lunes, 2 de enero de 2017

EDITORIAL PERIODICO PRIMERA PÁGINA - ENERO DE 2016



EDITORIAL Nº 259 – ENERO DE 2017



                                                                                              BALANCE 2016






El 10 de diciembre pasado se cumplió un año de mandato de Macri con su equipo de CEO’s, logrando generar su propia “herencia recibida”. Prometió en campaña lo que nunca iba a cumplir, y contrariando sus propios dichos con la complicidad mediática y una falsedad infinita, creó un calvario para la población más humilde.

En lugar de la tan mentada “lluvia de inversiones”, se fugaron al exterior 36 mil millones de dólares, una suma similar a todas las reservas del Banco Central; la deuda pública trepó a 242 mil millones de dólares, 52 mil millones más que al comienzo de la “gestión Macri y Cía.”, que ya representa el 55% del Producto Bruto Nacional.

La producción industrial cayó el 8,2%, y el nivel de compra cayó entre 10 y 20 puntos porcentuales. En las tristes fiestas navideñas 2016 se consumió un 50% menos que el año anterior.

 Señalaba el “Grupo de Curas en Opción por los Pobres” (150 sacerdotes y diáconos de distintas diócesis del país) en su “Balance de un año de gobierno”:

 “Desde el mismo día de la asunción, donde el presidente (después de decir días antes en Olivos que la ceremonia de traspaso del mando se iba a desarrollar como de costumbre) insólitamente con la habitual complicidad de sectores del Poder Judicialno permitió que la presidenta saliente ejerciera el derecho propio y democrático de entregar el mando a su legítimo sucesor, intuimos que algo malo iba a suceder. A partir de ese día comenzó un proceso implacable, acelerado y sistemático de destrucción operativa y simbólica de todo lo construido en 12 años de gobierno del Frente para la Victoria. Mientras tanto comenzó la instalación compulsiva de una matriz económica y cultural conservadora, represiva y autoritaria que convirtió en tierra arrasada muchos logros y reivindicaciones históricas para la masa popular de trabajadores…”.

Proceso implacable, acelerado y sistemático de destrucción, e instalación compulsiva de una matriz económica y cultural conservadora, represiva y autoritaria, son dos conceptos abarcativos que indican todo lo que sucedido en este triste año 2016 que finalizó.

Con la misma saña con que se ataca a la ex presidenta, otra vez con la confabulación de los medios y de amplios sectores del llamado “partido Judicial” el mismo que mantiene cautiva ilegalmente a Milagro Sala se arremete también sistemáticamente contra los derechos humanos y las libertades públicas.

 El tarifazo brutal y despiadado produjo estragos, tanto en las economías familiares como en las Pymes, muchas de las cuales debieron bajar la cortina, ya son 200 mil los puestos de trabajo perdidos… y van en aumento.

Fracasó el blanqueo de capitales que se coló con el gran engaño de la “reparación histórica de los jubilados”.

La recesión se convirtió mágicamente en estanflación (recesión con inflación), y la política internacional se redujo a una mera alineación con el Imperio del Norte, echando por tierra diez años de dignidad en Latinoamérica.

El año 2016 termina con encuestas que marcan una amplia caída de la popularidad del gobierno y un ascenso de la del gobierno saliente.

La gobernadora estrella de Buenos Aires (Heidi, cara de ángel, María Eugenia) con el cogobierno de Massa, le concede un 18% de aumento a los estatales provinciales por 18 meses, ¡una vergüenza!

“¿Qué se puede esperar de la ética de los ministros y funcionarios si hay un presidente que asumió procesado con 214 causas, con cuentas clandestinas en el exterior y un largo prontuario en materia de irregularidades en la contratación de obra pública junto a su padre? Un presidente que pide a la población “un esfuerzo” pero abandona la flota aérea oficial maltrecha en los hangares de El Palomar y gasta en aviones privados contratados o de aerolíneas comerciales más o menos u$s 1.700.000 en 10 meses…” continúa la carta pastoral, y prosigue: “Una Iglesia que olvidó el Evangelio. No es la primera vez en nuestra historia que muchos sectores del Episcopado parecen más preocupados en no molestar o incomodar a los poderosos que quedar del lado de los pobres. Si los obispos están más interesados en evitar conflictos sociales, sin preocuparse por las causas que los provocan y de este modo evitar tomar posición a favor de los pobres, esa actitud no nos parece que sea demasiado coherente con la praxis de Jesús de Nazaret ni con los discursos recientes del Papa Francisco…”.

Últimamente el juez Ercolini desprocesó al trío Magnetto-Mitre-Noble en la causa Papel Prensa y el 31 de diciembre finalizó “Fútbol para Todos”.

Es preciso, con este estado de cosas, que en el 2017 se opere un cambio urgente de una política que trajo hambre y miseria durante el 2016 y que de continuar provocará la ruina de un pueblo, que crédulo y esperanzado le bancó todo un año a un régimen que vino sólo a provocar la más severa de las transferencias de riqueza de los sectores más humildes a los sectores oligárquicos. Se trata de la misma pandilla que, salvo por escasos períodos, viene imponiendo su impronta esquilmadora a las grandes mayorías.



Hasta la próxima