domingo, 22 de enero de 2017

FLEXIBILIZACIÓN LABORAL



¡¡¡SE VIENE LA FLEXIBILIZACIÓN!!!  
 






Impulsada por el empresariado, y encabezada por el “Grupo Clarín”, la “Flexibilización laboral” marcha en popa y a toda vela, ante una CGT, temerosa, indecisa, que no reacciona,  recordando los mejores tiempos de la “Burocracia Sindical” de la época menemiana.

El gobierno le facilitó un borrador al triunvirato cegetista, que quedó en analizar y responder en una semana, claro que el gobierno ya admite que de todas  maneras marchará con el ajuste en los convenios venideros, aún sin el acuerdo de aquella central.

Sin embargo, para evitar un desgaste aún mayor intentará un cambio sustancial  de orden lingüístico, desterrando términos urticantes como “flexibilización”, “pasantías”, “contratos basura” etc., disfrazándolos  por otros más amistosos como “cambios” y “prácticas formativas”. ¡Toda una revolución etimológica!

Mientrtas tanto Clarín avanzó, marcando la cancha, cerrando AGR, la planta gráfica de Pompeya, la más grande del país, y despidiendo a la totalidad de sus más de 300 trabajadores, junto a su Comisión Interna.

 Ni los trabajadores, ni los salarios cuentan, para cumplir con el ciclo globalizador, todo se  se convierte en un engranaje más de aquel plan y  en simples piezas de recambio y ajuste, esperando las esquivas inversiones y el famoso derrame,  que jamás llegarán.

 Respeto  al remanido “derrame”, en estos días circuló una noticia alarmante,  solo 8 magnates en el mundo poseen la misma riqueza que  3.600 millones de seres, la mitad de la población del planeta. “Que tan ricos son los ricos”, lo que muestra  un derrame, pero hacia arriba, en la era del mundo  al revés, parodiando lo dicho  sin descaro por el nuevo Presidente del Banco Nación, el  muy radicalísimo, González Fraga; “Que tan pobres son los pobres”.  

Así las cosas, cuando el gobierno admite que en los primeros 9 meses quedaron en la calle 127.905 trabajadores y cerraron 5.147 empresas, confirmando la tendencia de la transferencia de riqueza de “los de abajo” hacia “los de arriba”, en una drástica inversión de la pirámide.

Simultáneamente se   se produce un cambio de gabinete, para profundizar el modelo, con hombres aún más ortodoxos, a “la troica gobernante”, Peña Quintana y Lopetegui., se agregan  dos nuevos de origen radical,  Nicolás Dujovne y González Fraga    los que  agudizaran la dinámica recesiva y ajustadora.

Pero no todo está dicho, porque los trabajadores resistirán aún ante la deserción de la CGT, la Federación Gráfica realizó un paro de 24 horas por los despedidos de AGR, y marcha a una reunión con el triunviro cegetista llevando un planteo de paro nacional contra el ajuste y la flexibilización laboral, y en defensa del salario los convenios colectivos.

La lógica sería  saber reconocer y enmendar errores,   si es que se considera error la  acción política coordinada, liberal y descarnada, desde las entrañas de un poder, planificada, fríamente  y enfilada a redistribuir la riqueza, o sea la porción de “torta” que le asigna a cada sector.

La historia inmediata indicará como sigue la película.