lunes, 1 de agosto de 2016

LOS TERRENOS PUBLICOS DE LA CIUDAD EN PELIGRO



¡LOS TERRENOS PUBLICOS DE ALMAGRO Y BALVANERA EN PELIGRO!






La nueva ley que crea la “Agencia de Bienes” en la Ciudad de Buenos Aires constituye la máxima herramienta institucional y legal para consumar las políticas de mercantilización en toda la Ciudad, aprobada a contrapelo de los vecinos, vino a instalar un negocio más de un gobierno tan afecto a los negociados de particulares adinerados a costa de la cosa pública.

Balvanera y Almagro vienen luchando desde hace ya más de 16 años por un gran parque, el “De la Estación” y por la concreción del llamado “Corredor Verde al Oeste”, con la cobertura de la trinchera del ferrocarril Sarmiento, desde Once hasta Caballito, creando sobre aquella un largo parque lineal que aportaría una importante cantidad de metros cuadrados de verde, a los escasos que estos barrios tienen.

Algunos de estos terrenos están en peligro gracias a la mencionada ley, especialmente sobre este futuro corredor en las inmediaciones de Caballito.

Es sabido y archi reconocido, que la Organización Mundial de la Salud recomienda un mínimo de entre 10 y 15 metros cuadrados de verde por habitante, y fundamentalmente Balvanera, San Cristóbal, Almagro y Boedo no alcanzan a tener ni la mitad de un metro cuadrado, un déficit jamás previsto en la organización de una ciudad que se digne de tal.

Pero por sobre el tema ecológico existe una política fomentada desde el gobierno local durante estos últimos casi nueve años de denigrar todo lo público, lo que facilita el negocio privado, que no viene para el bienestar de Buenos Aires y su gente, sino para la ganancia fácil de los “emprendedores” asociados a las esferas de gobierno.

En Buenos Aires decayó la educación pública, condenada a un segundo plano por falta de presupuesto, especialmente a nivel primario cuando los comedores escolares se encuentran desabastecidos y la calidad de la poca comida que reciben deja mucho que desear.

Ni que hablar de los hospitales municipales que languidecen con el deterioro de servicios esenciales, falta de remedios y del mínimo indispensable de profesionales, además de estar sub remunerados.

En todo el radio de Balvanera y Almagro sólo existe el Hospital Ramos Mejía, que junto con el Hospital Durán (ya fuera de la zona), se encuentran colapsados, ya que para lograr un turno los vecinos deben hacer grandes madrugones desde las 5 o 6 de la mañana.

 Estos barrios reclaman más y mejor educación, y ampliar los servicios hospitalarios, como el CeSAC 38, equipando los pisos superiores, hoy deshabitados, y donde se pueden multiplicar los consultorios externos y anexar las especialidades faltantes.

Aún en peor situación de encuentra el CeSAC 11, de Agüero 940 y San Luis, con instalaciones aún más exiguas.

Peligran los terrenos públicos, peligra la salud, peligra la educación y peligra la calidad de vida de Balvanera y Almagro.



Marta Romero