin fines de lucro, surgida en 1980, que, con su Tren Hospital para Chicos, llega a las comunidades más vulnerables del norte argentino para brindar atención primaria y educación para la salud, en forma gratuita, a chicos y adolescentes de 0 a 18 años. La fundación –ubicada en Billinghurst 1444, 7° A, en Almagro- fue creada gracias a la acción noble y desinteresada del pediatra Martín Jorge Urtasun junto con un grupo de profesionales y amigos. En la actualidad, dos de sus hijos son miembros del Consejo de Administración de la institución.
El equipo de profesionales que realiza cada viaje está integrado por pediatras, médicos generalistas, odontólogos, radiólogos, trabajadores sociales, enfermeros y bioquímicos, todos voluntarios.Estos especialistas van rotando. Asimismo, un Coordinador de Viaje, voluntario de la fundación, guía al equipo, al cual se suma un grupo de voluntarios abocados a mantenimiento, limpieza y cocina. Cada viaje dura aproximadamente quince días.El Tren Alma visita una vez por año a los mismos pacientes para desarrollar un seguimiento del estado sanitario de los chicos. Se llevan a cabo seis viajes por año, entre abril y noviembre.
La llegada del Tren es muy esperada por los pobladores de las comunidades carenciadas a las cuales se dirige; los profesionales son recibidos hasta con pancartas.“Todas las historias de estos pacientes son bastante conmovedoras porque hay muchos chicos de estas zonas rurales que la única oportunidad que tienen de atenderse con un especialista es cuando va el Tren Alma. Inclusive,hace siete años, nació una chiquita en el Tren que fue llamada Alma. A los que hay que agasajar y sacarles el sombrero es a los voluntarios. Muchos de ellos piden sus vacaciones para poder disponerdequince días para el viaje. Muchas veces atienden en condiciones muy difíciles”, reflexiona con emoción la Lic. García.
El Tren posee tres vagones. En el tercero se encuentra el hospital, que está conformado por: dos boxes de atención médica pediátrica, un consultorio odontológico,un laboratorio de análisis, una sala de rayos X, una sala de enfermería y una sala de recepción de trabajo social.El Tren no cuenta con locomotora propia. Sus vagones se enganchan al Ferrocarril Belgrano Cargas, por lo cual la institución selecciona sus destinos entre aquellos que incluye el recorrido de esta línea, en su mayoría situados al norte del país.


Una misión sumamente valiosa que desarrolla la fundación es la educación sanitaria. La Directora Ejecutiva proporciona más detalles al respecto:“En estos 36 años se atendieron más de 95.000 chicos y adolescentes. Se hace educación y capacitación en salud, lo que le da mucha sustentabilidad al programa. Así se deja capacidad instalada en las comunidades porque estas capacitaciones se brindan a los agentes sanitarios, a las maestras, a las directoras de escuela con la intención de que estos conocimientos se repliquen a lo largo del año.También se dictan talleres a los chicos de jardín, primario y secundario,y a sus padres”.





Lamentablemente, la labor de la entidad se resintió este año porque el Tren quedó inutilizable: hace unos meses tuvo un descarrilamiento, a lo cual se sumó el incendio de uno de los vagones en los talleres del Belgrano Cargas, en Córdoba. Por lo tanto, se está enviando un equipo más acotado de voluntarios a las diferentes comunidades.En este momento, la institución está en tratativas con el Ministerio de Transporte, el Ministerio de Desarrollo Social y el Belgrano Cargas para encarar la construcción del nuevo Tren Alma.“Levantar un nuevo Tren no va a ser fácil, llevará su tiempo–admite García-.Todavía no tenemos una respuesta de los ministerios. Los voluntarios viajan en micro. Es muy difícil la logística porque hay que conseguir un lugar donde alojarlos, un lugar para atender, tenemos que mandar por encomienda todos los insumos más los medicamentos. Se hace muy complicado pero lo estamos haciendo. El espíritu sigue siendo el mismo que cuando estaba el Tren”.
Le preguntamos a la Directora qué porvenir vislumbra para la fundación: “Nosotros estamos reinventándonos todo el tiempo, tratando de hacer cosas creativas para fortalecer el programa y llegar a la mayor cantidad de comunidades posibles. También realizamos muchas acciones sociales. El futuro lo veo con toda la fuerza que nos dan los voluntarios y los pacientes que nos alientan. Veo un buen futuro porque lo que nosotros queremos, como la mayor parte de la sociedad, es ver crecer en forma sostenida a las comunidades más desprotegidas del norte argentino”.
La organización no recibe donaciones de alimentos ni de ropa, ya quesu actividad es exclusivamente hospitalaria. Sí se puede ayudar donando cepillos de dientes, dentífrico y medicamentos.Aquellas personas que deseen colaborar pueden comunicarse al 4963-8394 o enviar un mail a infofundacionalma@gmail.com.

                                                                                 Laura Brosio